Diario y Radio U Chile

Año X, 25 de septiembre de 2018

Escritorio

Patria

José Aguirre Cartas al Director |

  Viernes 31 de agosto 2018 18:29 hrs. 

En un estudio reciente ( Janus Henderson Global Dividende) referido al conjunto de países, el nuestro aparece como uno en el que los dividendos otorgados por las empresas a sus accionarios han conocido algunos de los aumentos más importantes del mundo en porcentaje, entre el segundo trimestre 2017 y el segundo trimestre de este año. Esto, mientras el 50,6 por ciento de los asalariados chilenos recibe menos de 380 mil pesos por mes (Fundación Sol), es decir, algo más de 500 dálares. Unas desigualdades tan aberrantes que configuran dos categorías de nacionales, porque no sería exacto hablar de ciudadanos para la categoría inferior.

Una cosa va con la otra . Los dueños de Chile  no solo se apropian y depredan, sino que , para mejor afirmar su poder, se las arreglan también para legitimar las brutalidades que en un pasado reciente cometieron los putschistas que defendían sus intereses y que masacraron a los antepasados de los nacionales de  hoy que ganan 380 mil pesos.  Es así como hay que interpretar la escandalosa decisión absolutoria de la  tercera sala de la Corte Suprema, los propósitos provocadores del tránsfuga que pasó por el Ministerio de las Culturas o los exabruptos vergonzosos del diputado Urrutia respecto de los exonerados, entre otros múltiples hechos que buscan traficar con la historia de los chilenos de abajo.

Que no se nos venga, pues, a invitar a celebrar unas fiestas de la patria que para una inmensa mayoría de chilenos ya no significan nada, como bien lo decía  Luis Emilio Recabarren  a comienzos del siglo pasado. Mientras no podamos construir una verdadera  nación como la que soñaron desde 1810 y hasta 1970/1973 quienes lucharon por la justicia social y la igualdad de derechos , no habrá una verdadera patria.