Diario y Radio Universidad Chile

Año XIII, 28 de noviembre de 2021

Escritorio MENÚ

Vecinos de La Victoria recordarán los 29 años de la muerte de André Jarlan

Con una misa y una velatón los vecinos de la población La Victoria recordarán los 29 años de la muerte del sacerdote francés, André Jarlán, víctima de una bala disparada por un carabinero cuando era reprimida una protesta contra la dictadura. Durante septiembre, la Iglesia Católica chilena recuerda la muerte de cinco religiosos a manos de efectivos del régimen, lo que contrasta con la defensa que otros sectores eclesiásticos hicieron de la dictadura.

Javier Candia

  Miércoles 4 de septiembre 2013 7:39 hrs. 
1626949879_92a64af490_z


Con el lema “Nada está perdido, busquemos el bienestar y la libertad para todos”, sacado del cuaderno del religioso, los pobladores de La Victoria recordarán, como cada año, a André Jarlan, sacerdote francés que perdió la vida el 4 de septiembre de 1984, producto del disparo de un carabinero hacia su casa.

Junto a Pierre Dubois, Jarlán, acompañó activamente la lucha de sus vecinos por alcanzar la libertad y enfrentar la extrema pobreza en la que vivían.

Gloria Rodríguez, dirigenta histórica de la población La Victoria, comentó a Radio Universidad de Chile que, si bien André Jarlan llegó a ese lugar un año antes de morir, su relación fue intensa y llena de compromiso.

La actual concejala comunista de Pedro Aguirre Cerda recordó que, pese a que esa colectividad reivindicaba la violencia como una de tantas formas de terminar con la dictadura y los sacerdotes llamaban a la no violencia activa, lograron confluir profundamente en la lucha cotidiana de los pobladores de La Victoria

“Pero cuando ellos se dieron cuenta de que todo lo que nosotros hacíamos era en defensa, nosotros nos pudimos poner de acuerdo y luego nos enamoramos. El Pierre de nosotros y nosotros de él y también con Andrés. Cada uno de ellos tenía su pega específica, por ejemplo el Andrés se quedaba en la capilla y cuando nosotros llegábamos de revisar la población él se encargaba de la logística. Yo creo que fuimos privilegiados de tener a estos dos curas franceses que efectivamente hicieron mucho por nosotros”, expresó.

El actual Vicario de la pastoral social y de los trabajadores de la Iglesia Católica, Andrés Moro, destacó la actitud pacífica de André Jarlan y agregó que, a 40 años del Golpe militar, se requiere verdad y justicia.

“Justamente es un signo tremendamente potente que una persona que apoyaba la no violencia y las justas reivindicaciones de ese tiempo, haya sido asesinada por una bala violenta. Eso nos recuerda que en Chile tenemos hoy situaciones de enfrentamiento que si no lo sabemos controlar vamos a seguir sufriendo muertes como la de André Jarlan”, afirmó.

Jaime Escobar, editor de la revista Reflexión y Liberación, enfatizó en el fuerte contraste de la lucha de André Jarlan, con el rol jugado por sacerdotes que como Raúl Hasbún o Fernando Karadima, defendieron y justificaron los crímenes del pinochetismo.

“Esta iglesia profética y en fidelidad plena al evangelio de Jesús, chocó, se contrastó con esta otra iglesia conservadora, cómplice del poder y que guardó silencio frente a crímenes bárbaros y torturas atroces”, aseguró.

André Jarlán no es el único sacerdote católico que fue víctima de la dictadura militar, puesto que también perdieron la vida por ejecución o tortura el español Joan Alsina, ejecutado en el puente Bulnes, Gerardo Poblete, muerto a golpes, el chileno británico, Miguel Woodward, torturado en la Esmeralda y el español Antonio Llidó, detenido desaparecido.