Diario y Radio U Chile

Año XI, 9 de diciembre de 2019

Escritorio

Alza del dólar podría elevar tarifas de transporte público

Si bien el precio de la moneda estadounidense no registra fuertes subidas en poco tiempo, si tomamos los últimos catorce meses hay una escalada desde 460 pesos en abril de 2013 hasta los 564,4 pesos comprador y 564,9 pesos vendedor al cierre de la jornada del lunes. En tanto, los expertos advierten que de mantenerse la tendencia alcista se corre el riesgo que se produzca un aumento general en los pasajes del transporte público.

Cristián Zúñiga P.

  Martes 22 de julio 2014 15:26 hrs. 
dolar pizarra

El precio de la divisa ha venido registrando un aumento sostenido desde abril de 2013, cuando tenía un valor de 460 pesos, y desde esa fecha comenzó a escalar con avances y retrocesos hasta llegar a los 520 a principios de este año.

En una visión de corto plazo del fenómeno, el especialista de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso), Juan Guillermo Espinosa distinguió tres factores que explicarían esta alza sostenida del dólar en la economía nacional.

En primer lugar interviene la caída lenta, pero progresiva, del precio del cobre que es la principal fuente de ingreso de divisas del país. Cabe señalar que antes de 2013 el mineral llegó a costar 4 dólares por libra y luego comenzó a caer, llegando a los 3,20 dólares ese año.

Una consecuencia de este menor precio implica una disminución de los niveles de inversión extranjera que en 2013 se redujo a 3 mil millones de dólares con los consiguientes menos ingresos para el país.

Además, otro factor que incidió en la subida del precio de la moneda extranjera derivó del anuncio decisión de las autoridades de EE.UU. de terminar con los estímulos monetarios que se estaban entregando, lo que produjo un aumento de la tasa de interés desde el 1,7% anual hasta el 2,7% anual.

La medida provocó que desde enero de 2014 gran cantidad de capitales que estaban circulando en el mundo empezaran a retornar hacia Estados Unidos, es decir, se producía una salida de capitales provenientes de las economías emergentes, con Chile incluido, hacia el país del norte.

Respecto del futuro del precio del dólar el economista de la Flacso dijo que: “Nadie puede prever con exactitud lo que va a ocurrir con el valor de la divisa, lo más probable es que en este momento, desde julio hacia fines de año no tenga una variación superior. Ya estamos bordeando los 560 pesos por dólar, y estimó que subiría más allá de 570 o 580 pesos por dólar. Yo creo que puede llegar a estabilizarse”

Espinosa añadió que los principales efectos de esta alza recaen en el precio de las gasolinas con un aumento de las bencinas debido a que el grueso del combustible que requiere Chile es adquirido en el exterior. Luego, empieza una presión sobre el valor del transporte en todas sus formas y desde allí a todos los precios de los bienes y servicios, con un eventual incremento del IPC.

El especialista señaló que este comportamiento del dólar no debería modificar la tasa de desempleo más allá de 6,3% o 6,4%, sino más bien un aumento en el cambio de la composición entre los empleos con contrato versus los trabajadores por cuenta propia, que según Espinosa es una manera de encubrir a las personas que están desempleadas y lo que hacen es buscar cualquier forma de tener ingresos.

En tanto, el profesor de la Universidad de Santiago, Víctor Salas, en un análisis más coyuntural se refirió a la reciente decisión del Banco Central de bajar la tasa de interés desde el 4% hasta el 3,75% para introducir más liquidez en la economía, lo que a su vez produce una salida de capitales en busca de mayores ganancias.

El economista explicó que los agentes financieros, al ver que los intereses de los instrumentos que hay en Chile bajan, salen a buscar a los mercados de otros países tasas más elevadas.

“Lo que hacen es vender los papeles que tienen en Chile e ir al mercado cambiario a comprar dólares, lo que hace subir el tipo de cambio. Eso es lo que ocurre en la medida que los inversionistas financieros internacionales sienten que es menos atractivo tener capitales en nuestros papeles y es más atractivo buscar tasas de interés más altas, en otros países como Brasil, que tiene una tasa de interés de política monetaria bastante más elevada”.

Este año se enfrenta un escenario de cierta complejidad económica marcado por una desaceleración y una proyección de crecimiento inferior al 3% y que ahora suma nuevas alzas del dólar empujado por la baja del cobre como razón central.