Diario y Radio U Chile

Escritorio

A 30 años de Tiananmen: “Los verdugos siguen en el poder”

A 30 años de la masacre, quienes fueron testigo de los hechos recuerdan el episodio que marcó la historia contemporánea de China.

RFI

  Martes 4 de junio 2019 10:36 hrs. 
TIANANMEN

Ocurrió 30 años atrás: durante la noche del 3 al 4 de junio de 1989, el Ejército reprimió las manifestaciones pro-democracia en la Plaza de Tiananmen en Pekín. El poder aplastó el movimiento iniciado por estudiantes e intelectuales que exigían libertad y el establecimiento de un régimen liberal en suelo chino.

Hasta hoy, la masacre ha sido ignorada por China. Incluso, el número de muertos sigue siendo desconocido y los “verdugos siguen en el poder”, dice el disidente Liao Yiwu.

Como otros activistas pro-democracia, el escritor pagó un alto precio por su compromiso: torturado, encarcelado, silenciado, finalmente pudo exiliarse en Alemania. Hoy, se llama a sí mismo “trabajador del recuerdo”.

“La masacre de Tiananmen fue el punto de partida de toda la evolución de China en los últimos 30 años. Por eso es importante recordar estos acontecimientos. Debemos recordar que en ese momento, el General Wang Zhen, un alto funcionario, le dijo a Deng Xiaoping esto: ‘Matar a 200 mil personas nos traerá 20 años de estabilidad’. Creo que él entendió bien el sistema y nosotros también tenemos que entenderlo”, dijo a RFI.

¿Sigue siendo posible una movilización de este tipo?

tiananmen_021ok

La plaza de Tiananmen.

En 1989, la juventud china soñaba con la libertad. Una China más democrática y abierta parecía estar al alcance hasta aquella noche del 3 y 4 de junio. Hoy, 30 años después de la masacre, ¿seguiría siendo posible un levantamiento juvenil de este tipo bajo el régimen de Xi Jinping? Wu’er Kaixi, entonces uno de los grandes líderes de la Plaza de Tiananmen hoy exiliado en Taiwán, habló con RFI de paso por París.

“Teníamos esperanza en 1989, pero terminó en una masacre. Durante los últimos 30 años, he tenido que vivir en el exilio, pero no quiero perder la esperanza. Sin embargo, sería extremadamente difícil para la joven generación china de hoy movilizarse para tomar de nuevo la Plaza de Tiananmen, porque mientras tanto el gobierno chino se ha convertido en uno de los regímenes más totalitarios y brutales que el mundo haya conocido. Acuso al mundo y especialmente a Occidente de haber ayudado a China a convertirse en ese régimen. Así que hoy podemos preguntarnos si el pueblo chino se levantará de nuevo, pero sabiendo que será mucho más difícil. Occidente tiene parte de la culpa y debería empujar a China por el camino democrático”, explicó.

Un viento de libertad soplaba sobre China

En la primavera de 1989, la juventud china creía que la democracia era posible. En la plaza de Tiananmen, a un paso del centro del poder comunista, más de un millón de estudiantes levantaban una estatua de libertad, apoyada por la población de la capital china.

Un manifestante hacía el gesto de victoria mientras los trabajadores cubrían el retrato gigante del Presidente Mao en la Puerta Celestial de la Paz en la Plaza de Tiananmen en Beijing el 23 de mayo de 1989.

Lleno de esperanza, Cai Chonguo, un joven doctorando en filosofía en la ciudad de Wuhan, a 1.800 km de Pekín, se unió al movimiento y fue testigo de la sangrienta represión que siguió. 30 años más tarde, en el exilio en Francia, recuerda sus acontecimientos y el optimismo que reinaba en esta primavera de Pekín.

“Después de la masacre, se habló de estudiantes que soñaban con la democracia y querían derrocar al régimen comunista. Eso no era cierto. La mayoría estaba pensando en reformas. Pensamos que el partido, los líderes, el Estado finalmente nos escucharía tarde o temprano. Queríamos una reforma política, no una revolución. En 1989, éramos más o menos optimistas porque había una reforma política, porque había una gran reforma económica”, apuntó.