Diario y Radio U Chile

Año XI, 21 de septiembre de 2019

Escritorio

DC pide que sus militantes integren círculo de confianza de La Moneda

Sigue abierto el conflicto en el bloque gobernante. Pese a las voces que dan “por superado” los recientes desencuentros, durante esta jornada La Moneda albergó numerosos encuentros a causa de la molestia expresada por la Democracia Cristiana en los últimos días.

Héctor Areyuna

  Lunes 4 de enero 2016 21:10 hrs. 
Bachelet-Pizarro

Antes de las ocho de la mañana se iniciaba el consejo de gabinete y pasadas las diez ya estaba en marcha el comité político. Primer día hábil del año y el Palacio de La Moneda vio bastante actividad durante esta jornada.

Esto luego de una semana y un fin de semana complejos para la relación interna en la Nueva Mayoría, a partir del desencuentro entre la Presidenta Michelle Bachelet y el ministro del Interior, Jorge Burgos, por el sorpresivo viaje de la Mandataria a la Araucanía, del cual el jefe de Gabinete no fue informado.

Sobre la molestia de Burgos, apuntaron varios sectores del oficialismo como responsable a Ana Lya Uriarte, jefa de gabinete de la Presidenta y una de las principales figuras del llamado segundo piso de La Moneda.

La DC se mostró ofendida con el episodio, y por esto el presidente del partido, el senador Jorge Pizarro, almorzó en una extensa cita con la jefa de Estado para abordar el conflicto. Luego del encuentro, dio cuenta que la Falange ofreció militantes para ejercer como colaboradores en el segundo piso, donde se ubican los más cercanos apoyos de la Presidenta.

“Tenemos una cantidad importante de mujeres, hombres y jóvenes que están en condiciones de colaborar con el Gobierno y con ella directamente, de manera que es muy probable que en su equipo ella incorpore gente de la DC”.

Este lunes, a La Moneda no sólo llegaron los dirigentes de los partidos del oficialismo. El senador Ignacio Walker (DC) llegó a conversar con el ministro Burgos, mientras que se vio al diputado socialista Osvaldo Andrade quien sostuvo que siempre defenderá a Michelle Bachelet.

El parlamentario aseguró que esta crítica al “segundo piso” es un eufemismo, por cuanto son ataques que se dirigen a la propia Mandataria.

“Cuando se habla del segundo piso se le olvida a la gente que ahí también trabaja la Presidenta. Yo no lo olvido. Cuando hablamos de esta nueva filosofía político-arquitectónica se nos olvida que en el segundo piso trabaja la Presidenta”.

Por otra parte, la airada reacción de los sectores más conservadores de la DC, la que se vio en las declaraciones de algunos parlamentarios y en la carta divulgada por un grupo de militantes liderados por Mariana Aylwin criticando las reformas implementadas por la administración de la Nueva Mayoría, fue respondida por el propio Gobierno.

“Sintamos orgullo por lo que estamos haciendo, hacer transformaciones nunca ha sido fácil, sobre todo si son de fondo. Si sentimos orgullo de lo que estamos haciendo y nos damos cuenta de las importantes transformaciones que estamos llevando a cabo, cumpliendo con los chilenos lo que prometimos como coalición, porque el Programa no solo compromete al Gobierno con la gente, sino que también a los partidos y a los parlamentarios que respaldaron ese programa y que pidieron el voto para un gobierno y un parlamento a favor de esos cambios”, señaló el ministro vocero Marcelo Díaz al final del consejo de gabinete que encabezó la Presidenta a primera hora.

La Vanguardia Popular de la Democracia Cristiana, grupo que integran Patricio Basso, Ricardo Hormazábal y Jaime Hales, entre otros difundieron una carta en que cuestionan a sus camaradas que “alejados ahora de las esferas gubernamentales, muchos de ellos integran directorios de AFP, de grandes empresas, de universidades creadas por grupos empresariales. Son o sirven a empresarios”, afirmaron.

Mientras, el presidente de la Izquierda Ciudadana, Sergio Aguiló aseguró que se trata de una campaña permanente y transversal ya que no son solo democratacristianos los que aprovechan la instancia para atacar al gobierno de la Nueva Mayoría.

“Es un sector muy minoritario, pero muy poderoso. (José Joaquín) Brunner habría firmado perfectamente esa carta, Oscar Guillermo Garretón, Eugenio Tironi, Enrique Correa, y estamos hablando de ex ministros. De tal manera que sabemos que hay una transversalidad de la vieja guardia concertacionista que no quiere estas reformas”.

Pese a la multitud de voces “dando por superado” el problema que se generó la semana pasada, el conflicto sigue claramente abierto, y la Nueva Mayoría tuvo no uno sino dos comités políticos para abordar sus diferencias, evidenciadas nuevamente por un asunto relacionado con “las formas”.