Diario y Radio Universidad Chile

Año XIV, 6 de julio de 2022

Escritorio

Argentina: Macri asume presidencia en ausencia de Cristina Fernández

Con llamados a la unidad y sin la presencia de Cristina Fernández, Mauricio Macri juró como nuevo presidente de Argentina. El ahora mandatario estableció como metas de su administración, la recuperación económica, el combate contra la corrupción y la creación de un sistema judicial independiente.

Claudio Medrano

  Jueves 10 de diciembre 2015 13:16 hrs. 
MacriPresidente

Compartir en

Un llamado al diálogo y a la unidad nacional realizó el presidente de Argentina, Mauricio Macri. Su discurso de asunción se centró en los llamados a la unidad de la Nación, también a las críticas al estado de la economía.

Sin embargo, la asunción no solo tuvo de discurso político. En las horas precedentes, una resolución judicial estableció que el mandato de Cristina Fernández terminara a las 23:59 de ayer miércoles, marcando así su ausencia de la ceremonia oficial. Tampoco asistieron al recinto de la Cámara baja los diputados del bloque del Frente para la Victoria y algunos senadores kirchneristas, por lo que el juramento presidencial se realizó ante la Asamblea Legislativa y recibió los atributos de poder de manos del presidente provisional del Senado, Federico Pinedo.

En su alocución, Macri se comprometió a cuidar a todos, asegurando que “el Estado estará siempre para quienes lo necesiten. Para que haya pobreza cero necesitamos generar trabajo”. Habló de las “distintas formas de ver la realidad”, haciendo un llamado a “trabajar en la diversidad”.

Además apuntó a la necesidad de acabar con la pobreza, combatir el narcotráfico y terminar con la corrupción construyendo un sistema judicial independiente: “No habrán jueces macristas”, dijo lanzando un dardo en contra de la ex administración.

Al mismo tiempo, el Presidente argentino insistió en la necesidad de construir acuerdos: “Convoco a todos a aprender el arte del acuerdo, desafiemos todo lo que alguna vez nos haya confundido. Está en nuestras manos superar las situaciones que nos hayan separado y desviado del camino del crecimiento”.

En paralelo a la ceremonia de juramento de Mauricio Macri, la ex presidenta de Argentina Cristina Fernández abordaba un avión rumbo a Río Gallegos, para participar de la ceremonia de cambio de mando de la provincia de Santa Cruz, cuna del kirchnerismo.

En la ocasión, la ex mandataria dijo estar “bien, normal”, en su primer día fuera de la Casa Rosada, desde donde fuera despedida con un multitudinario acto en Plaza de Mayo. Lugar desde el cual Cristina Fernández pronunció su último discurso al mando del país: “Espero una Argentina sin represión, una Argentina más libre que nunca, esto no es una concesión, es un derecho del pueblo de expresarse a favor o en contra de cada gobierno porque esa es la esencia de la democracia”.

A nivel social y en contraste con los miles de personas que despidieron a la ex presidenta, los medios de comunicación ligados al mundo conservador argentino, celebraron la asunción de Macri, por ejemplo, en La Nación se publicó una columna titulada “El final de un ciclo penoso y el inicio de una esperanza”, donde señala que “la bochornosa actitud de Cristina Kirchner sembró una tensión tan innecesaria como absurda que no logrará empañar la fiesta de la democracia”.

Síguenos en