Diario y Radio U Chile

Año XII, 4 de agosto de 2020

Escritorio MENÚ

Profesores y Educación

  Lunes 18 de octubre 2010 11:35 hrs. 




El profesor actualmente parece ser que ha pasado a ser  de  educador a  obrero de la educación, malas condiciones laborales, bajos salarios, ninguneado por las autoridades, los padres y apoderados y también por los alumnos.  Los alumnos han pasado  de ser educandos  a clientes, si estos no están al día en los  pagos no se les entrega por ejemplo informe de notas, o si el apoderado consumidor no está de acuerdo con el producto que se le entrega puede reclamar, pero ¡ojo!  sí el colegio estima que el alumno cliente no calza con su proyecto educativo o con lo que el colegio espera de él,  sí  baja las notas, o presenta problemas de conducta o peligra el SIMCE del colegio  al alumno se le cancela  la matrícula. Tenemos un sin número de alumnos que van de colegio en colegio y pasan de una comuna a otra.

¿Qué libertad de elegir tiene en  realidad la familia chilena? probablemente  esto depende del tamaño del bolsillo. Se nos ha convencido que la educación en Chile tiene que ser pagada,  pagamos más por educar a nuestros hijos que los países desarrollados.( 2009 tertiary review OECD.)

Planificar las unidades de acuerdo a cada curso o nivel, confeccionar guías de trabajo, confeccionar pruebas, corregir pruebas, preparar clases, atender apoderados, entrevistar a los alumnos, pasar las notas y anotaciones al libro de clases y luego al computador son entre otras las tareas del profesor.  El profesor en algunos colegios debe llevar desde el  papel higiénico hasta su computador personal para poder trabajar.  No se consigna en la realidad tiempo para una multiplicidad de tareas. No falta la conocida frase  ¿profesor puede quedarse a…?. Es el profesional que gana en promedio un 40% menos que cualquier otro profesional universitario. Existe en muchos colegios especialmente subvencionados una gran rotativa de maestros e inestabilidad laboral.

Para colmo Educación 2020  ha puesto al profesor en el ojo del huracán como el  gran responsable del fracaso escolar. La familia acaso no tiene responsabilidad, la sociedad chilena no tiene responsabilidad.  Sí de las universidades los nuevos  profesores salen con deficiencias por ejemplo en comprensión lectora u otros es a esa institución terciaria a la que se  debe cuestionar e incluso el recién egresado podría demandar judicialmente por haber recibido  una deficiente formación profesional.  Señores de Educación 2020 hay malos abogados, también médicos negligentes o algún empresario mala clase  pero hasta hoy no he visto una campaña tan perversa contra los médicos los abogados o  empresarios.

En esta  hermosa tarea como decía Gabriela Mistral tu misión no es mercancía sino servicio divino, el profesor debe recuperar su dignidad y el respeto de parte de las autoridades educacionales.

¿Cuándo nuestras autoridades van a reconocer su responsabilidad en el fracaso escolar? Los árboles nos impiden ver el bosque.

El resultado de las pruebas  SIMCE especialmente la  PSU han demostrado que la brecha de resultados entre ricos y pobres se ha incrementado, al igual que lo acusa la CASEN en 2009.

La paradoja es más  recursos a los  colegios  que tienen más y seleccionan y menos recursos a los colegios que menos tienen. Premios por resultado SIMCE. No se mide la  eficiencia que es una variable diferenciable de la eficacia. Sí se midiera eficiencia los colegios municipalizados estarían a la par con los colegios particulares.

Los verdaderos responsables del fracaso y que haya una mala educación son los ideólogos de la constitución del 80 y los gobiernos de la concertación desde Aylwin a Bachelet  a la fecha que han llevado el modelo de mercado como un paradigma para la política educacional en Chile (LOCE ahora LEGE) el Ministerio de Educación en este Estado subsidiario es una  caja pagadora de este gran mercado educacional, las fundaciones educacionales que se transan en la bolsa,   los colegios que compiten mediante rankings, los  mapas semáforos de Lavín. El presidente y el ministro Lavín al crear los llamados colegios de excelencia agudizan el problema se llevan a los que tienen mejores notas acentuando aún más la segregación educacional y privatización descuidando al 90% del alumnado, amenazan que  los colegios con malos resultados van a ser cerrados, porque no intervienen los colegios en rojo  y sin echar alumnos mejoran los resultados de estos. No dan cuenta de  que las diferencias de los resultados entre los colegios sólo es el reflejo de una sociedad tremendamente desigual.(0.55 coeficiente de Gini, somos el 11 país más desigual de la tierra).

En medio de  este abstruso sistema educacional las verdaderas víctimas son  por un lado los profesores que son el jamón del sándwich y por otro los alumnos  a quienes  se les enseña desde pequeños que son fracasados por malos resultados en la prueba SIMCE.

Lorena Rodríguez Vargas