Diario y Radio Universidad Chile

Año XVI, 16 de abril de 2024


Escritorio

Terminan los plazos para presentar indicaciones a la Reforma Laboral

Este lunes vence el periodo para modificar el proyecto de ley. Tanto trabajadores, como diversos actores políticos y sociales están preocupados debido a que esta iniciativa no contempla la negociación ramal. Además la negociación colectiva se pone en jaque con mecanismos como el reemplazo y la obligación de mantener activos los llamados “servicios mínimos”.

Paula Correa

  Sábado 11 de abril 2015 11:07 hrs. 
Cámara de Diputados

Compartir en

La negociación ramal está quedando fuera de la Reforma Laboral, la que comenzaría a ser votada por la Sala de la Cámara de diputados la próxima semana.

En conversación con Radio Universidad de Chile, el economista de Fundación Sol, Gonzalo Durán, explicó que la negociación por rama permite acordar primero las condiciones mínimas y luego renegociar condiciones más robustas. Esto, para Durán, sería fundamental si se quiere aumentar el nivel de negociación y sindicalización. Sin embargo, advirtió que las autoridades han evitado este tema.

“Primero se dijo que la negación colectiva no había sido pedida por los trabajadores y por esta razón no entró en el proyecto de Reforma Laboral. Algo que fue desmentido inmediatamente por los trabajadores. Después el argumento del Gobierno y de las organizaciones de empresarios fue que la negociación ramal era inconstitucional, pero los abogados, expertos en derecho del trabajo, dijeron que esto no era cierto”, afirmó el economista.

Gonzalo Durán también explicó que no sería posible establecer una negación ramal ya que pondría en riesgo la meta de crecimiento económico. En torno a esto, el economista sostuvo que “algo que rima mucho más con este matrimonio que existe entre el poder político y el económico”.

Este jueves los diputados independientes Giorgio Jackson y Gabriel Boric presentaron una batería de cerca de 20 indicaciones al proyecto de Reforma Laboral junto a la ex ministra y experta en derecho laboral, María Ester Feres, quien señaló que actualmente la iniciativa “es pro empresa y debilita los sindicatos”.

Los parlamentarios lamentaron que el Gobierno se haya negado a “discutir los temas centrales para los y las trabajadoras de Chile”. Sin embargo, hay quienes mantienen la intención de perfeccionar el texto existente y avanzar “sin crear entrampes”. Así lo indicó Carolina Goic, senadora que preside la mesa técnica de la Democracia Cristiana  en materia laboral.

“Si bien nos gustaría avanzar y aumentar la negociación, la Reforma se da entre lo que comprometió el programa de Gobierno. Es probable que en ese contexto, la discusión sobre la negociación ramal no vaya a estar, lo que no implica que no lo planteemos. Lo importante es poder concretar la nivelación que plantea el Gobierno que incluye la de negociación colectiva. Desde ahí los puntos deben ser corregidos y perfeccionados en la Cámara y estos tienen que vincularse principalmente a ciertos aspectos que han criminalizado la huelga o al movimiento sindical”, especificó la Congresista.

En esa línea la Senadora manifestó su preocupación por perfeccionar los puntos que puedan surgir con el reemplazo y la obligación de mantener activos los llamados servicios mínimos y no esenciales.

Por su parte, la bancada de diputados del Partido Socialista se mostró conforme con el desarrollo de la tramitación y aseguró que el Gobierno está interesado en discutir algunas aprensiones de las agrupaciones sindicales y entes como la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

En ese sentido, el presidente del PS, Osvaldo Andrade, indicó que el proyecto no puede retroceder en los derechos ya adquiridos.

“Lo que queremos es generar una conversación con el Gobierno y con este mandato para perfeccionar sustantivamente el proyecto, principalmente en los puntos que los trabajadores nos han señalado. Nuestra convicción es que en este proyecto no puede haber ningún tipo de reforma que atente contra derechos que los trabajadores poseen en este momento.”, aseveró Andrade.

Sin embargo, otro de los puntos que ha quedado afuera de la incitativa también es la regulación de las negociaciones del sector fiscal que estaría siendo postergado para otro proyecto.

Mientras, la presidenta de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), Bárbara Figueroa afirmó en Radio Universidad de Chile que el texto legal aún  tiene debilidades en fortalecimiento sindical, la presidenta de la CUT, también, cuestionó la “tozudez” del empresariado.

En tanto, el Comité Iniciativa de Unidad Sindical (CIUS) y la Confederación Nacional de Sindicatos, Federaciones y Asociaciones de Trabajadores del Sector Privado de Chile (CEPCH), hicieron un llamado a los trabajadores a rechazar la reforma. La secretaria general, Ana Orrego, destacó que el proyecto del Gobierno no integra ninguna de las demandas de los trabajadores.

“Esta es una reforma laboral perversa. Lo único que busca es ampliar los rasgos de flexibilidad. En definitiva nosotros sabemos que mayor flexibilidad significa una mayor sobreexplotación. Por lo tanto hoy día lo que se pretende con esta nueva reforma es criminalizar el movimiento sindical. De hecho, una cláusula específicas que la huelga tiene que ser pacífica, ¿y quién va a definir lo que es pacífico y lo que no?”, preguntó Ana Orrego.

A su juicio esta reforma pretende entregar más atribuciones a los empresarios y profundizar en la sobreexplotación y criminalización del movimiento sindical. Una vez que el lunes venza el plazo parar presentar indicaciones el texto podría ser votado el mismo martes 14 en la Sala y luego pasar a una revisión a la Cámara Alta.

Síguenos en