Diario y Radio Universidad Chile

Año XVI, 20 de abril de 2024


Escritorio

HidroAysén evalúa nuevas formas de transmisión pese a oposición ciudadana

Desde HidroAysén plantearon que se estudia la transmisión submarina del proyecto, idea que para las organizaciones ayseninas se trata de una estrategia comunicacional ante la inviabilidad de la iniciativa. Más preocupante consideraron el acercamiento de los ejecutivos del megaproyecto con el Comité de Ministros que debe resolver sobre las observaciones enviadas por la sociedad civil.

Héctor Areyuna

  Jueves 7 de noviembre 2013 9:48 hrs. 
hidroaysen-550x366

Compartir en

Daniel Fernández, presidente del megaproyecto energético HidroAysén, señaló en un seminario que se está analizando, con Energía Austral (empresa tras el Proyecto Cuervo), la factibilidad de un cable submarino conjunto de transmisión.

El ex director ejecutivo de TVN afirmó que se está compartiendo información para el estudio de la viabilidad económica de la idea, reconociendo que los costos son mucho mayores a los de un tendido eléctrico.

Dicha línea iría entre Cochrane y Puerto Montt, pero “el punto es quién paga eso”, según afirmó Fernández.

Las reacciones de las organizaciones de la Patagonia, no se hicieron esperar. Peter Hartmann, coordinador de la Coalición Aysén Reserva de Vida, aseguró que no son más que “especulaciones”.

“Ya llevamos ocho años de especulaciones con respecto de HidroAysén, todos los años aparecen con otra cosa. Lo que sí sabemos muy bien es que el proyecto no es viable y lo dice uno de sus socios: Colbún, quienes no quieren saber nada del proyecto. Cuando Daniel Fernández insiste en poner en tapete un proyecto que está más muerto que vivo, ya no sé qué pasa, estará descuidando su pega”, planteó el ecologista evidenciando la contraposición de ideas al interior del proyecto.

En efecto, Bernardo Matte, controlador de Colbún (uno de los principales inversionistas de HidroAysén), ha señalado que, con o sin la resolución del Comité de Ministros, el proyecto “está parado”.

Por esto, para Patricio Rodrigo, del Consejo de Defensa de la Patagonia, esto es una estrategia para seguir adelante pese a la alta incerteza política, social y jurídica de las mega represas.

“Yo creo que detrás de esto hay una estratagema comunicacional con el objetivo de perseguir al Comité de Ministros para que rechace las reclamaciones de las organizaciones sociales y les apruebe el proyecto. Todo eso a sabiendas de la reiterada postergación que ha tenido la resolución por parte del Comité de Ministros y nadie dice que está no será una nueva postergación, más aun aunque los Ministros estén disponibles para esta operación, la gran dificultad estaría en convencer al Presidente que avale que su Comité de Ministros apruebe este proyecto y sea él quien pague el costo político de aprobar un proyecto empantanado”, afirmó Rodrigo haciendo un análisis político de la posible decisión.

Por otra parte, Fernández señaló que se está colaborando con la gestión del Comité de Ministros para resolver “de manera apropiada” las reclamaciones interpuestas por la sociedad civil.

Ante esto, Patricio Segura, presidente de la Corporación Privada para el Desarrollo de Aysén, explicó que se interpuso una solicitud de información vía Transparencia al ministerio del Medioambiente sobre reuniones que puedan tener las autoridades, para evitar cualquier tipo de indicio de corrupción.

“Toda conversación de una empresa privada como el caso de HidroAysén, tiene que ir en el marco del Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental. Estas conversaciones no pueden ser de otra forma y nos parece que si HidroAysén tiene conversaciones con la autoridad por fuera de este sistema, simplemente nos parece un acto de corrupción”, enfatizó.

Los voceros coinciden en que, más allá de lo que digan las autoridades de Gobierno o los propios empresarios a cargo del proyecto, la ciudadanía ya lo rechazó.

Síguenos en