Diario y Radio Universidad Chile

Año XIV, 30 de junio de 2022

Escritorio

Presidente de la Corte Suprema por proceso constituyente: “La inamovilidad es una condición esencial en el desempeño del juez”

Durante la cuenta pública, Juan Eduardo Fuentes apuntó a la labor de la Convención como "el hito republicano más importante que viviremos en nuestra historia reciente". Asimismo, afirmó que de verse perjudicado los valores de la jurisdicción "terminarían desnaturalizando dicha función y consecuencialmente afectando el estado derecho y la paz social”.

Natalia Palma

  Martes 1 de marzo 2022 16:00 hrs. 
Corte Suprema

Compartir en

Este martes el presidente de la Corte Suprema, Juan Eduardo Fuentes, inauguró un nuevo año judicial y entregó la cuenta pública del 2021, en una ceremonia en la que participaron el presidente electo Gabriel Boric y el actual mandatario Sebastián Piñera, a poco más de una semana del cambio de mando, fijado para el próximo 11 de marzo.

En la instancia, Fuentes estimó importante que, en un tiempo marcado por los desafíos sanitarios y del proceso constituyente que se está llevando a cabo en el país, “detenernos a expresar nuestro cometido con sentido de rendición de cuentas a la ciudadanía y aportar con consideraciones relativas a los elementos centrales del ejercicio de la jurisdicción”.

Bajo el contexto de la pandemia, el presidente del máximo tribunal sostuvo que “el Poder Judicial priorizó la salud y la vida de todas las personas, tanto de usuarios como funcionarios, e instauró una política de teletrabajo eficiente, rápida y flexible en beneficio de toda la ciudadanía”.

Es así como dio cuenta de la gestión de más de 12.000 cuentas de conexión remota y cerca de 800 servicios de banda ancha móvil lo que, en conjunto con otras medidas, permitió la realización de más de 600.000 audiencias por medios digitales durante 2021.

En cuanto a los trabajos de primera instancia, ingresaron casi 2 millones 160 mil causas, sin incluir los exhortos, lo que representa una disminución del 19% respecto de aquellas ingresadas en 2020. Sin embargo, si bien el ingreso de causas en materia civil a nivel nacional descendió un 88%, se registró un alza de un 18% en materias de familia, particularmente en lo relativo a violencia intrafamiliar, divorcio y vulneración de derechos de niños, niñas y adolescentes.

También se indicó que a nivel nacional los términos de las causas aumentaron en un 1,7%. En las competencias de familia y penal ese incremento alcanzó un 38% y un 16%, respectivamente. En tanto, en materia civil se observó una reducción aproximada de un 30%.

Ante estos resultados, Fuentes explicó que “el enorme tráfico de causas de familia se debe probablemente a la reforma en torno a los retiros de los fondos de pensiones; por otro lado, en el caso de las causas civiles la disminución de los términos “es reflejo del menor ingreso de causas el 2021. Ambos fenómenos que pueden estar relacionados con la ley de suspensión de los plazos procesales”, indicó.

Por otra parte, el presidente de la Corte Suprema apuntó a la labor de la Convención Constitucional en la redacción de una nueva Carta Fundamental como “el hito republicano más importante que viviremos en nuestra historia reciente” y destacó el afán colaborativo del Poder Judicial con el organismo.

Asimismo, enfatizó que, a su juicio, “probablemente uno de los principios que resulta trascendente para entender el Poder Judicial es el de la imparcialidad. Solo cuando los tribunales son imparciales pueden cumplir efectivamente su función, esto es, resolver los conflictos de los ciudadanos con legitimidad, de modo que se mantenga un clima de paz social”.

En esa línea, manifestó que “por lo mismo, desde la doctrina, existe completo acuerdo en torno a la referencia a la relevancia de asegurar la autonomía e independencia de jueces y juezas y del ejercicio de la jurisdicción”.

“Sin embargo, la imparcialidad, independencia y autonomía no son los únicos valores propios de la función jurisdiccional. Asimismo, la inamovilidad es una condición esencial en el desempeño del juez, sin la cual sería ilusorios los valores anteriores. Sin ella, la sujeción e influencia de todo tipo a que inevitablemente se expondría la magistratura transformaría lo que es una garantía para todas las personas en una amenaza constante a la imparcialidad”, afirmó.

Por ello, consideró que “la imparcialidad, la independencia y autonomía, la igualdad ante la ley, la sujeción a la ley, la exclusividad, la inamovilidad, la inexcusabilidad y la cosa juzgada conforman elementos esenciales de la jurisdicción que, de verse menoscabado, terminarían desnaturalizando dicha función y consecuencialmente afectando el estado derecho y la paz social”.

Cabe destacar que la comisión de Sistemas de Justicias actualmente se encuentra revisando los artículos del informe emanado por la instancia que fueron rechazados por el pleno de la Convención, entre los que destaca el artículo 4 referente a la “inamovilidad de los jueces”.

Síguenos en