Diario y Radio Universidad Chile

Año XIII, 16 de octubre de 2021

Escritorio MENÚ

Browne: En Amplitud somos oposición, no parte de la Nueva Mayoría

El diputado explicó las diferencias que los separan de la Alianza. Entre ellas, expuso que la idea de su movimiento es defender todas las libertades y no solo las económicas. Sin embargo, enfatizó que ellos se definen como oposición, por lo que no se aliarán a la Nueva Mayoría.

Diario Uchile

  Jueves 15 de enero 2015 11:25 hrs. 
Pedro Browne


En conversación con Radio Universidad de Chile, el diputado de Amplitud Pedro Browne se refirió al anuncio de separación definitiva de su movimiento con la Alianza, sector de donde provienen. Además, conversó sobre los cambios al sistema electoral aprobados en maratónica jornada  en el Senado.

¿Hacia dónde se muda Amplitud?

Hoy estamos construyendo un espacio político distinto. Un espacio en el centro, donde se defienden todas las libertades: las económicas, culturales, políticas y personales. Creemos que es necesario para la política chilena.

Obviamente somos oposición. Venimos desde la centro derecha, pero queremos darle un aire distinto a la oposición, por eso llamamos a todos quienes quieran ser parte de un bloque constructivo, con propuestas, que esté siempre pensando en proponer y no siempre en oponer. Cuando se defienden ideas que son de hace 30 o 25 años, sin mirada de futuro… ahí nosotros hacemos la diferencia. Eso es lo que nos ha llevado a tomar ciertas decisiones.

Lo que ha pasado en particular con el sistema electoral es que lamentablemente se pone como una discusión de principios. Tenemos que entender que el sistema binominal es un mecanismo electoral como los hay muchos más: en nuestro país los alcaldes los elegimos por un sistema mayoritario, los concejales por uno proporcional, tal como quedaron ahora los parlamentarios. Por lo tanto, hacer tanta gárgara respecto de los cambios fundamentales para el país, no es correcto.

Lo que sí, es que el sistema electoral tiene que estar de acuerdo a la realidad del país, a parecerse al Chile de hoy, para que en política puedan haber más jóvenes, más mujeres, pueblos originarios, diversidad de todo tipo y tener un Congreso más participativo.

 En el plano estrictamente doctrinario, ¿cuáles son las dos o tres principales diferencias que tiene Amplitud con la UDI y con Renovación Nacional?

La diferencia está en el eje de la libertad. Cuando hablamos de libertad, hablamos de todas, no existen las libertades con hemiplejia. Acá vemos como la centro derecha tradicional ha defendido siempre, con mucha fuerza, la libertad de emprendimiento y la libertad económica, pero veo que hay mucha restricción en las libertades políticas e individuales. Al revés pasa en la izquierda, ellos quieren controlarlo todo en lo económico, pero quieren libertad en lo privado. Nosotros las defendemos todas, ese es el eje que nos mueve y ahí se generan diferencias.

¿Hay alguna posibilidad de ver a Amplitud como parte de la Nueva Mayoría?

No, ninguna. Somos de oposición. Tenemos diferencias más grandes con la Nueva Mayoría que con la Alianza. Lo que pasa es que nosotros nos ponemos en una posición diferente, y por eso cuando se termina el sistema binominal creemos que se da un impulso distinto al país. Hemos estado viviendo 25 años donde todo es blanco o negro: se es de la Nueva Mayoría o de la Alianza; se votó por el Sí o por el No, que al final es la lógica que impera en este país. El sistema binominal acrecienta eso porque obliga a tener dos grandes bloques y excluye a quienes están por fuera. Esto no es bueno para el país y un sistema más representativo, que permita que todos los chilenos estén representados, va a permitir también un reacondicionamiento de las fuerzas políticas. Un ordenamiento diferente. Eso es lo que esperamos que ocurra en los próximos años: que no sigamos anclados a una lógica electoral, sino de las ideas. Si hay coincidencia en las ideas, en el proyecto político, es ahí donde se deben generar los acuerdos.

El pensamiento liberal es de larga tradición. Es muy interesante y con raíces doctrinarias muy profundas. Hemos visto como en Chile, en las últimas décadas, creo no exagerar, pero debe haber habido decenas de intentos de llevar este pensamiento a la política concreta. Ninguna ha tenido demasiado éxito, ¿qué es lo que habría cambiado en la sociedad chilena para que este camino que intenta recorrer Amplitud tenga el éxito que otros no tuvieron?

Lo primero es que hay que tener conciencia que el mayor riesgo que corre un proyecto liberal, son los propios liberales, por el individualismo y porque cuesta entender que la política se construye de manera colectiva. Lo segundo, es que para tener cierta injerencia en la realidad nacional no se puede pretender ser excluyentes.  Hay que hacer asociaciones con sectores que tengan pensamientos similares, pero que no necesariamente sean idénticos. Eso son las políticas de coalición, que ayudan a generar mayorías que permitan gobernar. Ahí hay un desafío con el mundo que cree en un centro más socialdemócrata. También hay muchas coincidencias y se pueden buscar acuerdos en el futuro. El desafío principal es ser capaz de instalar un proyecto concreto, que ponga las ideas por delante, que sea claro en el ideario político que se va a construir por los próximos años, de esa manera convocar gente que se sume a las ideas  y poder tener una representación adecuada en las elecciones.

Ustedes han vertido críticas a la UDI por el caso Penta. Pero esta investigación también involucra a Andrés Velasco, líder de Fuerza Pública, referente con el que ustedes han tenido un acercamiento durante las últimas semanas. ¿Cuál es su opinión sobre la participación del ex ministro en el caso?

Hemos sido claros. Queremos también ser responsables. No nos parece señalar con el dedo a nadie, no lo hemos hecho con la UDI, tampoco lo haremos con otros investigados. Hay un proceso judicial en curso y nosotros lo respetamos. Lo único que queremos es que se sepa la verdad, al igual que todo Chile. Es la justicia quien debe determinar qué es una irregularidad, qué es un ilícito. Pero cuando hay un proceso en curso, nos parece que lo responsable es esperar que el proceso llegue al fin. Con los antecedentes parciales que tenemos es fácil emitir un juicio, pero después puedes afectar a muchas personas. En este caso la prudencia es bienvenida, pero con la salvedad que la justicia debe investigar. Ellos están haciendo su trabajo y todos debemos aportar a que ese trabajo vaya de la mejor manera.

Información importante
Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.