Diario y Radio Universidad Chile

Año XVI, 3 de marzo de 2024


Escritorio

Juan Pablo Valenzuela: “Los rankings son estigmatizantes y no ayudan al sistema”

El especialista del CIAE afirmó que el sistema de educación mantiene una asimetría por el nivel socioeconómico, cultural y dificultades de aprendizaje, pero que la elaboración de los ranking de colegios no ayudan.

Osciel Moya Plaza

  Sábado 14 de enero 2023 9:09 hrs. 
Investigador del Centro de Investigación Avanzada en Educación (CIAE), Juan Pablo Valenzuela
Foto: Universidad de Chile

Compartir en

El académico  del Centro de Investigación Avanzada en Educación (CIAE) de la Universidad de Chile, Juan Pablo Valenzuela, afirmó que los rankings de los establecimientos educacionales que se establecen cada vez que se conocen los resultados de las pruebas para acceder a la educación superior, son estigmatizantes y una estrategia inadecuada que no ayuda al sistema.

Cada año surgen polémicas por definir qué establecimiento de educación es mejor, sean públicos, particulares subvencionados o pagados, a la luz de los resultados de las pruebas de acceso, en este caso de la PAES.

Esta vez, la Universidad Católica elaboró un ranking de los 100 mejores establecimientos educacionales, el cual sigue siendo liderado por los colegios particulares y que fue publicado por El Mercurio.

Fue por ello que el Departamento de Evaluación, Medición y Registro Educacional (Demre) de la Universidad de Chile, rechazó la elaboración de ranking porque consideró que “tales comparaciones son engañosas e improcedentes”.

Para Valenzuela, el sistema mantiene una asimetría por el nivel socioeconómico, cultural y dificultades de aprendizaje y que los “rankings conllevan una situación estigmatizante que muchas veces está diciendo que está ordenando por nivel socioeconómico que es lo que destaca la prensa. Los cien mejores colegios y hay dos que son municipales, uno subvencionados y los demás, colegios particulares pagados”.

Agregó que estos últimos “son los que tienen mayor capital socioeconómico, cultural, que tienen una cantidad de recursos por alumnos enorme y el resultado en parte refleja esa situación, no es un tema de eficiencia y es una estrategia inadecuada, además lo hace una universidad, presenta estos resultados, que creo que no le ayuda al sistema y todavía no entendemos bien, cuánto se ha reducido la brecha de género, por dependencia, solo sabemos que existe, pero no he visto a nadie hasta el momento que nos cuente si se atenuó, porque nadie ha pretendido que iba a desaparecer”.

Por otro lado, el académico se refirió a los problemas que se evidenciaron con el Sistema de Admisión Escolar, implementado en el marco de la Ley de Inclusión. Afirmó que éste es un tema estructural de la educación que se ha venido corrigiendo en los últimos años, pero que tiene sus problemas, como lo que vio en los últimos días respecto de los casos para acceder a los establecimientos escolares a través del SAE.

Sobre el punto, Valenzuela expresó que “es un sistema que permite que lo que prime sea la preferencia de las familias y no la decisión, como era especialmente de los particulares subvencionados, arbitraria muchas veces del sostenedor”.

El académico afirmó que en comparación con el anterior sistema, donde la selección quedaba al arbitrio del equipo que entrevistaba, “es un cambio muy positivo la instalación del SAE que es mejorable, por supuesto y es indispensable hacerlo”.

Por ello, indicó que lo esperable es que los colegios que tienen alta demanda, es que no tengan cupos disponibles, es decir “debería ser muy poco habitual que un colegio con alta demanda tenga cupos disponibles en este período, más bien serían ciertos colegios que en el proceso no coparon todos sus cupos que ofrecieron”.

Frente a las críticas de que el sistema fracasó y que llevó a legisladores de derecha a pedir al gobierno el patrocinio a un proyecto de ley que modifique el actual Sistema de Admisión Escolar, Valenzuela afirmó que “no conozco el proyecto, pero ojalá no esté en el espíritu de la ex ministra (Marcela) Cubillos, porque en nombre de la meritocracia se promueve no sólo la inequidad, sino que también la injusticia”.

Síguenos en