Diario y Radio Universidad Chile

Año XVI, 20 de julio de 2024


Escritorio

Concejal de Til Til avala denuncia de irregularidades en escuela de Caleu

Manuel Cabellos, director de la Corporación de Educación aseguró que dichas acusaciones son tema del pasado y todo está solucionado, no obstante, Fermin Astorga, concejal de la comuna acusó que las declaraciones de Cabellos "están totalmente fuera de lo real".

Gabriela Pérez

  Domingo 13 de marzo 2016 18:04 hrs. 
Escuela Caleu2

Compartir en

Profesoras y apoderados de la escuela Capilla de Caleu acusan directamente al Director de la Corporación de Educación Manuel Cabellos de no fiscalizar y hacer oídos sordos a reiteradas situaciones de maltrato hacia los estudiantes, mal uso de los recursos públicos y utilización de elementos de la escuela para fines personales.

Algunos de los hechos denunciados son: recepción de un bien público como una fotocopiadora, la cual fue retirada sin dar aviso y acreditar la salida del artículo, el mal manejo de los recursos financieros provenientes de la Ley SEP utilizados con fines injustificados, además del uso de los recursos para fines propios, como un router con Internet. A esto se le suma el maltrato y denigración hacia alumnos de básica por parte del profesor Pablo Pérez.

María Angélica Rocco, ex profesora de la Escuela Capilla Caleu relató que el 14 de agosto de 2014, la encargada técnica y su marido tuvieron un accidente automovilístico, por lo tanto, todo quedó detenido en la escuela. En ese momento, María Angélica comenzó a tomar responsabilidades administrativas y empezó a dimensionar las irregularidades.

Durante el accidente se destruyó un router que era de propiedad de la escuela, lo cual demostraba que se lo llevaban a su casa para uso personal. Desde la compañía le dijeron al director que sólo se devuelven los routers en caso de robo. Por esta razón, el director de la escuela acudió a Carabineros y luego comentó a los profesores: “Al fin solucionamos el problema y en Carabineros pasaron el router por robado”.

Luego de esta situación, en la cual paralelamente se estaba resolviendo la permanencia de la profesora en la escuela, el encargado Antonio Montenegro dijo: “Yo puedo hacer lo que quiera, si arreglo las cosas con los Carabineros, las puedo arreglar en otro lado”.

Por su parte, Susana Serey, profesora general básica con mención en inglés, explicó que desde que ingresó a la escuela en 2011, recibió hostigamiento laboral por parte de los encargados del recinto educacional. Tiempo después, cuatro profesores estuvieron con licencia psiquiátrica y, en su caso, se resolvió que era víctima de hostigamiento y menoscabo laboral.

En 2015, la profesora se encontraba aún con licencia, pero con alta laboral para ver si se podía insertar al trabajo. Durante ese período a la profesora le informan que la van a trasladar de colegio, porque el actual director Miguel Michea iba a ubicar a su hija como profesora de inglés y “ahora resulta que la hija de Michea es la encargada de UTP”. Finalmente desvincularon a la profesora del recinto y se le pagó una indemnización que, según Susana Serey “no es ni la mitad de lo que me correspondía, pero como estaba bajo psicotrópicos firmé rápido para desaparecer”.

La profesora responsabilizó directamente a Manuel Cabellos de no asesorarla para hacer los procedimientos correspondientes, a pesar de su dedicado trabajo con los alumnos: “Finalmente la única castigada fui yo porque ahora resulta que en ninguna parte me dan trabajo por el historial médico que tengo”, criticó la tutora.

Además, la profesora básica atribuyó el hostigamiento de los encargados de la escuela al miedo que tenían por la cercanía y buen trato que demostraba la funcionaria con los estudiantes y los apoderados. “Tenían miedo porque me llevaba bien con la gente y los encargados pensaban que conspiraba en contra de ellos para quitarle el puesto a Luis Montenegro”, comentó.

Según Susana Serey, el encubridor primero de todo fue Luis Montenegro, ya que mientras la profesora le intentaba explicar su situación, él respondía “le estás poniendo color”.

“Mutilaron mis capacidades y mis posibilidades de salir a trabajar”, finalizó la profesora.

Cuestionamientos en torno a la Corporación de Educación de Til Til

Manuel Cabellos, director de la Corporación de Educación, aclaró en su defensa que lo sucedido es tema del pasado, que se removió a varios profesores y se mejoró la infraestructura: “Nosotros todos los años somos auditados por el Ministerio de Educación y si hubiera algo tan anómalo como dichas denuncias estaríamos cuestionados por el Ministerio”, enfatizó.

Respecto de los cuestionamientos sobre los lazos familiares de las autoridades de la institución, el director señaló: “Es lo mismo que hubiéramos cuestionado a la Presidenta de la República porque trabajaba el hijo en un ministerio. Si me quiere llevar el tema de las familias que trabajar juntos es un tema país, todos trabajan en los ministerios, la subsecretarías y nadie nos cuestiona”.

Además, agregó que si realmente existieron maltratos hacia estudiantes, los apoderados deberían haber hecho las denuncias en la Superintendencia de Educación.

Fermín Astorga, concejal de la comuna, respondió que las declaraciones de Manuel Cabellos “son totalmente fuera de lo real” e incluso agregó que la situación actualmente es peor. Además, el concejal aclaró que el ex encargado, Luis Montenegro sigue trabajando en la escuela, “él está haciendo el aseo, recogiendo la basura y está gozando de su sueldo”.

Según el concejal, los maltratos por parte del profesor Pablo Pérez eran avalados por Luis Montenegro ya que eran amigos entre todos. “En una ocasión donde estaba el secretario general, el director y el representante legal de la Corporación, solicité que el señor Pérez no trabajara más en la comuna antes de hacerle análisis psicológico, porque el hombre está enfermo y no puede seguir ejerciendo como profesor”, enfatizó Astorga.

Por otro lado, se refirió a lo sucedido con el uso inapropiado de una fotocopiadora del recinto por parte de Marina Lagos, que era presidenta del centro de padres. “Marina usurpó una personalidad jurídica, ya no era del centro de padres, sin embargo, actualizó su vigencia vencida para sacar recursos que eran producto de un proyecto, todo de manera ilegal”, dijo.

Síguenos en