Diario y Radio Universidad Chile

Año XIV, 20 de mayo de 2022

Escritorio

Dirigentes del Metro denuncian que viven “el peor clima laboral de la historia”

La Federación de Sindicatos de Trabajadores del Metro llegó hasta la sede del Congreso en Santiago para reunirse con parlamentarios y comunicar los problemas que tienen los trabajadores al interior de la empresa: "Nuestro temor es que esto se refleje en la seguridad del transporte de pasajeros", advirtieron.

Mariano Rivera

  Jueves 28 de junio 2012 16:26 hrs. 
METRO 1

“El Metro atraviesa por el peor clima laboral de la historia”, señaló Eugenio Valenzuela, presidente de la Federación de Sindicatos de Trabajadores del Metro, manifestando que desde el cambio de Gobierno, la tensión entre la empresa y sus trabajadores ha alcanzado los índices más críticos.

Entre otras razones, Valenzuela precisó que actualmente el estrés de sus compañeros es insostenible y que las licencias sicológicas y siquiátricas  han aumentado de un 3% a un 12%, las cuales no presentan por miedo a perder el empleo.

“Todos los trabajadores del Metro sienten que su fuente laboral está en peligro y, como se mantiene en el tiempo, lleva a que la gente esté hoy enfermándose debido al estrés prolongado, que hace que el clima laboral en el Metro sea el más malo de la historia, comparable sólo con el tiempo de la dictadura. Una situación muy compleja que tiene a los trabajadores al borde del colapso”, explicó Eugenio Valenzuela.

El presidente de la Federación declaró que con el cambio de administración gubernamental, las autoridades al interior de la empresa también cambiaron y las políticas que han implementado hasta ahora son sistemáticamente perjudiciales para los trabajadores del Metro y para su salud mental.

Actualmente están sometidos a una restructuración del personal y las políticas de compensación son poco claras, las que no se conversan en conjunto con los empleados. De este modo, dicen los funcionarios, la empresa ha sembrado la incertidumbre en torno a los despidos y las indemnizaciones propias del recambio obrero.

Eugenio Valenzuela aclaró que estos problemas no sólo afectan a la plana trabajadora, sino que el gran miedo que tienen como Federación es que la inestabilidad de los operadores pueda afectar a los usuarios de este medio de transporte subterráneo, generando accidentes y problemas mayores.

En este sentido, el dirigente de los operarios de Metro señaló: “Nuestro temor es que esto se empiece a reflejar en la seguridad del transporte de pasajeros. Si no solucionamos estos problemas, no cabe duda que estos accidentes van a ir en aumento. Nosotros hemos intentado conversar con las autoridades de Metro y la respuesta es que se trata de algo menor, a relativizar lo que los trabajadores están planteando. Nosotros hemos dicho que queremos ser parte de la solución”, indicó.

Si bien el Gobierno de Sebastián Piñera ha anunciado medidas que persiguen mejoras en la calidad del servicio, los dirigentes confirmaron que estas indicaciones son paliativas y que no resuelven el tema de fondo.

Mónica Bustamante, presidenta del Sindicato N°1 de Trabajadores del Metro, descartó realizar movilizaciones y recalcó que la calidad del servicio no atraviesa por poner “aire acondicionado”, sino que se centra en las garantías que la empresa le pudiese otorgar a sus funcionarios: “Difícilmente los trabajadores podrían hacer paro, ya que el Metro no deja de funcionar, los trabajadores en sí tienen un temor permanente. Nosotros estamos revelando que por el estrés se trabaja de una manera distinta, no está en juego que el trabajador de Metro hace mal la pega ahora. La realidad de hoy influye en que el trabajador no puede cumplir su labor de la mejor manera”, explicó la presidenta del sindicato.

Ante la crisis que se ha generado al interior del Metro y que potencia el caos en el sistema de transporte, provocado en gran medida por el fracaso del Transantiago, el diputado y presidente del Partido Comunista, Guillermo Teillier, señaló que existen políticas que se deben tomar de manera urgente, además de corregir las malas prácticas en contra de los trabajadores: “Este es un problema muy complejo de transporte público que vive la región Metropolitana. El ministro Golborne anunció hace pocos días la construcción de una serie de carreteras y todas van a ser concesionadas. La pregunta es si, en vez de alguna de esas carreteras, no sería mejor hacer líneas de Metro que transportan mucho más gente. La mala política está tensando la cuerda con los trabajadores”, afirmó el líder del PC.

Teillier se reunió con los dirigentes de la Federación de Sindicatos de Trabajadores del Metro, acordando una pronta fiscalización por parte de la Comisión de Transporte del Parlamento, además de presentar un recurso a la comisión de Derechos Humanos para tratar la crisis por la que atraviesan los trabajadores del tren subterráneo.

Se prevé que los dirigentes se reúnan durante las próximas semanas con el ministro de Transporte y Telecomunicaciones, Pedro Errázuriz,  a fin de buscar salidas y soluciones a la nueva crisis del transporte público en la capital.