Diario y Radio U Chile

Año XI, 13 de diciembre de 2019

Escritorio

Asesor de Lacalle Pou: “El Frente Amplio le dio la espalda a la ciudadanía en temas como la seguridad”

Luis Lacalle Pou, un exsenador de 46 años del centroderechista Partido Nacional, será el próximo presidente de Uruguay tras 15 años de hegemonía de la izquierda en el país. Para el politólogo Daniel Supervielle, quien acompañó a Lacalle Pou como asesor electoral, el candidato logró forjar una coalición histórica, mientras el Frente Amplio pagó por no escuchar los reclamos en seguridad o en la relación con Venezuela.

RFI

  Viernes 29 de noviembre 2019 8:58 hrs. 
2019-11-28t180840z_495485525_rc2ikd952rpc_rtrmadp_3_uruguay-election

Luego se un segundo escrutinio de votos, la Corte Electoral de Uruguay anunció este jueves que el nuevo presidente electo de ese país es Luis Lacalle Pou quien terminó con quince años ininterrumpidos de gobierno del Frente Amplio.

Nuestro medio asociado. RFI, conversó con el asesor del triunfador de las elecciones quien analizó el momento político uruguayo.

 ¿Cuáles son las claves detrás de la victoria de Luis Lacalle Pou?

Daniel Supervielle: Hay dos claves: una electoral-política y otra que tiene que ver con la gestión del Frente Amplio. La primera tiene que ver con que Lacalle Pou configuró lo que se llamó “la coalición multicolor”, que es la alianza electoral más importante del siglo 21 en Uruguay. Logró aglutinar bajo su liderazgo a cinco partidos políticos, que van desde la derecha popular hasta la centro izquierda, que vendrían a ser Cabildo Abierto, para la derecha popular, y el Partido Independiente, el centro-izquierda. En el medio queda el Partido de la Gente, el viejo Partido Colorado y el Partido Nacional. Estos cinco partidos se encolumnaron detrás del liderazgo de Lacalle Pou, que obviamente no armó esa alianza el día antes de empezar el balotaje, lo hizo durante casi dos años de construcción lejos de las cámaras y de las redes sociales. Él armó una plataforma electoral que estaba pronta a disputarle el gobierno al Frente Amplio hegemónico.

Por otro lado, la gestión del Frente Amplio estos últimos cinco años dejó mucho que desear: le dieron la espalda a la ciudadanía en varios temas, como el de la seguridad, en primer lugar; número dos, la relación del gobierno uruguayo con el de Venezuela, el tema del empleo en tercer lugar y así en varios asuntos en los que prefirieron abrazarse a sus ideas desconociendo lo que la mayoría de la población estaba reclamando: más seguridad, otra postura con respecto al gobierno de Venezuela. Y los índices económicos de costo de vida y desempleo se dispararon, con lo cual la gente reclamaba más trabajo y dinero para llegar a fin de mes. Esos elementos hicieron que la población se predispusiera a un cambio.

Teniendo en cuenta que Lacalle Pou no tendrá una mayoría en el Parlamento, ¿qué se puede esperar de la gobernabilidad?

Daniel Supervielle: El mapa electoral que quedó configurado después de las elecciones de octubre, donde se eligió el Parlamento, indica que no hay ningún partido que tenga mayoría parlamentaria, con lo cual la discusión política, de las leyes, pasa al Parlamento, que es un lugar donde Luis Lacalle Pou se siente muy seguro porque él desde los 24 años es parlamentario; la vicepresidenta de la República es una exparlamentaria con grandes habilidades para componer y en donde los temas van a salir necesariamente negociados. Durante los últimos 15 años tuvimos mayorías parlamentarias del Frente Amplio con lo cual la negociación no era tan importante, no obstante lo cual hubo varias leyes que salieron con votos de la oposición. El centro de las miradas va a estar puesto en el Parlamento. Allí yo confío en la capacidad negociadora del Partido Nacional, que es un partido que siempre estuvo en el llano para lograr consensos. Hay indicios de José “Pepe” Mujica, que es el virtual líder del Frente Amplio en este momento porque así lo marcaron las urnas, está dispuesto a cooperar. Dijo: “No voy a tener una piedra en una mano haciéndole la vida difícil al gobierno de Lacalle Pou”. El poderoso PIT-CNT, que es el sindicalismo uruguayo, que es muy fuerte, también ha mandado señales, diciendo: no retrocedamos en los derechos y en las conquistas que hemos realizado en los 15 años de gobierno del Frente Amplio, no estamos para poner piedras en el zapato del gobierno de Lacalle Pou. Lo que él ha dicho en toda la campaña electoral es que no iba a haber marcha atrás en el tema agenda de derechos, ni en el del consejo de salarios, que eran los dos temas que más preocupaban al Frente Amplio.