Diario y Radio Universidad Chile

Año XVI, 13 de abril de 2024


Escritorio

Luis Riveros anuncia candidatura presidencial

El ex rector de la Universidad de Chile y Gran Maestro de la Gran Logia de Chile aseguró que la política actual carece de ideas, por ello quiere instalar un debate profundo que permita construir un proyecto a largo plazo. Además, profundizó en las figuras de Lagos y Piñera, los resultados de las municipales y el abandono en el que se tiene a la educación.

Diario Uchile

  Viernes 28 de octubre 2016 8:45 hrs. 
luis-riveros

Compartir en

(Escuchar audio completo)

En conversación con Juan Pablo Cárdenas, el profesor Luis Riveros se refirió a los resultados de la elección municipal. La alta abstención expresada en estos comicios fue uno de los puntos desarrollados por el ex rector de la Universidad de Chile y Gran Maestro de la Gran Logia de Chile.

“Nuestro país vive una significativa crisis política que se entronca con la formación cívica que le hemos dado a los chilenos. A nuestros jóvenes no los formamos como ciudadanos, sino como consumidores, para que sean ordenados y disciplinados en ese contexto, pero esta idea de deberes ciudadanos ya no existe. A esto se suma la cantidad de denuncias asociadas a la política, a otras instituciones como el Ejército, empresas, instituciones deportivas… En la política hay un desprestigio que es evidente y, sobre el cual, no ha habido una clara enunciación de responsabilidades, tampoco correcciones fundamentales, entonces el ciudadano está alejado de estas cosas. Esto nos ha llevado a una crisis política que, entre otras cosas, se manifiesta con el tipo de líderes que tenemos, que hoy son un producto de consumo, no son personas portadoras de ideas y de eso hay varios ejemplos emblemáticos en la última elección”.

Para el profesor Riveros mientras los políticos estén preocupados de regular sobre temas como las tareas escolares, pero ignorando los problemas reales del país, la percepción ciudadana no va a cambiar: “Hay una protesta generalizada contra el sistema de pensiones y todavía no escuchamos una reacción, una propuesta de parte del estamento político, Gobierno incluido. Todo esto ha llevado al desprestigio de la política, por lo tanto, eso hace que los chilenos se excluyan de la participación”.

Luis Riveros ahondó en la responsabilidad del voto voluntario. A su juicio, las 800 mil personas menos que votaron en esta elección con relación a la de 2012, se explica porque la política hoy “no atrae”.

Para él, la dicotomía que existe entre un país que sale a la calle, pero que no llega a las urnas es el reflejo del desencanto. “No hay propuestas, hay protestas. Quienes nos dirigen no proponen nada y eso profundiza el desencanto de la gente y cada uno protesta por sus propios problemas. Aquí no hay una protesta por el mal funcionamiento del Estado; acá cada uno lo hace por las pensiones, la educación, los salarios. Entonces, siento que ha habido una falta de ideas. La Nueva Mayoría, que es la gran derrotada, siempre fue un pacto electoral, no programático”

También cuestionó a Chile Vamos por declararse los ganadores de los comicios: Vemos a la derecha celebrando un triunfo, pero que es porque los otros no votaron, porque en términos nominales también sacaron menos votos que en 2012. La pregunta, entonces, es qué estamos celebrando. Lo otro que me parece dramático es que los independientes y otros partidos también disminuyeron sus votaciones, porque están todos metidos en los mismos escándalos y sin una propuesta integral que sea convincente y atractiva”.

Si bien Riveros interpreta que las elecciones municipales no son la instancia política para definir grandes hojas de ruta, asegura que a la gente le faltaron respuestas. “Se esperaba un pronunciamiento a estos graves problemas nacionales y a cómo vamos a ir construyendo un camino de salida”.

Jorge Sharp y su triunfo en Valparaíso 

“De triunfo de Sharp no se puede hacer una proyección nacional. Yo creo que es un síntoma del descontento, del rechazo. Es votar por el más distinto de todos. Se explica también porque en la Nueva Mayoría había un candidato muy peculiar…”.

Para el profesor Riveros, Jorge Sharp tiene una visión un poco rupturista, que no contribuye a lo que el país busca: “El país busca diálogo, busca acuerdo para pensar y construir lo que vamos a hacer de aquí a veinte años”.

“La gente siente el desamparo respecto de la falta de soluciones, pero tampoco hay credibilidad. Estamos terminando en dos candidatos presidenciales que son ex presidentes, es decir son camino recorrido. Tendríamos que estar mirando ideas nuevas y abordar el tema político con más seriedad de lo que estamos haciendo”.

En esa lógica, cree posible que desde otro lugar surja una figura capaz de generar apoyos y, por qué no, lanzarse con una candidatura presidencial. “No podemos seguir sujetos al duopolio, a estos caballeros que por 10 o 15 años han hecho un desastre. El país no está funcionando, la crisis política nos ha llevado a una crisis institucional. La gente quiere más seriedad y por eso necesita esa propuesta distinta. Yo no estoy convencido de que venga de un proyecto rupturista, de un discurso de avanzada en este sentido social, aquí el gran ausente es la clase media chilena, olvidada por las decisiones políticas”.

“El país tiene cuatro grandes problemas que la gente quiere resolver: educación, salud, previsión y seguridad ciudadana, pero estamos preocupados de otras cosas. Necesitamos un pronunciamiento en estas áreas, un pronunciamiento que tiene que ver con recursos, políticas, compromisos”.

Nueva Mayoría y carrera presidencial

Después de las elecciones municipales, la Democracia Cristiana “congeló” las relaciones con el Gobierno. Pese al escándalo político que generó la decisión, Luis Riveros no se convence sobre la profundidad del anuncio.

“Tengo mis dudas. He visto tanto de políticos de la Nueva Mayoría que han sido muy críticos de los proyectos del gobierno, he visto reacciones furibundas que terminan levantando las manos y aprobando las leyes. Aquí dependemos de la cantidad de la cantidad de cargos, pega, directorios y, obviamente, la estabilidad de los propios partidos depende de eso. Por eso me cuesta pensar que un partido se vaya del Gobierno: creo que van a encontrar los consensos para seguir adelante, pero van a seguir faltando las ideas. La Nueva Mayoría es un pacto electoral que se ha ido desarmando, porque les ha ido mal en esto.

En este sentido profundizó en el rol de los ex presidentes Lagos y Piñera y sus nuevas intenciones presidenciales, también al senador Alejandro Guillier como carta para La Moneda: “El tema es saber cuáles son las propuestas. Cuál es la diferencia. Yo veo lo mismo que experimentamos con este gobierno: Buenos titulares. Es una discusión vacía. “Tenemos que elegir un nuevo presidente, pero si lo vamos a hacer al descarte, vamos a seguir con los mismos problemas. El país se está jugando ahora su condición de largo plazo. Hoy es superado por Perú y Colombia para hacer negocios en la región y tampoco mejoramos en lo social. El país necesita una propuesta distinta”.

Educación

Luis Riveros criticó los proyectos que se han presentado en educación: “Creo que no ha habido una reforma. Se han hecho reformas administrativas y financieras, pero en educación ninguna. Este nuevo proyecto de educación superior no trabaja en un modelo de educación. Hay reglas de cómo se castiga a unos u otros, cómo se asignan platas, pero no tenemos un ideal de educación y este gobierno tenía la promesa de recuperar la educación pública y en eso no ha hecho nada; al contrario, terminamos haciendo gratuita la educación privada subvencionada, totalmente al revés de lo que esperábamos. No se ha hecho nada. Hemos retrocedido y tenemos una deuda con la educación”.

Además, aseguró que esa deuda incluye a la educación técnico profesional, la gran olvidada por los proyectos. Por eso, llamó a devolver al corazón del debate a la educación: “Si no recuperamos un sentido de ciudadanía, estamos embromados como país”.

También cuestionó el rol de la Universidad de Chile. “En los sesenta uno habría esperado que la Universidad se convirtiera en un gran foro para discutir los problemas nacionales. Sin embargo, hoy, vemos que está preocupada de resolver sus propios problemas… Cada facultad en lo suyo”.

“¿Qué dice nuestra Facultad de Medicina sobre la salud pública y el proyecto que necesitamos para recuperarlo?, ¿Qué dicen nuestras facultades de Filosofía y Humanidades sobre educación?, ¿Qué dice Economía sobre desigualdad?

Luis Riveros insistió en esta sensación ciudadana de que el país está mal. En ese sentido, dijo que hoy la Universidad de Chile es una universidad más, no es LA universidad: “Me duele mucho, porque la Universidad debe recuperar ese carácter nacional tan importante en el proyecto que se construyó desde 1930”.

Esa “ausencia de debate” es lo que hace que los políticos estén ajenos a la Universidad y que la discusión que se da entre estudiantes sea más instrumental que de fondo. “No les estamos enseñando que ésta universidad debe mirar a Chile. Esto nos ha puesto en un plano secundario”.

Candidato presidencial

El profesor Luis Riveros respondió a la pregunta que en varios sitios le plantean: ¿es usted una carta presidencial?

“Yo tenía muchas dudas frente a eso, pero cada vez tengo menos. Yo creo que estas son responsabilidades que hay que tomar. Siento que el país necesita una discusión de ideas, una propuesta de verdad con un rostro que no venga de la política y yo para eso estoy dispuesto. Siento que Chile ha estado demasiado diluido en sus ansias por esta politiquería tan pequeña que nos ha llevado a debates insensatos. Creo que en los primeros gobiernos de la Concertación se hizo una gran tarea, pero eso se ha diluido. Nos hemos transformado en un país que tiene una conducción débil, sin ánimo, que responde más a las cuestiones mediales que a las sustanciales. Siento y siempre lo he sentido: la clase media chilena está abandonada, porque es la que paga todos los costos”.

Respecto de su estrategia en caso de aventurarse en una presidencial, Riveros reconoció que ésta es una inquietud que nace desde los académicos a lo largo del país, del profesorado, de los dirigentes de la pequeña y mediana empresa. “No se trata de hacer un partido político, pero sí se trata de una candidatura ciudadana con una propuesta con visión de largo plazo. Creo que el próximo gobierno debe instalar una agenda a veinte años he instalarla para que el país no siga en estos altos y bajos.

Síguenos en