Diario y Radio U Chile

Escritorio MENÚ

Musicólogos de España y Latinoamérica rechazan uso de armas acústicas por parte de Carabineros

Organizaciones de distintos países se sumaron a la preocupación que ya habían manifestado especialistas chilenos ante la posibilidad de que la policía utilice esa clase de elementos para disolver manifestaciones.

Diario Uchile

  Viernes 20 de diciembre 2019 10:43 hrs. 

Organizaciones de investigadores que trabajan en torno a la música y el sonido en diferentes países se sumaron al rechazo que sus pares chilenos habían expresado la semana pasada ante el eventual uso de “disuasivos acústicos” por parte de Carabineros.

A comienzos de diciembre, el ahora renunciado subsecretario de Interior, Rodrigo Ubilla, afirmó que se se evaluaría que la policía cuente con “una línea de nuevas armas no letales” para enfrentar las manifestaciones sociales.

Entre ellas, Ubilla mencionó la opción de utilizar “disuasivos acústicos”, lo que fue rechazado por la Sociedad Chilena de Musicología por sus eventuales “riesgos fisiológicos, sensoriales y psíquicos a la ciudadanía chilena”.

Ahora se sumaron a esa advertencia las ramas española y latinoamericana de la Asociación Internacional para el Estudio de la Música Popular (Iaspm, por sus siglas en inglés) y la SIBE – Sociedad de Etnomusicología, situada en Barcelona.

“Como asociaciones profesionales dedicadas a la investigación de la música y el sonido en la sociedad que reunimos a más de medio millar de especialistas, expresamos una profunda preocupación ante la intención del gobierno de Chile de utilizar armas acústicas para la represión paraestatal de protestas sociales”, señalaron ambas organizaciones a través de un comunicado conjunto.

“Hace pocos días la Sociedad Chilena de Musicología emitió un comunicado explicando los daños irreversibles que produce el uso de estas armas contra la población. Mediante esta carta nos unimos al rechazo frente al posible abastecimiento de este arsenal de parte del gobierno de Chile”, indica la declaración. 

Los especialistas recalcan que la música y el sonido son “un elemento fundamental de las subjetividades y las relaciones sociales” y advierten que “su uso con fines represivos cuenta de dolorosos antecedentes y no podemos permitir que se repita”.