Diario y Radio Universidad Chile

Escritorio

Acuerdo entre el Gobierno y las FARC: “Es un día histórico para Colombia”

Después de medio siglo de conflicto y varias negociaciones fallidas, el Gobierno de Colombia consolidó un acuerdo histórico con la guerrilla de las FARC-EP para el cese el fuego bilateral y definitivo, en el marco del proceso de paz que lleva la nación cafetera y que contempla también la reparación para las víctimas del conflicto.

Constanza Sáez

  Jueves 23 de junio 2016 18:47 hrs. 
FARC EP

En una ceremonia donde asistieron diversas autoridades del mundo y mandatarios de países latinoamericanos, el Presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, y el líder máximo de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), Rodrigo Londoño, alias Timochenko, estrecharon sus manos en un claro símbolo del cierre de uno de los conflictos armados de más larga data que tenga memoria la historia latinoamericana contemporánea.

Un conflicto que comenzó a principios de 1964, y que este miércoles, después de cuatro años de constantes negociaciones, además de las gestiones intermitentes de los anteriores gobiernos colombianos, llegó a su término al contraer un acuerdo entre el Ejecutivo y la guerrilla, que se firmará oficialmente en Colombia.

Una disputa que le ha costado al país 225 mil muertos, 45 mil desaparecidos y seis millones de desplazados.

A la ceremonia celebrada en La Habana, Cuba-país garante en la promoción de la paz en la nación cafetera-, llegaron la Presidenta Michelle Bachelet, el mandatario de Venezuela, Nicolás Maduro, y líderes de otros países de Latinoamérica. Además de agentes de Estados Unidos y de las Naciones Unidas, liderados por su secretario general, Ban Ki Moon.

Este acuerdo se enmarca en los 11 meses de cese unilateral del fuego por parte de las FARC, mientras el Gobierno colombiano había suspendido bombardeos aéreos, decisiones que disminuyeron los combates.

En la oportunidad, el presidente de Cuba, Raúl Castro, sostuvo que “la decisión de las partes representa un avance decisivo, un proceso de paz que no tiene vuelta atrás. La paz será la victoria de toda Colombia, pero también de toda nuestra América”.

En su intervención en la ceremonia, el máximo jefe de las FARC-EP, “Timochenko” sostuvo que colaborarán con el Gobierno colombiano. “El acuerdo de cese al fuego y de hostilidades bilaterales y definitivo, es leído por todo el mundo como el fin de la confrontación armada en Colombia. Confiamos en celebrar en un plazo prudencial otro acto solemne: la firma del acuerdo final. Que este sea el último día de la guerra”.

En el discurso de cierre, el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, declaró que después de cincuenta años de enfrentamientos, muertes, atentados y dolor, tiene un punto final el conflicto armado con las FARC.

“Lograr este acuerdo nos llena de fe y esperanza. Esta es la paz de los colombianos, de todos sin excepción. La paz que soñamos y esperamos por tantos años ya no es un sueño, la sentimos en nuestras manos al tiempo que vemos alejarse para siempre la pesadilla de la guerra”.

Acuerdo

Los grandes temas que comprende este acuerdo son: cese al fuego, dejación de las armas y participación política.

Respecto del cese al fuego, el documento contempla “23 zonas de verdales de transición y 8 campamentos que tienen el objetivo de iniciar el proceso de inserción económico, político y social de acuerdo a sus intereses”.

El proceso de dejación de las armas comenzará cuando se firme formalmente el acuerdo final de paz y tendrá un plazo y desarrollo de 180 días, que será supervisado por agentes de la ONU, en conjunto con el Gobierno colombiano.

La firma de este acuerdo también permitirá la participación política de las FARC, ofreciendo garantías legales y de seguridad para que puedan competir en elecciones e incorporarse a la vida política.

Paz en Colombia: volver a empezar

En entrevista con Diario y Radio Universidad de Chile, el periodista colombiano Germán Hernández manifestó que es un día histórico para Colombia, que abre caminos de esperanza y de posibilidades para el desarrollo del pueblo colombiano.

“En esta oportunidad coincidió una necesidad de ambos actores del conflicto, una voluntad decidida de sentarse y no levantarse de la mesa hasta no tener un acuerdo, independientemente de todos los procesos que se debieran dar”.

El periodista agregó que Cuba ha tenido una participación decisiva en la resolución de la disputa y que “ha servido como un elemento facilitador para la superación de conflictos para el continente”.

Por otra parte, el profesor del Instituto de Estudios Internacionales de la Universidad de Chile, Gilberto Aranda expresó que se está frente a un proceso que si bien concluye con el acuerdo, fue de largo aliento, y que tuvo muchas negociaciones fallidas.

“En la medida que se intente abordar esta situación, Colombia podrá consolidarse como un Estado plenamente democrático y también con una mirada hacia el exterior que le permita desarrollarse en su enorme potencialidad. Incluso, que el país destine menos recursos al tema de la seguridad nacional derivado de la guerrilla, resulta en una nación que podrá despegar y llegar a alturas insospechadas, que terminarán beneficiando al ciudadano común colombiano”.

Después de la firma oficial que se realizará en Colombia, se debatirá sobre el mecanismo por el cual se revalidará este acuerdo. Si bien el Presidente Santos quiere un plebiscito, será la Corte Constitucional colombiana la que tome la decisión definitiva sobre cuál será el mecanismo para ratificar este acuerdo de paz.