Diario y Radio U Chile

Año XII, 20 de octubre de 2020

Escritorio MENÚ

La Primera República en el Oriente Musulmán

Yasin J.Jafarov Cartas al Director |

  Sábado 30 de mayo 2020 13:24 hrs. 




Señor Director:

El mes de mayo tiene, para la República de Azerbaiyán, una connotación especial. El 28 de mayo de 1918 se funda la primera república democrática, secular y parlamentaria, en toda la geografía del islam. 

El Consejo Nacional de Azerbaiyán declaró la independencia de la República Democrática de Azerbaiyán, en la idea de construir un Estado moderno, desde la perdida de la independencia en el siglo XIX. Decidimos gobernar el país con un sistema político parlamentario, una gobernanza inclusiva, que permitiera a representantes de diversas comunidades y religiones: rusos, judíos, armenios, alemanes, entre otros, a participar en el parlamento. Un parlamento que logró establecer la jornada laboral de 8 horas y garantizar el derecho de sufragio a las mujeres en el año 1918, convirtiendo a Azerbaiyán en uno de los primeros países en ampliar los derechos para la mujer.

Los objetivos principales de aquella primera república fueron:  mantener la independencia y la integridad territorial. Avanzar en el establecimiento y construcción de un estado de derecho con base democrática. Igualmente, trabajar por la creación y fortalecimiento de relaciones amistosas con otros pueblos y gobiernos, especialmente con los vecinos de Azerbaiyán. 

Durante la corta existencia de esta joven república, tan sólo dos años, se logró llevar a cabo profundas reformas, adoptando leyes y decisiones de enorme importancia en término de respeto a los derechos humanos y las libertades individuales y colectivas en base a los principios establecidos en la declaración de independencia. Una república respetuosa de la división de poderes.

En el plano internacional, Azerbaiyán participó activamente en la Conferencia de Paz de París, tras el término de la primera guerra mundial, con una delegación que logró que las cinco grandes potencias del Consejo Supremo de Versalles reconocieran la independencia de la República Democrática de Azerbaiyán. En corto tiempo se establecieron relaciones diplomáticas con gran parte de los países del mundo, antes de pasar a formar parte de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS).

Pasaron 70 años antes de recuperar nuestra independencia el 1991. Y, desde aquel momento, la actual República de Azerbaiyán se ha comprometido con los mismos valores manifestados cuando se creó la República Democrática en aquel lejano 1918. Un Azerbaiyán moderno, heredero político y moral de la primera república, convertido en un miembro confiable y destacado del sistema internacional, con una clara y destacada política interior y exterior.