Diario y Radio Universidad Chile

Escritorio MENÚ

Expertos llaman a promover el pluralismo informativo

Las pugnas entre CNN y el Chavismo en Venezuela, el Clarín y Cristina Fernández en Argentina, y El Comercio y Ollanta Humala en Perú, entre varios casos, transparentan el progresivo salto de los grandes medios a la trinchera política en América Latina.

Tania González

  Miércoles 11 de junio 2014 11:40 hrs. 
medios


Las discrepancias de los medios de comunicación con gobiernos de América Latina se han vuelto tema de debate, cuando los legisladores se empeñan en impulsar leyes contra la concentración mediática, en un contexto donde, además, se ha producido un debilitamiento político electoral de la derecha.

Libio Pérez, editor general de Le Monde Diplomatique, sostuvo que en América Latina hay un problema serio en la propiedad de los medios que están en manos de grupos económicos o de intereses locales muy fuertes, de familias tradicionales con intereses poderosos, como es la sucede en Chile y en Perú, con la presencia de familias que se han aliado.

“Cualquier cambio en la situación política como sucedió en Argentina, en Brasil, Uruguay, Perú, Bolivia, etcétera, estos medios también se transforman en oposición y su fuerza es tan grande que terminan de alguna forma marcando siempre la agenda en estos países. Hay excepciones, hay equilibrios que se producen como en Venezuela que Chávez lo intentó con Telesur o en Argentina con la ley de medios que impulsó el gobierno de Kichner, que buscan justamente desarmar este poder de facto muy resistente a las transformaciones y cambios que afectan a los recursos naturales, grupos económicos y grandes empresas”.

Pérez añadió que “los medios de prensa escrita están pasando por una crisis de pérdida de lectoría, el diario El País que en su momento fue el diario español más leído en el mundo, ha bajado aproximadamente en un 30 por ciento su público y al mismo tiempo, lo que busca es generar nichos de mercado para poder subsistir y en ese sentido va estar siempre aliándose a los sectores empresariales donde está el dinero que ellos necesitan” expresó.

Las leyes de medios son debatibles y perfectibles, pero lo que se ha tratado de hacer con ellas es producir el equilibrio que el mercado no resuelve. Al menos así lo cree Pérez, quien dijo que “en Chile, la ausencia de una ley de medios es justamente la que tiene una prensa absolutamente concentrada donde sólo hay dos grandes distribuidoras, El Mercurio y La Tercera. Todos los medios que no pertenecen a esas cadenas, tienen dificultades para llegar a los kioscos”.

Por su parte, Claudio Fuentes, cientista político de la Universidad Diego Portales, expuso que hay una tendencia, “dado que la gente está mucho más consciente de sus derechos, busca informarse en los medios de comunicación y éstos adquieren mayor protagonismo en momentos electorales”.

También, Fuentes identificó roles de oposición en las pugnas de poder entre conglomerados que muchas veces se oponen a gobiernos y estos gobiernos tratan de reprimirlos.

“Cuando se tienen sociedades democráticas con alta concentración de medios la pregunta es ¿hasta qué punto eso es sustentable en una democracia, desde la democracia o el Estado, promover el pluralismo informativo o no? En el caso chileno la legislación en televisión digital plantea ese debate, mientras en el caso del Clarín con Cristina Fernández o los medios en Venezuela, uno está en una doble dimensión, por un lado luchas de poder y por otro, el interés por promover la libertad de expresión en democracia”.

El académico explicó que el poder político puede llegar a controlar a los medios de comunicación, pero eso también puede prestarse para abusos, como por ejemplo, que un eventual gobierno pretenda liquidar a un medio de comunicación porque es opositor a él, lo que es a su juicio, es pernicioso para la democracia.

“Históricamente la derecha ha tendido a utilizar los medios de comunicación como una arma más para avanzar en sus ideas políticas, en la medida en que los gobiernos quieren establecerse y quieren proyectar su legado, la tentación es hacia el control de los medios de comunicación” remató Fuentes.