Diario y Radio Universidad Chile

Año XIII, 4 de diciembre de 2021

Escritorio MENÚ

Reunión clave en educación superior analiza idea de “separar” proyecto de reforma

Este martes podría ser un día de definiciones para la reforma de educación superior. Aún no hay luces sobre los plazos estipulados para que una de las reformas medulares del gobierno de Bachelet vea la luz, por eso surgen ideas de separar el texto y avanzar sin tocar los nudos críticos de la discusión.

Martín Espinoza

  Lunes 23 de enero 2017 20:22 hrs. 
Comisión Educación


La ministra de la cartera, Adriana Delpiano, se reunirá este martes con los miembros oficialistas de la comisión de Educación de la Cámara de Diputados para intentar avanzar en los nudos críticos del proyecto que pretende reformar la educación superior y que desde hace seis meses se encuentra entrampado en esta instancia parlamentaria.

Según el diputado de la Democracia Cristiana Mario Venegas, el objetivo de la reunión  será definir plazos que ayuden a apurar la tramitación de una reforma que es clave para el gobierno. Además, evaluar la propuesta de dividir el proyecto para acelerar su avance legislativo.

La distancia entre las posturas del Ejecutivo y de actores del mundo de la educación como el Consejo de Rectores y la Confederación de Estudiantes son las principales piedras de tope que han entorpecido el trámite legislativo.

Así lo afirma el parlamentario miembro de la comisión de educación, para quien una de las diferencias con el CRUCh tiene relación con la definición de instituciones públicas y privadas y los distintos tratos que existirían entre ambas instituciones:

“Lo que ha demorado al ministerio en presentar las indicaciones es el hecho de que esperaba llegar a algún nivel de acuerdo para llegar con un proyecto con  indicaciones más consensuadas con actores relevantes. Al parecer eso no se dio. Se apostó muy fuerte por que se hubiera llegado a algún acuerdo con el CRUCh y eso no aconteció”.

Vale recordar también que dentro del mismo Consejo de Rectores ha habido posiciones opuestas entre las Universidades del Estado y aquellas privadas que forman parte del CRUCh, que han alzado la voz acusando un trato distinto en temas de aportes económicos.

El diputado Fidel Espinoza, miembro de la misma comisión, es enfático en señalar que los acercamientos deben ser la tónica del encuentro. Para el parlamentario socialista es urgente comenzar a ver las primeras luces del proyecto, uno de los más emblemáticos del gobierno de Michelle Bachelet.

“Tiene que ver con un tema de financiamiento, con que el Consejo de Rectores considera que esta es una ley que no beneficia a las universidades de carácter más público. Yo espero que mañana, después de la reunión, hayan algunas luces de lo que va a ocurrir. Este es un proyecto emblemático dentro de la reforma educacional”, sostuvo el parlamentario.

El proyecto de educación superior aún se mueve dentro de un campo de inestabilidad. No existen todavía posiciones cercanas entre los diferentes actores, sin embargo el Ejecutivo ya le puso urgencia para sacar adelante un texto que, a partir de marzo, se convertirá en una prioridad para la Nueva Mayoría.

La propuesta de división

El bloque de gobierno está completamente dividido ante la idea de separar la reforma a la educación superior.

Debido al tiempo que ha pasado sin votar siquiera en general la iniciativa ingresada en julio pasado y a los pocos meses que le quedan a la actual administración, un grupo de parlamentarios planteó la necesidad de dividir el proyecto para tratar de lograr acuerdos por tramos.

Así lo manifestó el presidente de la instancia parlamentaria Alberto Robles. El diputado radical aseguró que el freno por financiamiento es tan importante que la división podría permitir avanzar en otros sectores del documento.

El senador Ignacio Walker se sumó a la propuesta. Para el ex presidente de la Democracia Cristiana y presidente de la comisión de Educación de la Cámara Alta es necesario armar cuatro proyectos de reforma a la educación superior: uno que aborde la calidad y acreditación, otro sobre institucionalidad y marco regulatorio, un tercero que abarque estatutos jurídicos para universidades del Estado y otro para el financiamiento del sistema.

Mario Venegas no está tan seguro de la fórmula. El también militante falangista confía que con la división se acelerará el trámite, sin embargo, lo rechaza porque no significaría un real adelanto en los nudos críticos de la reforma.

En la misma línea, Cristina Girardi pidió abordar el tema completo. La diputada PPD dijo que si no se logra acuerdo al interior de la Nueva Mayoría, sería mejor “repensar las ideas”.