Diario y Radio Universidad Chile

Año XIII, 26 de septiembre de 2021

Escritorio MENÚ

¿Quién paga el cuarto retiro? Economistas advierten sobre los efectos de un nuevo giro desde las cuentas de AFP

En medio de un panorama económico aun incierto y con una reactivación en ciernes, los expertos han llamado a ser más cautelosos tanto con el gasto fiscal como con la inyección de circulante. Aquí, tres economistas entregan su visión respecto de este posible nuevo giro del sistema de ahorro previsional y proyectan sus consecuencias a mediano y largo plazo.

Claudia Carvajal G.

  Sábado 28 de agosto 2021 9:44 hrs. 
4to retiro


Primero fue el Banco Central, a través de su presidente, Mario Marcel, que señaló que la aprobación de un cuarto retiro desde las cuentas de capitalización individual puede causar un impacto profundo no solo en las pensiones futuras, sino en toda la economía en el corto plazo.

“Si no tomamos en cuenta los riesgos a los que estamos exponiendo al país, en un momento en el cual la economía está saliendo de una crisis y entrando en una fase de recuperación importante, donde todavía nos quedan muchas cosas por hacer, sería un riesgo desproporcionado en relación a los beneficios que sería posible alcanzar con esta medida”, señaló la más alta autoridad del ente emisor.

A lo anterior, se sumó un informe de la misma  Asociación de AFP de Chile en el que se indica que de darse un nuevo giro desde las cuentas individuales de capitalización las mujeres de 45 años con bajos ingresos imponibles y que presenten lagunas laborales, podrían perder hasta el 77% de sus pensiones con un cuarto retiro de fondos, mientras que en el caso de los hombres, las pérdidas alcanzarían el 72%.

Para analizar los posibles efectos económicos generales de un cuarto retiro, nuestro medio conversó con tres economistas que entregaron sus distintas visiones respecto del tema.

Desde la Facultad de Economía y Negocios de la Universidad de Chile, el Profesor Titular del Departamento de Economía, Manuel Agosin se mostró de acuerdo con las predicciones del presidente del Banco Central y fue tajante al señalar que este proyecto no debe ser aprobado.

manuel agosin

Prof Manuel Agosin. Foto @FEN

“Concuerdo con el presidente del Banco Central, creo que es una muy mala medida, cada vez peor por muchas razones. Primero, el sobrecalentamiento de la economía: estamos viendo un festival de consumo y eso se aprecia en las calles y en las ventas de automóviles y bienes durables que están en una cifra récord. Luego, la gradual pero persistente erosión de nuestro mercado de capitales, pues las AFP son los principales actores dentro de ese mercado, los principales compradores de deuda pública, de acciones de nuestras empresas, de los bonos de largo plazo emitidas por las mismas y ya se está viendo una caída fuerte en los precios de los bonos de largo plazo, sea en UF como en pesos, especialmente los de 10 o más años. Por eso se ha deteriorado tanto el Fondo E que es donde tienen sus ahorros las personas con más edad. El cuarto retiro es absolutamente abominable y tenemos que terminar con las malas políticas”, sentenció.

En una posición contraria se manifestó Andrés Solimano, Doctor en Economía del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), quien criticó el sesgo con el que se entregó el informe del Banco Central.

Según el economista, el Banco Central podría contrapesar los efectos de un cuarto retiro realizando operaciones de mercado abierto.

“Si las AFP venden instrumentos financieros para generar liquidez y pagar el cuarto retiro, lo que puede hacer el Banco Central es comprar esos instrumentos que es lo que hacen los bancos centrales con las operaciones de rebajamiento monetario en Estados Unidos y Europa. En resumen, el Banco Central pinta una situación más catastrofista que lo que creo que puede suceder”.

En un plano intermedio a estas dos posiciones se encuentra el economista Víctor Salas, académico del Departamento de Economía Universidad de Santiago y Magíster en Economía por la Universidad Católica de Lovaina. Para el profesor Salas las alarmas encendidas por el presidente del Banco Central si bien deben ser tenidas en cuenta, también deben ser entendidas dentro del contexto de las obligaciones del ente emisor.

Víctor Salas.

Víctor Salas. Foto @USACH

“El presidente del Banco Central está obligado a hacer ese tipo de prevenciones porque está preocupado por la estabilidad financiera del país y también de la estabilidad de precios. También es un asunto importante el que el sistema de pensiones se está desmoronando y no tendrá capacidad futura. Hay una dimensión que remarco: todo lo que se está retirando, que cada uno dice que son sus fondos, el día de mañana debe ser repuesta y no por quienes lo retiraron, sino que por el Estado. Eso llevará a que tengamos las mismas malas pensiones que estamos teniendo hoy con el sistema que tenemos. Todo eso navega en un ambiente más macro y además más lejano en el tiempo de modo que la gente no lo percibe. Nadie está preocupado de eso, porque las urgencias son mayores”.

Precisamente es el futuro el que ha estado presente en todas las discusiones de retiros desde el año 2020, ya que los sucesivos giros desde las cuentas individuales destinadas a las pensiones han mellado el sistema e incluso millones de personas han quedado completamente desprovistas de ahorros para el futuro.

En el caso de aprobarse este nuevo proceso de retiro, el  Gobierno ha calculado que más de cinco millones y medio de personas quedaría con sus cuentas completamente vacías, lo que es especialmente complejo para las personas de más edad y que están cerca de la jubilación pues deberán subsistir únicamente con la pensión básica solidaria.

Todo esto es a costa del Estado y de las generaciones futuras, de los contribuyentes de mañana, porque de algún modo habrá que hacerse cargo de quienes no tienen ahorros y eso será con la pensión mínima solidaria. Eso cuesta plata, pero a los contribuyentes del futuro, ellos pagarán la cuenta”, aseveró el ex decano de la FEN, Manuel Agosin, quien además criticó duramente lo que él llamó una campaña de desinformación respecto de cómo funcionan las AFP y el resultado de su actividad.

“Es una mentira absoluta que las AFP hacen mal su trabajo, lo hacen muy bien. El problema es que la gente tiene muchas lagunas por motivos que no son imputables a las administradoras. No son las AFP las culpables de las bajas pensiones, eso no es cierto. Las personas que ahorraron regularmente en las AFP tienen una jubilación que se compadece con su última remuneración, en una tasa de reemplazo que va entre el 50 y el 60%. Las actuales pensiones promedio corresponden a un 15% de su última remuneración porque tienen muchas lagunas, porque no han contribuido, porque los empleadores hacen trampa. Hay muchas razones por las que las pensiones son bajas”.

El futuro también es un asunto de inquietud para Víctor Salas quien, además de considerar que las pensiones futuras serán tan o más malas que las actuales, tiene consideraciones a nivel macroeconómico actual por la cantidad de circulante que existe y, a la vez, los grandes montos guardados en los bancos de aquellas personas que hicieron sus retiros, pero nos los gastaron, sino que los mantuvieron a resguardo por distintas razones.

“El cálculo de montos retirados en el tercer retiro fue de casi 12500 millones de dólares entre mayo y julio. Todo ese dinero está disponible para el consumo o bien, está guardado en los bancos. Ese es el ambiente en que estamos, tenemos una presión de entre 3 y 4 mil millones de dólares presente en la economía chilena, entonces, si a eso agregamos los entre 12 y 16 mil millones de dólares más es demasiada plata girando y eso puede generar un problema”.

segundo retiro

Foto Archivo

“Mi posición es pedirle al Banco Central que espere un poco con lo que debería hacer que es subir un poco la tasa de interés, porque si lo hace ahora, la reactivación que tenemos en marcha no solo será afectada por un rebrote sanitario. Hay que considerar que la actividad productiva crece fuertemente, pero es un rebote porque el año pasado estuvimos prácticamente parados, sin embargo nada de eso se ha traducido en lo más importante que es la creación de nuevos puestos de trabajo y de calidad”.

Una vez que salgamos de la etapa de rebote, el crecimiento volverá a los niveles previos al 2019, que eran de un 2 a 3% del PIB lo que es muy malo para una economía como la nuestra”, puntualizó.

El sobrecalentamiento de la economía: ¿un nuevo concepto o un fantasma?

Otro de los temas que se ha relevado estos días previos a la discusión en el Congreso es lo regresivo del proceso de retiros y también el llamado sobrecalentamiento de la economía y que se da cuando ésta crece por sobre su capacidad por un periodo, ello lleva a la generación de inflación, la que a su vez deberá ser controlada con mayores tasas de interés.

 Para Andrés Solimano este concepto está más bien relacionado con los economistas a los que no les gusta la redistribución de los ingresos o, como expresó en términos simples, no están de acuerdo con “entregar plata al pueblo”.
Andrés Solimano.

Andrés Solimano.

“Es un sesgo profesional. La presentación del Banco Central señalaba que un cuarto retiro favorecería al 20% más rico de la población, pero en ese grupo están incluidos todos aquellos que ganan más de 1.5 millones de pesos mensuales, pero nada dice que el grueso de esa plata financia a los diez principales grupos económicos y los diez principales bancos comerciales y eso sí que es una redistribución regresiva del sistema de AFP. No se le dice al Congreso que el sistema de AFP exporta cien mil millones de dólares hacia el extranjero, los trabajadores aportan a las AFP y ellas invierten en otras partes del mundo”.

Por otro lado, el ministro de Hacienda, Rodrigo Cerda, también suscribió a la idea de este sobrecalentamiento económico de nuestro sistema y  auguró un aumento de hasta un 25% en los pagos de dividendos para quienes tiene mutuos hipotecarios. En ese sentido, el profesor Agosin explicó las razones de este posible efecto de un cuarto retiro.

“Las tasas de interés largas, que son las que se aplican a las hipotecas, van a subir. Ya están subiendo, de hecho, por lo tanto quienes pagan dividendos verán aumentado ese gasto y, por lo tanto, tendrán menos recursos para cubrir otras necesidades. En la economía siempre alguien paga y alguien pagará ese cuarto retiro”, insistió.

En tanto, para el economista y  académico de USACH, si bien es importante mantenerse muy alerta, nuestro país aun tiene una situación beneficiosa por el riesgo país que se mantiene relativamente bajo.

“El sobrecalentamiento es un proceso que se puede atender bien a través del Banco Central, porque nuestra economía no está en una crisis y aunque lo estuviéramos, las crisis no se resuelven sin tomar decisiones clave, por eso, insisto, el Banco Central no debería subir la tasa de política monetaria porque frenará la economía, entonces es mejor tener una inflación de un 4,5 o 5% en vez de tener una tasa de desempleo del 10%.

“Yo preferiría que ahorremos y pidamos plata prestada porque seguramente se pagará un poco más en el mercado de los fondos soberanos por los recursos del cobre. Nuestra tasa de endeudamiento del PIB está entre 33 y 35% lo que no es nada desastroso, lo normal es que los países estén entre 60 y hasta 80% endeudados y eso tampoco los hace tan riesgosos”, agregó Víctor Salas.

Finalmente, tanto Víctor Salas como Manuel Agosin rechazaron de plano la propuesta del candidato presidencial de Apruebo Dignidad, Gabriel Boric, quien pese a asegurar que los retiros deben detenerse, señaló que de aprobarse este nuevo proyecto debería ser tributable y entrar en la base de cálculo del Impuesto Global Complementario (IGC) en orden a paliar un poco sus efectos negativos, particularmente en materia de regresividad, ya que quienes pueden retirar son quienes tienen mayor nivel de ahorro.

Para el profesor Agosin no se debe aprobar la idea de un nuevo giro bajo ninguna circunstancia, sea o no afecto a impuestos, pues efectivamente es una política altamente regresiva y no solo desde la perspectiva de este retiro, sino que todos. Además hizo especial hincapié en que si bien esos fondos son efectivamente de cada persona, tienen un fin específico: que las personas puedan vivir después de la jubilación.

Para Víctor Salas hacer tributable este nuevo giro es algo que carece de utilidad real.

“No, eso no tiene sentido. El segundo retiro fue tributable porque se hizo la consideración que en realidad quienes retirarían serían los cotizantes con más ingresos y era importante que se pagara impuestos por ello, como señal, pero no tiene efectos prácticos”.

De aprobarse la iniciativa del cuarto retiro, un universo de  10 millones de personas podrían girar el 10% o todo lo que tengas en sus cuentas individuales si su ahorro es inferior a 150 Unidades de Fomento (UF), un monto de poco más de 4 millones cuatrocientos mil pesos.

La discusión y  votación de los proyectos refundidos está fijada para el miércoles 1 de septiembre y para avanzar a su siguiente trámite requiere del voto a favor de 2/3 de la Cámara de Diputados y Diputadas.

Foto @Archivo

Información importante
Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.