Diario y Radio Universidad Chile

Año XIII, 29 de noviembre de 2021

Escritorio MENÚ

Prais sinónimo de indigencia

Beneficiarios Prais denuncian que el programa de reparación para entregar prestaciones médicas gratuitas en la red de salud pública es ineficiente y no responde al espíritu de la Ley de entregar una mejor calidad de vida a las víctimas de la represión.

Sandra Trafilaf

  Domingo 21 de septiembre 2014 14:00 hrs. 
Santiago_estadio_nacional3


El representante de los usuarios Prais norte, Juan López  explicó que una de las tareas principales es aclarar que no forman parte de la categoría de indigentes dentro del sistema de salud y que aún falta mucho para lograr tener un sistema reparatorio que funcione en beneficio de quienes sobrevivieron a la dictadura.

El Programa de Reparación y Atención Integral de Salud (Prais), dependiente del ministerio de Salud, nace por Ley en 1991 destinado a responder a las demandas de la Agrupación Nacional de ex Prisioneros Políticos (ANPP). Hoy es cuestionado por quienes exigieron la urgente reparación por parte del Estado en el área de la salud que considere las necesidades especiales de quienes sobrevivieron a la tortura y la prisión política ejercida por miembros de las fuerzas armadas y policías durante la dictadura.

De acuerdo a los beneficiarios, conformado por acreditados en los informes Rettig y Valech y retornados del exilio, el Prais está lejos de entregar una mejor calidad de vida a quienes deben vivir con las secuelas de la tortura. Junto con denunciar que el programa es ineficiente, ponen el acento en las diferencias que subyacen con los militares y civiles que fueron perpetradores de las violaciones a los derechos humanos, quienes tienen acceso a una salud de calidad y expedita, manteniendo sus privilegios.

Los beneficiarios Prais, si bien valoran los esfuerzos de estos equipos aseguran que es insuficiente y enfatizan que la red de salud pública los trata como indigentes y no como sujetos de una ley de reparación. Una vez dentro del sistema, se deben enfrentan a las fallas que presenta la salud pública: largas esperas para atención de especialistas, para realizar los exámenes y acceder a un tratamiento adecuado que dé respuesta a las múltiples enfermedades crónicas que les dejó el paso por las torturas.

El grupo “Usuarios Prais Norte”, tomó la decisión de agrupar comités en todas comunas de la zona norte. Según explicó su representante Juan López, la principal tarea es desterrar de la práctica de los funcionarios de los centros de salud, que ser usuario Prais es sinónimo de indigente.

“Muchas veces ha habido funcionarios regionales que no han tenido voluntad política no han sido lo suficientemente juiciosos en cumplir su pega y no han hecho el trabajo debido, sin embargo gracias a la presión que los mismos usuarios están haciendo esto ya se está revirtiendo, por lo menos en la zona norte hemos visto muy buena disposición capacitando funcionarios, recorriendo las comunas, haciendo la pega, lo que tuvieron que hacer durante mucho tiempo”.

Juan López destacó que resulta incomprensible que los militares condenados y detenidos en una cárcel especial como es Punta Peuco, reciban una mejor atención médica que los prisioneros que fueron víctimas de estos criminales de lesa humanidad, que tienen el hospital militar, considerado uno de los hospitales de mejor calidad y equipamiento tecnológico en América Latina.

El Hospital Militar cuanta con tecnología de punta

El Hospital Militar cuanta con tecnología de punta

El Prais, según aclaran sus autoridades, es parte de un programa de reparación que otorga gratuidad en las prestaciones médicas al interior de la red de salud pública, no constituye un seguro de salud. A partir de 2006 el Prais contó con un presupuesto anual que en la actualidad  es cercano a 4 mil millones y medio de pesos, con 29 equipos biosicosociales, conformado por médicos generales, asistentes sociales, sicólogos, siquiatras y personal administrativo. En algunos sectores como Valparaíso y Viña cuenta además con odontólogos.

La encargada a nivel nacional del Prais, Paula Godoy  informó que la capacitación y sensibilización son parte permanente de la agenda de actividades.

“Los equipos Prais dentro de la planificación de sus actividades realizan permanente difusión. Permanentes actividades que están en el marco de la capacitación, la difusión y la sensibilización temática, por ende no es que no se haga. También es un tema complejo, delicado. No hay que dejar de verbalizar y mirar que este es un programa que genera conflictos y tensiones y las personas actúan desde su forma de pensamiento”.

Con todo, los beneficiarios de esta ley de reparación, no responsabilizan directamente a los profesionales que forman parte de los equipos Prais, sino que a un Estado que pese a tener leyes reparatorias y a las denuncias, sigue manteniendo su indiferencia a quienes sobrevivieron a la dictadura, la detención, torturas y por consiguiente las secuelas en sus cuerpos, sus siquis y el daño transgeneracional de sus descendientes.