Diario y Radio Universidad Chile

Año XV, 3 de febrero de 2023

Escritorio

Última CEP: Temblor, pero de baja intensidad

La encuesta CEP del mes de octubre develó que Sebastián Piñera mantiene su ventaja en las elecciones presidenciales del 13 de diciembre, que Frei sigue perdiendo puntos en primera y segunda vuelta y que Marco Enríquez Ominami sería la mejor opción para enfrentar al aliancista en el balotaje.

Francisco Mardones

  Miércoles 11 de noviembre 2009 21:34 hrs. 
Radio-Uchile

Compartir en

La esperada entrega de los últimos resultados de la encuesta electoral del Centro de Estudios Públicos (CEP), que goza de la mayor credibilidad en el ámbito político, antes de las elecciones de diciembre y a dos días que comience el periodo oficial de campaña electoral, podría ser un real adelanto de los resultados de las presidenciales o marcar el giro que deban tomar las campañas de los candidatos para obtener adherentes.

Frente a la pregunta “si la elección fuera el próximo domingo”, utilizando la modalidad de voto en urna, Sebastián Piñera obtiene un 36 por ciento de las preferencias, Eduardo Frei un 26 por ciento, Marco Enríquez Ominami  un 19 por ciento y Jorge Arrate un 5 por ciento. Cabe destacar el número de electores que señaló que se abstiene o vota nulo o blanco, llega al 14 por ciento.

Según la coordinadora del Programa de Opinión Pública del Centro de Estudios Públicos, Carolina Segovia, no hubo grandes movimientos respecto del sondeo anterior, pero dejó claro que la gran tarea del independiente Marco Enríquez Ominami es revertir la distancia con el concertacionista Eduardo Frei antes del 13 de diciembre.

Con estos resultados, en una eventual segunda vuelta entre los dos ganadores, Frei alcanzaría 37 puntos porcentuales ante 43 del abanderado de la Coalición por el Cambio, Sebastián Piñera.

Sacando ventaja de esta situación, en un balotaje menos probable Enríquez Ominami aparece con un 37 por ciento de las preferencias, frente a un 40 por ciento del candidato de la Coalición por el Cambio Sebastián Piñera, apenas tres puntos de diferencia.

En este escenario, los candidatos afrontarán el último mes de campaña con objetivos claros.

Marco Enríquez Ominami apostó a potenciar la excelente evaluación recibida como candidato en cuanto a capacidad de generar confianza, sinceridad, seguridad, cercanía y simpatía.

Además el independiente  indicó que buscará captar el alto porcentaje de voto indeciso en segunda vuelta.

“Convocamos al más de millón de chilenos que sigue desconfiando. Aquí está el cambio, el futuro y el triunfo. Vamos a ganar sobre la base de lo que dijimos el primer día en que marcábamos cero, las encuestas son sólo un episodio. Esta vez confirmó que es innegable lo que nueve mediciones anteriores demostraron: que el único capaz de ganarle al ultra conservador soy yo”, sentenció Enríquez Ominami.

Pese a bajar en los números, ampliar la diferencia con Piñera en segunda vuelta y descender en todos los atributos como candidato ante la ciudadanía, el abanderado oficialista, Eduardo Frei, manifestó que su comando seguirá trabajando tranquilo.

“Tal como el año pasado no creían que íbamos a estar en la papeleta de diciembre, vamos a llegar a segunda vuelta. Por lo tanto, seguiremos desplegando con mucha fuerza nuestra campaña como lo hemos hecho en el último mes. Tendremos un intenso despliegue territorial y visitaremos varias regiones”, informó el senador D.C.

Sebastián Piñera, quien se mantiene en el sondeo como la primera opción presidencial -pero baja mucho en la percepción del electorado sobre sus atributos como candidato- manifestó con escuetas palabras que confía en un triunfo absoluto.

“Estamos extraordinariamente contentos, agradecidos de la gente y comprometidos con Chile y se nos ve en la cara porque vamos a ganar esta elección presidencial en primera o en segunda vuelta”, afirmó el empresario.

Mirando con recelo los resultados, el candidato del Partido Comunista y la Izquierda Cristiana, Jorge Arrate, manifestó que la encuesta es parte de un juego político y aseguró que sacará más votaciones que el cinco por ciento que le dio este sondeo.

“Es un juego en el que se trata de achicar la candidatura de la izquierda y al candidato de la Concertación por parte de la derecha inflando a Marco Enríquez Ominami. Él no es una amenaza de la dimensión que se ha querido significar”, inquirió Arrate.

De todas formas, hay varias cifras a tener en cuenta: en una segunda vuelta entre Enríquez Ominami y Piñera, el 54 por ciento de los votos de Frei se irían al independiente, mientras que el 12 por ciento se traspasarían al RN. Si el balotaje se produce entre Piñera y Frei, apenas el 39 por ciento de los votos del díscolo se irían al candidato de la Concertación y el 29 al aliancista.

De aquí en adelante, un mes para tirar toda la carne a la parrilla, aunque los especialistas sostienen que la franja electoral televisiva no es un factor tan determinante como los puerta a puerta.

La encuesta del Centro de Estudios Públicos se efectuó entre el 8 y el 30 de octubre, de manera presencial a mil 505 personas de territorios urbanos y rurales de todo el país, exceptuando isla de Pascua.

El sondeo tiene un error muestral de más o menos 3 por ciento y un nivel de confianza de 95 por ciento.

Síguenos en