Diario y Radio Universidad Chile

Año XVI, 4 de marzo de 2024


Escritorio

“El Niño” ya comenzó: OMM advierte a gobiernos de todo el mundo que se preparen

El secretario general de la OMM, Petteri Taalas, advirtió que la aparición del fenómeno aumentará "en gran medida la probabilidad de romper récords de temperatura y desencadenar un calor más extremo en muchas partes del mundo y en el océano".

Diario UChile

  Martes 4 de julio 2023 11:44 hrs. 
Efecto de El Niño en el Pacífico en 2023
EUROPA PRESS COPERNICUS SENTINEL/NASA
20/6/2023

Compartir en

La Organización Meteorológica Mundial (OMM) anunció que las condiciones meteorológicas del fenómeno “El Niño” se han desarrollado en el Pacífico tropical por primera vez en siete años, y avisa de que probablemente provocará un aumento de la temperatura global.

“El Niño”, que afecta a los patrones climáticos y al régimen de tormentas disruptivos en distintas partes del planeta conllevará un probable aumento de las temperaturas globales, según una nueva actualización de la Organización Meteorológica Mundial, que llevaba varios meses avisando de la creciente posibilidad de que se desarrollase.

Ahora, la OMM pronosticó que existe un 90% de probabilidad de que el evento de “El Niño” continúe durante la segunda mitad de 2023, aunque al menos espera que su fuerza sea “moderada”.

El secretario general de la OMM, Petteri Taalas, advirtió que la aparición de este fenómeno natural aumentará “en gran medida la probabilidad de romper récords de temperatura y desencadenar un calor más extremo en muchas partes del mundo y en el océano”.

Por ello, destaca que la declaración de “El Niño” por parte de la organización es “la señal” para que los “gobiernos de todo el mundo” movilicen los preparativos para limitar su impacto en la salud, los ecosistemas y la economía.

Taalas relevó la importancia de las alertas tempranas y la acción anticipatoria de los fenómenos meteorológicos extremos asociados con este importante fenómeno climático. “Son vitales para salvar vidas y medios de subsistencia”, subrayó.

El fenómeno de “El Niño” sucede de media cada dos a siete años con episodios que tienen una duración aproximada de entre nueve a doce meses. Aunque es un patrón climático que ocurre naturalmente asociado con el calentamiento de las temperaturas de la superficie del océano en el Océano Pacífico tropical central y oriental, tiene lugar en el contexto de un clima modificado por las actividades humanas.

El pasado mes de mayo, la OMM ya predijo en un informe que existía una probabilidad del 98% de que, al menos en uno de los próximos cinco años, y el período de cinco años en su conjunto, sea el más cálido registrado, superando el récord.

Además, dicho informe, dirigido por la Organización Meteorológica del Reino Unido con socios de todo el mundo, también dijo que existe un 66% de probabilidad de que la temperatura global promedio anual cerca de la superficie entre 2023 y 2027 sea temporalmente más de 1,5 °C por encima de los niveles preindustriales durante al menos un año.

Así, el director del Servicio Climático, Chris Hewitt, ha manifestado que esto es “otra llamada de atención”, una “alerta temprana” de que aún no se va en la buena dirección para limitar el calentamiento dentro de los objetivos establecidos en París en 2015, diseñados para reducir sustancialmente los impactos del cambio climático.

Hasta la fecha, 2016 era el año más cálido jamás registrado a nivel mundial por la OMM, debido al “doble golpe” de un evento de “El Niño” muy poderoso y al calentamiento inducido por los humanos debido a los gases de efecto invernadero.

En 2022, la temperatura media global fue aproximadamente 1,15 °C por encima del promedio de 1850-1900 debido al enfriamiento de ‘La Niña’ de triple inmersión.

Previsión

Normalmente, “El Niño” suele generar un aumento de las precipitaciones en partes del sur de América del Sur, el sur de los Estados Unidos, el Cuerno de África y Asia central. Sin embargo, también puede provocar sequías severas en Australia, Indonesia, partes del sur de Asia, América Central y el norte de América del Sur.

En el verano boreal, el agua cálida de “El Niño” puede generar huracanes en el Océano Pacífico central/oriental, mientras que podría dificultar la formación de huracanes en la cuenca del Atlántico.

En un reciente informe la OMM, en sus ‘Actualizaciones Climáticas estacionales Globales’ ha incorporado la influencia de otros principales impulsores del clima, como la Oscilación del Atlántico Norte, la Oscilación Ártica y el Dipolo del Océano Índico.

Así, puesto que las temperaturas de la superficie del mar estarán más cálidas que el promedio esto contribuirá a que los termómetros marquen temperaturas superiores a las normales en las áreas terrestres. La última actualización, del mes de julio, pronostica que “sin excepción” se esperan anomalías de temperatura positivas “en todas las áreas terrestres del hemisferio norte y sur”.

Síguenos en