Diario y Radio U Chile

Año XII, 24 de octubre de 2020

Escritorio MENÚ

Carmen Hertz: La derecha usa las palabras de Vivanco contra el proyecto que sanciona el negacionismo, porque ellos son negacionistas

En conversación con Radio Universidad de Chile, la abogada y parlamentaria criticó las palabras de José Manuel Vivanco (HRW), asegurando que la derecha las utiliza para rechazar un proyecto que no les gusta.

P. Campos y C. Medrano

  Lunes 28 de septiembre 2020 8:32 hrs. 
Carmen hertz





En segundo trámite constitucional y en análisis por la Comisión de Derechos Humanos, Nacionalidad y Ciudadanía del Senado, se encuentra el proyecto de ley que busca sancionar penalmente a quienes promueven discursos que, conforme a la terminología del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos y la Convención Americana de Derechos Humanos, consistan en una apología del odio, capaz de desencadenar en actos de violencia o cualquier otra acción ilegal similar, que afecte a un grupo de personas o a sus miembros.

En su paso por la Cámara de Diputados, la Sala votó en particular el proyecto, donde se aprobó el artículo 1 que introduce un párrafo en el Código Penal sobre incitación a la violencia y al odio, en el catálogo de los crímenes y simples delitos que afectan los derechos garantizados por la Constitución. También se aprobó la norma que sanciona el negacionismo de las violaciones a los derechos humanos ocurridas en Chile, con 75 votos a favor, 66 en contra y 6 abstenciones.

Según el proyecto, “se sanciona así a quien justifique, apruebe o niegue las violaciones a los derechos humanos cometidas por agentes del Estado durante la dictadura cívico militar, ocurrida entre el 11 de septiembre de 1973 y el 10 de marzo de 1990, consignadas en los informes de la Comisión Nacional de Verdad y Reconciliación, de la Corporación Nacional de Reparación y Reconciliación, de la Comisión de Prisión Política y Tortura, de la Comisión Asesora para la Calificación de Detenidos Desaparecidos, Ejecutados Políticos y Víctimas de Prisión Política y Tortura; sin perjuicio de los posteriores informes que sean reconocidos por el Estado sobre la materia, siempre que dichos actos perturben el orden público o bien impidan, obstruyan o restrinjan de forma ilegítima el ejercicio de un derecho por parte de el o los ofendidos, con la pena de presidio menor en su grado medio y multa de 40 a 60 UTM”.

El paso al Senado no ha estado exento de polémica, sobre todo, después de las declaraciones del director de Human Rights Watch (HRW) José Manuel Vivanco, quien aseguró que el proyecto presentado por la oposición es “incompatible con los estándares internacionales sobre libertad de expresión”, por ende, a su juicio, hará “muy poco” para frenar expresiones de odio.

En entrevista con Radio Universidad de Chile, la abogada de derechos humanos y parlamentaria por el Partido Comunista, Carmen Hertz, rechazó las palabras de Vivanco y reivindicó la posición expresada en el texto de ley de su autoría.

“He dicho que las declaraciones de Vivanco son una falacia. Son además, jurídicamente incorrectas y me llama la atención que alguien que dirige un organismo de derechos humanos piense así.. En primer lugar, me parece que nunca han leído el proyecto de ley. El negacionismo tipificado como delito y sancionado, se refiere a hechos concretos respecto de las violaciones a los derechos humanos y que consta en las comisiones que el Estado”, explicó diciendo que en el proyecto queda consignado que es un delito por añadidura, a diferencia de otras latitudes, donde es genérico: “Acá se exige un resultado. La pena, además, es muy baja con relación a otros países”.

En defensa del proyecto, explicó que este “no colisiona con la libertad de expresión”, donde está internacionalmente zanjado que “su límite es la libertad de los otros. Es falso que existe colisión, eso está zanjado hace mucho. La mayoría de los países que ha sufrido estas violaciones, lo sancionan, porque estos son atentados a la condición humana y negar esos crímenes en esas sociedades, es traumatizar y vulnerar la honra y agraviar la memoria colectiva de un pueblo”.

Así, planteó que espera que los senadores voten con conocimiento de causa: “No podemos llegar a la frivolidad de votar por titulares. Este proyecto es impecable. Muchos países sancionan el negacionismo, un tema que es fundamental por el tema de la memoria” sin embargo reconoció que no basta con sancionarlo. “Necesitamos políticas complementarias de memoria, que han sido débiles o miserables durante estos treinta años”.

Para Hertz, las palabras de Vivanco han sido utilizadas por la derecha “colgándose de ellas” para reclamar contra un proyecto que no quieren: “Ellos son negacionistas y estimulan los discursos de odio, por eso hacen está campaña, usando este tipo de declaraciones, porque el señor Vivanco debe saber que no somos Estados Unidos. Él no diría algo así en Francia, por ejemplo”.

“Espero que las votaciones sean serias y no estemos analizando la memoria de este país, el sacrificio y dolor de las organizaciones que luchan por la verdad, por la justicia, por la garantía del nunca más, porque el negacionismo también viola ese contrato de nunca más”, agregó la parlamentaria, agregando que en Chile “hay una suerte de naturalización de exaltación de los crímenes del mismo sector que los propicio y los aplaudió. ¿Por qué?, porque jamás han tenido una sanción política, moral y social, lo que se debe a las características de nuestra transición a la democracia, basada en pactos, uno de ellos los de impunidad, un pacto innecesario”, pacto que, en palabras de la diputada, permitió, por ausencia de sanción política y moral, la naturalización, la vanalización de los crímenes.

Al respecto de la nueva Constitución, la abogada recordó que esta “no solo puede tener un párrafo para que se respeten los tratados, sino que el corazón de la constitución debe ser modificado para tener un Estado que nos garantice a todos no solo los derechos fundamentales, sino que sociales”.

Al mismo tiempo, hizo un llamado a trabajar en la reforma a las Fuerzas Armadas, “para que esté realmente subordinada al poder civil, lo mismo con Carabineros”, parte fundamental del cambio en nuestro país, puesto que hoy ni siquiera se asegura una real fiscalización al interior de ellas: “Hay una distorsión monstruosa que afecta a la democracia en nuestro país”.

En la conversación, la parlamentaria advirtió que “como este proyecto es rechazado por la derecha no tiene ningún tipo de urgencia. Hace dos años estamos discutiéndolo. No hay fechas ni plazos, pero me imagino que la comisión tendrá en cuenta que este proyecto es fundamental para el tema de la memoria, que es un sustento de la democracia”.

En otro tema y sobre la declaración del Frente Amplio cerrando la puerta a las primarias con la oposición, la diputada comunista señaló: “Me parece que es desafortunado que el FA descarte la unidad de la oposición y que privilegie los llamados pacto por omisión, una cocina de la política. Lo democrático es ir en unidad y hacer primarias”.

Agregando que “está incapacidad de llegar acuerdos no está conectada con la realidad de la ciudadanía. Las mujeres dimos el paso y tenemos una coordinadora de todas las mujeres de la oposición, unidas con contenido. Nadie a pretendido una unidad retórica, sino en conexión con la ciudadanía”.

A su juicio, las consecuencias se verán en, por ejemplo, la elección de constituyentes, “y en todo el calendario electoral que viene, pero, sobre todo, ese impacto, va a reflejar lo negativo que la ciudadanía ve en la falta de unidad. Uno puede darse cuenta que las organizaciones civiles que forman el tejido social en Chile la unidad se da, es casi automática. Es impensable que no exista unidad, el problema entonces es cupular y es uno de los problemas de la política actual”.