Diario y Radio Universidad Chile

Año XIV, 20 de enero de 2022

Escritorio MENÚ

Énfasis en nueva Constitución

| Viernes 11 de diciembre 2009 15:13 hrs.

Creo que la manera apropiada de mostrar y provocar más entusiasmo en la campaña de Eduardo Frei -quien, según todos los pronósticos, se enfrentará al candidato de la derecha en la segunda vuelta- pasa, en gran parte, por defender abierta y asertivamente el cambio constitucional y la consecución de una democracia plena...


Sr. Director,

Creo que la manera apropiada de mostrar y provocar más entusiasmo en la campaña de Eduardo Frei -quien, según todos los pronósticos, se enfrentará al candidato de la derecha en la segunda vuelta- pasa, en gran parte, por defender abierta y asertivamente el cambio constitucional y la consecución de una democracia plena, de la que aún no disfrutamos en virtud de los mecanismos contramayoritarios contenidos en nuestra actual institucionalidad que lo impiden y que residen en el cerrojo que implica el sistema binominal (33%=66%), unido a la supermayoría que requiere toda modificación de la legislación aledaña a la Constitución de 1980, contenida en las leyes de quorum calificado y orgánicas constitucionales.

Si destacamos debidamente la promesa de una nueva Constitución como identificatoria de la candidatura que ha de derrotar a la derecha en enero, se aborta la estrategia del mimetismo de Piñera -que se manifiesta mostrándolo junto a Aylwin y a la Presidenta Bachelet y prometiendo seguridad social-, ya que su candidatura es la única que insiste en descalificar las cuestiones institucionales como "temas que no le interesan a la gente". A ello hay que responderle clara y reiteradamente al candidato de la derecha que tal afirmación es una falta de respeto hacia una ciudadanía a la que nunca se le ha consultado sobre tales temas, salvo en el plebiscito de 1988, cuando la respuesta fue una clara y contundente demostración de que la democracia, la soberanía popular, el sufragio universal (cuando no es desnaturalizado por mecanismos antidemocráticos y fraudulentos como el binominal, que lo tornan intrascendente), son temas que sí interesan a la ciudadanía, la que entonces se jugó por la vuelta a la democracia. Sólo falta volver a convocarla.

Por otra parte, no se puede aceptar el rechazo anticipado a una Asamblea Constituyente con el sólo argumento del peligro del chavismo y el populismo. Lo que hay que destacar a este respecto, es la absoluta oposición y contraste entre el fortalecimiento presidencial y la posibilitación de su reelección que persiguen algunos líderes populistas del continente (como Chávez y Uribe, entre otros) y la pretención de las fuerzas democráticas en nuestro país, que postulamos, por el contrario, un mayor equilibrio constitucional que disminuya el poder del Presidente de la República en beneficio del Parlamento. Sea que se opte por una Comisión ad hoc o por una Asamblea Constituyente para la redacción de la Constitución del Bicentenario, lo que no puede faltar en tal proceso y así debe reafirmarse en lo que resta de la campaña, es un plebiscito ratificatorio del texto constitucional que se elabore. La legitimidad de tal plebiscito ha de fundarse en la votación presidencial de todos los candidatos que están por una nueva Constitución y no en la anuencia del nuevo Congreso que se elija el 13 de diciembre bajo el imperio del fraude electoral que representa el antidemocrático sistema binominal actual. Por lo demás, no se puede fundar la apelación al Poder Constituyente originario -el puebo soberano- en las normas de la Constitución de 1980, que es, precisamente, la camisa de fuerza de la que pretendemos liberarnos.

Son materias imprescindibles de reforma, la inmediata eliminación del binominal, así como de  la exigencia de supermayorías para la reforma de leyes pre impuestas por la dictadura, la reforma del Tribunal Constitucional, en su composición y facultades y el cambio de nuestro actual régimen político ultra presidencialista por otro que contemple la figura de un Primer Ministro como jefe de Gobierno y el reemplazo del actual Congreso Nacional por un Parlamento unicameral, tópicos aprobados unánimemente en el último Congreso Ideológico de la Democracia Cristiana con el firme apoyo del senador Frei y que, si se explicitaran como metas en la campaña, marcarían una clara diferencia y suscitarían un gran respaldo ciudadano, irremontable para el candidato de la derecha en la segunda vuelta.

Rafael Enrique Cárdenas Ortega.

El contenido vertido en esta Carta al director es de exclusiva responsabilidad de su autor y no refleja necesariamente la posición de Diario y Radio Universidad de Chile.

Envíanos tu carta al director a: radio@uchile.cl