Diario y Radio U Chile

Año XII, 29 de febrero de 2020

Escritorio MENÚ

Cepal proyecta aumento de crecimiento de Chile para el 2018

Según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, el resultado de las recientes elecciones no afectará los guarismos. Además se manifestó en favor de una profundización de las reformas, incluida la previsional.

Rodrigo Fuentes

  Jueves 14 de diciembre 2017 18:49 hrs. 



La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) dio a conocer este jueves su documento informativo anual de balance, el que incluye proyecciones económicas para 2018.

En la oportunidad,  la máxima representante de la instancia dependiente de Naciones Unidas, Alicia Bárcena, se refirió a la situación de nuestro país que está próximo a elegir un nuevo Presidente de la República.

En cuanto a proyección de crecimiento económico, en el informe “Balance Preliminar de las Economías de América Latina y el Caribe 2017”, se destacó que Chile pasará del 1,5 por ciento  este año a un 2,8 por ciento en 2018.

Según el documento, esto se debe a una tendencia generalizada entre los países de la región, donde se espera que la actividad económica se expanda en torno al 3 por ciento en promedio entre todas las naciones que comprende el estudio.

La secretaria ejecutiva de Cepal, Alicia Bárcena, aseveró que este es uno de los principales motivos por el que, indistintamente de quién sea el nuevo presidente de Chile, no variarán las estimaciones que, en general, son positivas para casi toda América Latina y el Caribe.

“No estamos evaluando factores políticos. En el caso de Chile creemos que no es un elemento que incida necesariamente pues la proyección para 2018 está vinculada a factores externos, el precio del cobre, la baja inflación y el aumento de la demanda externa”, afirmó.

Consultada sobre la discusión política de si las reformas iniciadas en el mandato de la Presidenta Bachelet deben contenerse o expandirse en un próximo gobierno, Alicia Bárcena, precisó que estas deben ir por el camino de la profundización, con tal de seguir disminuyendo la brecha de desigualdad económica entre los habitantes.

“La reformas están yendo en el horizonte correcto, siempre hay cosas que mejorar, pero existen reformas muy importantes en Chile, fiscal, laboral, educativa, política. Una serie de aspectos muy interesantes que quizás se valorarán con el tiempo, pero creo que se tomó una decisión muy importante de cambiar un punto de inflexión en una serie de temas país que son muy rescatables”, subrayó.

La máxima representante de Cepal precisó que se deben fortalecer estas las reformas. En cuanto a los cambios en materia previsional, Alicia Bárcena indicó que en el país se debe concretar un proceso de transición desde el actual sistema de capitalización individual hasta llegar a un sistema que comprenda  mayor solidaridad, un sistema mixto que, según la personera, ha tenido buenos resultados, “mejores de los esperados en las naciones donde se ha implementado”.

“Un proceso de transición que va desde un sistema de capitalización individual a un sistema de mayor solidaridad, de diferente tipo, de diferente modalidad, mixtos, etcétera, es una tendencia que en la región ha sido importante, ya que se analizaron los costos de la capitalización individual que fueron más altos de los esperados. Es un tema que hay que analizar y hacer algo al respecto”, recalcó.

En cuanto a la cesantía, en su informe de balance, la Cepal afirmó que irá disminuyendo en 2018, en concordancia con un mayor crecimiento económico.

La instancia económica dependiente de la ONU,  recomendó a Chile evitar eventuales vaivenes negativos a través de la diversificación de su estructura exportadora. “Que el Estado asuma un rol fundamental en la producción de litio, cobalto y cobre, con valor agregado necesario para la fabricación de baterías eléctricas, que se utilizan principalmente en el sector automotriz”. Además los personeros de Cepal destacaron las nuevas bases de regulación energética en Chile, que implica potenciar las Energías Renovables no Convencionales y bajar considerablemente los costos de producción.