Diario y Radio Universidad Chile

Año XIII, 29 de noviembre de 2021

Escritorio MENÚ

Director de Greenpeace: “Los glaciares no son mercancía”

En la entrevista de Camila Vallejo, el director de Greenpeace dijo que es necesario mejorar la ley que hoy se discute en el Parlamento. Para él, es necesario proteger a todos los glaciares del país y, también, que el Estado se haga responsable de su cuidado, independiente que se presenten proyectos económicamente rentables que los destruyeran.

Diario Uchile

  Sábado 30 de mayo 2015 13:30 hrs. 
glaciares


En La entrevista de Camila Vallejo, la diputada conversó con Matías Asun, director de Greenpeace Chile. En la conversación, trataron sobre la conversación de glaciares en el país.

En el discurso presidencial de 2014 se presentó el compromiso de proteger estas reservas de agua. Sin embargo, en marzo de 2015 se ingresó una moción sustitutiva que cambió algunos aspectos originales del proyecto, como –por ejemplo- que solo quedarían protegidos los glaciares que estuvieran dentro de un parque nacional.

Por ello, el también embajador de la República Glaciar dijo que es necesario avanzar en el proyecto de ley para la protección de estas reservas de agua. En ese sentido, explicó que con las sustituciones que se le hicieron al proyecto, ahora se “garantiza la protección de algunos glaciares”, pero los que están por fuera de los parques nacionales quedan amenazados y, según, la indicación del gobierno, se debe probar si son o no importantes, desde el punto de vista de los servicios.

El principal problema  de esta indicación es que los glaciares valdrían por su precio, y se convierten en mercancía. “Los glaciares no son mercancía”, por eso lo “hemos catalogado como una indicación desastrosa”, dijo Asun. “Queremos que los glaciares sean intocables”.

Para el director de Greenpeace,  el que en Chile existan cerca de 24 mil glaciares que constituyen entre el 82-86 por ciento de la superficie glaciar en Sudamérica, amerita que se tomen las medidas necesarias para su completa protección.

“Constituyen una riqueza fundamental en un escenario de progresivo aumento del cambio climático”, explicó Asun. Pero, también, enfatizó en su importancia, al no ser el agua un derecho en el país. “Cuidar las cuencas que acumulan agua en las montañas se vuelve fundamental, pero también político”.

En ese sentido, avanzó que hoy no se puede permitir el lucro con el medioambiente. “Lamentablemente Codelco, Angloamerican, Pelambres, Pascualama, son intereses que atentan contra el agua”. “El agua no se toca”, enfatizó explicando que, de ahora en más, Chile debe luchar por reestablecer un recurso que fue arrebatado de la ciudadanía.

El embajador de Chile Glaciar, le indicó a la diputada del PC que la minería no solo consume agua, sino que su forma de utilización no es “la más limpia”. Sin lugar a dudas, la forma y la localización de los proyectos mineros, supone un impacto cuenca abajo, describió.

“En Chile se sigue perpetuando un mito: que dependemos de la minería. Entonces, les entregamos todo”, pero pidió que el Estado tome su rol en recuperar las brechas, que se perpetúan en las oportunidades inmediatas que ofrece, también, el medioambiente. “Hay que desarrollar un modelo que no perjudique a las personas”, dijo.

Por ello, explicó, el proyecto de ley que pretenda proteger realmente los glaciares, debe considerar que los glaciares no se tocan, no importando cuál sea, también debe lograr que el Estado se responsabilice de su cuidado, incluso de los proyectos que los afectan, pese a que sean rentables económicamente.

Para Matías Asun es importante aclarar que la propuesta presentada desde la sociedad civil, busca que los glaciares sean intocables, lo que supone que se puede ingresar al lugar, con ciertas reglas, por ejemplo dinamitarlos o hacer algún tipo de actividades. “Estamos pidiendo prohibición de las actividades que los dañan”, lo que no incluiría, por ejemplo, a los grupos que tienen responsables culturas de montaña. A su vez, piden que todo lo que conserva a los glaciares, se proteja. “Pedimos que los campos de nieve sean protegidos, porque se afectan los glaciares”.

Sobre la indicación sustitutiva del gobierno, dijo que es necesario establecer nuevas modificaciones. Por ejemplo, garantizar una definición pertinente de glaciar, lograr una protección en la definición de entorno glaciar y, fundamentalmente, que la descripción  de actividades prohibidas no se permita tocar a estas reservas de agua.

Otro de los puntos, es que los glaciares no se puedan desafectar. “Es necesario que se den garantías de que los dineros que entregue la minería no van a permitir que se desafecten”, concluyó.