Diario y Radio Universidad Chile

Año XVI, 16 de abril de 2024


Escritorio

La mayoría de chilenos se siente amenazado por la inmigración peruana

Las conclusiones de las que da cuenta el estudio elaborado por el Centro de Estudios de Conflicto y Cohesión Social (COES) evidencian que existe una tendencia hacia sentirse amenazado por los inmigrante producto de la escasa relación que existe con ellos. Asimismo, la investigación revela que urge un robustecimiento de políticas públicas que faciliten las relaciones cotidianas entre ciudadanos chilenos e inmigrantes peruanos.

Martín Espinoza

  Sábado 20 de mayo 2017 15:45 hrs. 
peruanos

Compartir en

¿Cómo evoluciona el pensamiento, sentimiento y comportamiento de un grupo de tres mil chilenos y chilenas respecto de diferentes temáticas asociadas al conflicto y cohesión social en el país? Esa es la pregunta que motiva la elaboración de ELSOC, el Estudio Longitudinal Social de Chile, impulsada por el Centro de Estudios de Conflicto y Cohesión Social. Este año el estudio abordó el contexto migratorio en Chile.

Al ser consultados sobre cuánto confía usted en los inmigrantes peruanos el 34 por ciento respondió “algo de confianza”, mientras que la segunda alternativa más preferida fue la de “nada de confianza”, con un 24 por ciento.

Asimismo, el estudio intenta establecer una conexión entre la cercanía que genera el inmigrante peruano y el nivel de contacto cotidiano que se tiene con ellos. Ahí los resultados son bastante decidores, un 63 por ciento declara no relacionarse cotidianamente con ningún peruano y la gran mayoría también declara no haber conversado nunca o casi nunca con un inmigrante del país vecino durante los últimos 12 meses.

Toda la línea de preguntas en torno a la relación y contacto que existe con la inmigración peruana deja entrever que los vínculos son escasos y que, en caso de existir, no significan un episodio poco amistoso.

Además, la investigación deja entrever que existe una evidente relación entre el nivel educacional de los chilenos y su disposición para con los inmigrantes. Así lo explica Roberto González, investigador del COES, quien además subraya el elevado porcentaje de población con altos niveles de educación que se siente amenazado.

“Cuando las personas tienen menores niveles de escolaridad son personas que han estado menos expuestas a la educación formal, entonces tienen menos elementos de juicio para poder elaborar, pensar y complejizar el análisis de su situación cotidiana. Lo que muestra el estudio es que los niveles de amenaza llegan en torno a un 70 por ciento en los niveles de escolaridad más baja, pero lo interesante es que los niveles amenaza llegan a cerca de un tercio en los grupos con niveles de escolaridad más altos. ¡Se sienten amenazados con que les van a quitar el puesto de trabajo y estamos hablando de la gente más educada del país!”, señala.

El estudio también intenta revelar información respecto de cuán amenazado se siente el chileno con la presencia de inmigración peruana en el país. Así, incorpora conceptos como amenaza simbólica, que alude a sentimientos que surgen a raíz de la percepción de la ciudadanía de que la inmigración cambiará la cultura o identidad local, y el concepto de amenaza realista, que dice relación con los sentimientos negativos que surgen producto de la percepción de que los inmigrantes competirán con los locales por recursos escasos como, por ejemplo, el empleo.

Al ser consultados respecto de si con la llegada de inmigrantes peruanos Chile estaría perdiendo su identidad existe un 35 por ciento de los encuestados que está de acuerdo con la afirmación, mientras que un 42 por ciento la contradice.

Cuando la pregunta hace alusión directa a las consecuencias de la llegada de peruanos en el desempleo las preferencias son más evidentes, con un 57 por ciento de acuerdo con dicha premisa.

Perfiles con y sin “contacto”

A modo de conclusión, el estudio revela cuatro diferentes perfiles. El primero fue denominado “amenazados anti inmigración, sin contacto”, que es conformado por un 57 por ciento de los encuestados. Declaran casi no tener interacción con inmigrantes peruanos sin reportar tampoco experiencias negativas con ellos pero presentan altos niveles de amenaza.

El segundo grupo es el de los “amenazados anti inmigración, con contacto”, con tan solo un 8 por ciento. El tercer grupo es denominado “indiferentes a la inmigración”, con un 30 por ciento, que reporta escasos niveles de amenaza. El cuarto es el grupo minoritario, categorizado dentro del título “pro inmigración, con contacto”, relacionado a un 5 por ciento de los estudiados. Este grupo reporta tener amigos inmigrantes peruanos y revelan bajos niveles de experiencias negativas.

Según Miguel Yaksic, director del Servicio Jesuita a Migrantes, Chile debe avanzar hacia fortalecer los contactos con los inmigrantes. Asimismo, cree que es vital que consolidar progresos tanto en material legislativa como educacional.

“Hace falta en Chile avanzar en la política pública, cambiar la legislación, avanzar hacia una política migratoria integral con enfoque en derechos humanos, avanzar en el enfoque intercultural en las escuelas, educar a los niños sabiendo que ser chileno no es mejor que ser extranjero, sino que hay igualdad de condiciones. Educar pensando en que todas las personas tenemos una dignidad y derechos por ser personas, no por ser chilenos o tener visa, porque la migración exalta miedos y problemas que tenemos en Chile hace rato”.

Las cifras de inmigración en Chile están muy por bajo el promedio de los países más desarrollados. En ese marco, la investigación destaca como reflexión final que la integración de los inmigrantes se asocia a mayores niveles de agrado y menores niveles de amenaza y coincide con Yaksic en que es necesaria y urgente la discusión de un proyecto legal sobre inmigración.

Síguenos en