Diario y Radio Universidad Chile

Año XVI, 28 de mayo de 2024


Escritorio

Crisis Mundial y Ahorros Chilenos

Columna de opinión por Roberto Meza
Viernes 5 de agosto 2011 14:21 hrs.


Compartir en

El Estado chileno mantiene alrededor de 19 mil millones de dólares en bonos del Tesoro de Estados Unidos en los llamados Fondos del Cobre o de Estabilización Económica y de Reserva de Pensiones. Pero además, cerca del 26% del total de la inversión extranjera de las AFP está en el país del norte: unos US$ 270 millones en los mismos bonos del tesoro; US$ 6.900 millones en fondos de acciones y US$ 7.500 millones en bonos de “alto rendimiento” o “basura”, llamados así porque su nivel de riesgo sobrepasa los límites de una inversión común y corriente.

En ese marco de exposición de los ahorros nacionales, la semana fue de malas noticias. En efecto, Wall Street perdió todo lo ganado en el año ante temores de una ralentización de la economía norteamericana, tras el acuerdo político que permitió al Ejecutivo aumentar su techo de deuda en 2,4 millones de millones de dólares -por sobre los 14 millones de millones actuales- y no caer en cesación de pagos, pero que fue negociado contra promesas de ahorro fiscal por una cifra similar. El convenio no dejó contento a nadie y se produjo en una coyuntura de otras malas noticias para la economía. En efecto, según las últimas cifras, el consumo de las personas -que representa dos tercios del producto interno norteamericano- cayó por primera vez en dos años; los subsidios de desempleo siguen en un record de 400 mil mensuales; la creación de empleo es menor a la esperada, las ventas de automóviles bajaron y los precios de los bienes, en general y pese al alto costo de los combustibles, siguen en picada, con un IPC que en junio cayó en 0,2%. Hasta hace unas semanas, el consenso de los economistas era que EE.UU. podría crecer este año alrededor de un 3,2%. Pero ahora cada vez más las expectativas se ajustan hacia 2% y menos en 2011 y una cifra similar el 2012.

A mayor abundamiento, en Europa el riesgo de España e Italia retrocedió a niveles de antes de la instalación del euro. Por ejemplo, la tasa de interés que se le exige a un Credit Default Swap o bono de seguro contra cesaciones de pago hispano o italiano a 10 años en dólares es de 6,2%, es decir, 3,6% sobre el interés que pagan los bonos del Tesoro americano. Para tener una idea de dicho costo, Chile paga sólo 0,9% por sobre ese nivel. Y es que la deuda pública de Italia alcanza ya al 120% de su PIB, transformándolo en el país más endeudado de Europa, sólo sobre Grecia, mientras que España, si bien debe 54% de su PIB, muestra una economía en recesión por el estallido de su propia burbuja inmobiliaria, y sus niveles de ingreso no aseguran la recaudación para cubrir sus gastos. Para peor, ni Italia, ni España podrían ser rescatadas –como Grecia- por el Central Europeo, pues sus economías son demasiado grandes y no habría recursos para aquello.

Así las cosas, el ahorro previsional de los chilenos se redujo en julio en más del 2%, mientras los Fondos Mutuos tuvieron su mayor disminución mensual desde agosto del año pasado, al cerrar julio con una baja del 3,6%. El Comité Financiero que asesora al Ministro de Hacienda se reunió la semana pasada para analizar la situación, pero decidió que no hay razones para desinvertir los ahorros en bonos del cobre en Estados Unidos. A pesar de todo, es el país más defensivo y seguro en medio de la actual crisis mundial que muestra todos los visos de tener una forma de doble v. Es decir, tras el derrumbe de 2008 y la recuperación de fines de 2009 y comienzos de 2010, parece que nos adentramos en una nueva caída de la actividad. Si así fuera, con un precio del cobre que seguirá relativamente alto por la demanda china y un dólar que seguirá bajo a raíz del cobre, los exportadores no mineros, especialmente los agrícolas, deberán amarrarse los pantalones y a quienes les toca jubilar, prepararse para una desilusión.

El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor y no refleja necesariamente la posición de Diario y Radio Universidad de Chile.