Diario y Radio Universidad Chile

Año XIV, 22 de mayo de 2022

Escritorio

El rol clave de los gobiernos locales para enfrentar el cambio climático

Yasna Tapia, concejala por el municipio de Santiago, asistirá al encuentro en la ciudad escocesa de Glasgow donde se realizará la COP 26 a partir de esta semana. La representante explica que los problemas de implementación de los acuerdos alcanzados en las pasadas 25 ediciones de la cumbre por el clima es porque no se ha involucrado a las administraciones territoriales.

Raúl Martínez

  Domingo 31 de octubre 2021 11:47 hrs. 
La cuenca del Río Petorca, otrora fuente de agua para toda la zona, hoy convertida en camino por donde transitan vehículos.

Varias comunas y regiones del país han decretado la emergencia climática a raíz de los problemas que enfrentan por los aumentos de la temperatura que se registra en el planeta y que las Naciones Unidas ha calificado como un hecho prácticamente irreversible de no tomarse medidas radicales y urgentes.

Si bien el problema es global, los efectos impactan de manera concreta en los diversos territorios, por ejemplo en la Región de Coquimbo donde además se han privilegiado proyectos inmobiliarios en las cercanías de humedales costeros, entre ellos para la construcción de edificios habitacionales en la desembocadura del río Elqui y que hoy está suspendido.

Son situaciones de este tipo las que se abordarán en el encuentro que se llevará a cabo entre el 31 de octubre y el 12 de noviembre en Escocia, donde participará la concejala de la comuna de Santiago Yasna Tapia, quien acudirá como parte de la invitación realizada por la CC 35 que es el grupo de 35 ciudades latinoamericanas por el cambio climático.

La concejala por Santiago participará el próximo viernes en el encuentro convocado por la CC 35 en el marco de la COP 26 en Glasgow, Escocia.

La concejala por Santiago participará el próximo viernes en el encuentro convocado por la CC 35 en el marco de la COP 26 en Glasgow, Escocia.

En el evento, la representante será parte de un encuentro para reflexionar sobre los acuerdos que involucren directamente a los gobiernos locales, que son, a la larga, los que deben impulsar las medidas para contener las modificaciones en el clima.

“Parte de la iniciativa es dar espacio prioritario a los gobiernos locales versus las naciones ya que en estas últimas 25 COP se ha avanzado, pero poco y los acuerdos llegan al momento de la implementación de las medidas. Ya lo hemos visto con la limitación en el avance del artículo número 6 de lo que fue el Acuerdo de Paris que tiene que ver con los mecanismos financieros, los bonos de carbono, donde no se ha podido avanzar”, explica la concejala que es también ingeniera civil en biotecnología.

Para Tapia los problemas que representa la bajada de los acuerdos alcanzados a nivel de gobiernos impactan finalmente tanto en la imposibilidad de avanzar en los programas que permitan adaptar y mitigar los efectos del cambio climático.

Por eso subraya que “son los gobiernos locales, los gobiernos comunales quienes tienen que implementar esto. E incluso la misma ley marco de cambio climático, el grueso de la implementación pasa por los gobiernos locales. Por tanto, la necesidad de que dichas autoridades se comprometan con la lucha contra el cambio climático y la crisis ecológica va a ser relevante en esta COP para poder avanzar en forma más ambiciosa respecto de lo que han avanzado los líderes de las distintas naciones”.

Efectos en los territorios

Yasna Tapia explica que en el caso específico de Santiago, el concejo municipal declaró la emergencia climática y ecológica ya que al reunir las condiciones de comuna-capital del país, concentra una gran cantidad de población, además del comercio y también de comercio ambulante que se vio incrementado por la crisis social, económica y sanitaria de los últimos años.

La comuna de Santiago declaró la emergencia climática y ecológica al concentrar altos niveles de población, comercio y generación de residuos.

La comuna de Santiago declaró la emergencia climática y ecológica al concentrar altos niveles de población, comercio y generación de residuos.

“Este es uno de los desafíos que nosotros tenemos como comuna poder ir disminuyendo la huella de carbono de los procesos de producción, pero también no depender de los rellenos sanitarios. Porque el relleno sanitario también tiene su impacto en el territorio y la liberación de gases, por ejemplo el metano asociado al proceso de descomposición”, precisa la concejala.

Además de la comuna de Santiago, la Región Metropolitana y otras regiones del país también han declarado la crisis climática, ya que “de los nueve criterios de vulnerabilidad como país cumplimos siete”, advierte Tapia.

Al respecto, agrega que “particularmente Santiago, con la gran cantidad de población que tiene la comuna, genera una gran cantidad de residuos o también tenemos una infraestructura verde que nosotros tenemos que cuidar. Porque también se ha incrementado la cantidad de población y por tanto de edificación y las islas de calor asociadas a aquello”.

Por eso señala que trabajan en un Plan de Residuos de Basura Cero que impulsa el reciclaje de los residuos inorgánicos y el compostaje de los orgánicos, además de la gestión hídrica y energética, instalar más huertas comunitarias en espacios públicos, entre otras iniciativas.

Negacionismo y antropocentrismo frente a la naturaleza

Uno de los elementos preocupantes frente a la realidad que plantea el cambio climático es negar su existencia o al menos ponerlo en duda. A eso se suma, en el caso de la candidatura presidencial del abanderado del Frente Social Cristiano, José Antonio Kast, la idea de evaluar la pertinencia económica de las especies para su subsistencia, tal como está integrado en su programa de Gobierno.

Para Yasna Tapia esto “va en la misma línea de Trump de relativizar esta crisis” y no es de extrañar, aunque subraya que se debe poner atención en estas ideas que buscan otorgar un valor económico por sobre el ambiental.

“No es de extrañar que coloque en su programa que la flora y la fauna tienen que pagar por sobrevivir o tienen que demostrar su valor para seguir subsistiendo y que es la lógica de la explotación de los territorios”, indica.

En ese sentido ejemplifica con áreas vulnerables como los humedales, que son espacios afectados regularmente en favor del sector inmobiliario. “Cuando se requiere un humedal, ese humedal sirve para la ganadería del sector o también para la extracción de totora y otras cosas. Pero cuando se rellena ese humedal porque se piensa finalmente que el valor es el suelo y no el ecosistema que habita en ese territorio, lo que se hace es eliminarlo y eliminar también lo que ocurre alrededor de este territorio como por ejemplo el beneficio de las personas que por años han desarrollado la ganadería, el pastoreo, su comercio local en ese espacio”, comenta.

Por eso puntualiza que “es necesario replantearse el modelo de desarrollo y poder generar economías locales, circulares, comunitarias en post también del beneficio inmediato de las comunidades. Porque muchas veces se instala un gran proyecto, como ahora que estamos viendo el de la Línea 7 del Metro (en el Parque Forestal), que instala un proyecto en el territorio, que tiene perjuicios y las medidas que van en su compensación no son suficientes porque a la larga se va a destruir lo que estaba en el lugar, en patrimonio ambiental del territorio”.

En ese sentido establece que es importante incluir en el debate de la Convención Constituyente la idea de la ecología como uno de los ejes de la futura carta fundamental.

Al mismo tiempo subraya que “la crisis es climática, ecológica y también civilizatoria y tiene que ver con el modelo de desarrollo. Ahí nosotros pedimos que los candidatos, sea cual sea, desde las concejalías a la Presidencia, pongan como eje central la transición ecológica o el bienestar de los ecosistemas y de las comunidades que los habitan” y de esa forma mitigar, al menos, los efectos del cambio climático, tema central del debate de la COP 26 de Glasgow.