Diario y Radio U Chile

Año XII, 20 de febrero de 2020

Escritorio MENÚ

Comunidad de Huasco confía en que alegatos desemboquen en inviabilidad de Punta Alcalde

La Corte de Apelaciones de Santiago recibió, luego de dos postergaciones, los alegatos contra la termoeléctrica Punta Alcalde. El municipio de Huasco presentó un quinto recurso de protección y los recurrentes enfatizan en la inviabilidad de una sexta planta industrial en un sector declarado “zona de latencia” por el ministerio de Medioambiente.

Juan San Cristóbal

  Viernes 10 de mayo 2013 0:15 hrs. 

La Corte de Apelaciones de Santiago escuchó los argumentos de cinco recursos de protección contra la termoeléctrica Punta Alcalde, proyecto emplazado en el Valle del Huasco. Esto luego que los ministros desistieran de una tercera solicitud desde Endesa para postergar nuevamente los alegatos.

Los recursos se componen por un libelo presentado por los pescadores artesanales, además de dos documentos elevados desde organizaciones ciudadanas, uno de ellos patrocinado por parlamentarios de la zona. Un cuarto documento fue presentado por el municipio, quienes refutan la aprobación del Comité de Ministros, que no considera la declaración de “zona de latencia”, por parte del ministerio de Medioambiente.

El abogado del municipio de Huasco, Carlo Mora, presentó un quinto recurso de protección, en rechazo a la Resolución de Calificación Ambiental.

“El recurso que se ha planteado por parte del Municipio y las organizaciones sociales en contra de la resolución de calificación ambiental guarda relación con que nos parece que hay una actuación ilegal y arbitraria por parte del Comité de Ministros al aceptar un proyecto que ya fue rechazado principalmente por razones de riesgo para la salud humana, si es que se instala una sexta termoeléctrica en la comuna de Huasco, declarada como “zona de latencia” donde existirá un aumento de las emisiones de material particulado desde un 80 hasta un 95 por ciento”, explicó.

“Es decir, se está condenando a Huasco no solamente a mantenerse en estado de latencia, sino que al borde de la saturación como ya ocurrió en el pasado”, advirtió Mora.

El alcalde de Huasco, Rodrigo Loyola, sostuvo que el programa de mitigación por zona de latencia aún no es implementado, por lo que no corresponde la autorización de una nueva planta industrial en un punto del país que ya registra altos niveles de polución.

“Aquí no estamos hablando solamente del proyecto termoeléctrico de Endesa, sino que Huasco ha sido impactado muchos años a través de muchos procesos de emisiones de material particulado y material sedimentable. Entonces no podemos hablar del proyecto por sí solo, Huasco está en estado de latencia, eso significa que estamos al borde de la saturación y para eso se decretó zona de latencia en mayo de 2012 y todavía no se construye ese plan de prevención que nosotros creemos que el Comité de Ministros y el Ministerio de Medio Ambiente debería estar más preocupado de mitigar los impactos ambientales y de no aprobar proyectos que en definitiva van en perjuicio de los habitantes de nuestra comuna”, enfatizó.

Los abogados defensores, tanto del Servicio de Evaluación Ambiental como desde la propia empresa, apuntan a falsedades en los recursos, y que no corresponde la cancelación del permiso por los motivos que ahí se arguyen.

Mario Galindo, abogado que representa a Endesa, declaró que hay confianza en el dictamen de la justicia y que sólo queda esperar el tiempo que determine la Corte para este fallo.

“Hay plazos establecidos pero en asuntos que son de altísima complejidad como lo que estamos evaluando es imposible que las partes pretendan que los jueces deban sujetarse a determinados plazos. Nosotros esperamos que los antecedentes se analicen completamente y que para ello se tome el tiempo que sea necesario”, señaló.

El veredicto podría conocerse en uno o dos meses, si la Corte establece admisibilidad de los recursos, significa un nuevo traspié judicial en el historial de la termoeléctrica Punta Alcalde, luego de la orden de no innovar que aún se encuentra vigente y que impide el inicio de las obras.