Diario y Radio U Chile

Escritorio

Archivos históricos de Colonia Dignidad demuestran su rol como sede de la DINA

Desde este mes, el Archivo Nacional puso a disposición del público documentación del asentamiento que da cuenta cómo durante la dictadura cívico militar se convirtió en un cuartel más de la Dirección Nacional de Inteligencia (DINA), donde se practicó la violencia y la tortura a cientos de personas.

Andrea Bustos C.

  Martes 8 de enero 2019 18:38 hrs. 
portada-archivo

Desde el pasado 2 de enero, el Archivo Nacional puso a disposición de la ciudadanía el Fondo Sociedad Benefactora y Educacional Colonia Dignidad, el que se encuentra disponible en las dependencias del Archivo Nacional de la Administración, ubicado en Matucana 151.

La documentación consiste en 311 unidades que registran el funcionamiento de Colonia Dignidad entre los años 1960 y 2005, y que fueron descubiertos en los allanamientos policiales realizados entre el 2000 y 2005.

Luego de este procedimiento los archivos quedaron en manos de la Jefatura de Inteligencia Policial (JIPOL) de la Policía de Investigaciones hasta diciembre de 2017, cuando fueron entregados al Archivo Nacional. La transferencia de los documentos tenía como objetivo asegurar su preservación, pues fueron declarados Monumento Nacional en 2016.

Los archivos están agrupados en cuatro registros: administrativos y judiciales, clínicos, de prensa y de inteligencia. Este último dice relación con las gestiones de investigación y concentra la documentación sobre las operaciones de Colonia Dignidad como organización paramilitar que se utilizó como una sede más de la Dirección Nacional de Inteligencia (DINA).

El investigador del Archivo Nacional, Roberto Manríquez, indicó que esta información es de suma importancia, pues da cuenta del real uso que tenía una organización que se instaló en Chile, supuestamente, por una labor humanitaria, y que por este real funcionamiento es que los documentos son el tipo de archivos que no se ponen fácilmente a disposición de la ciudadanía.

“El archivo de Colonia Dignidad es lo que podríamos denominar, en lo que hemos descubierto, archivo de la represión, es decir, son archivos, en tanto organismo paramilitar, que ayudó a la policía política, a la DINA específicamente. Son archivos que por su propia naturaleza no tienen un final de exhibición”, explicó.

Colonia-1

Además, dijo que las fichas sobre monitoreo y seguimiento de personas, más los registros de interrogatorios, son de suma importancia, pues gracias a estos documentos se ha logrado acreditar que el testimonio de muchos sobrevivientes y familiares que aseguraban que allí se torturaba en dictadura eran ciertos, lo que también se ha comprobado mediante sentencias judiciales.

Margarita Romero, presidenta de la Asociación por la Memoria y los Derechos Humanos Colonia Dignidad, se manifestó muy contenta con esta preservación de los registros y con su apertura al público, pues dijo que “son archivos que se mantuvieron, de cierta forma, en secreto durante más de diez años y el hecho de que hoy día tengamos acceso a ellos es un enorme logro y avance hacia la verdad la justicia”.

Agregó que “las fichas y el resto de la documentación pueden ser muy importantes para avanzar en verdad sobre lo que sucedió durante la dictadura cívico militar y su relación con Colonia Dignidad”.

Respecto de la preservación de estos documentos, la presidenta de la Asociación por la Memoria y los Derechos Humanos Colonia Dignidad dijo que esto se ha logrado gracias a la labor de las organizaciones sociales y del Archivo Nacional, pues históricamente desde el mundo político ha existido una protección por el asentamiento con la que se ha querido impedir avanzar en el esclarecimiento de la verdad.

“Colonia Dignidad ha tenido una protección desde la parte civil y militar en Chile desde sus inicios, es decir, lleva más de 50 años de un enclave que ha sido absolutamente desconocido para los ciudadanos chilenos gracias a esa protección que se le ha entregado. Hoy día hemos logrado con una lucha constante de las organizaciones de la sociedad civil tener un poco más de conocimiento”, aseguró.

A excepción de las fichas médicas que deben ser resguardas por la protección de información personal de los pacientes, todos los demás documentos ya están disponibles para ser consultados por el público, y quien quiera revisarlos debe acercarse al Archivo Digital para solicitar la búsqueda del documento especifico que se quiere conocer.