Diario y Radio U Chile

Año XI, 17 de junio de 2019

Escritorio

Gobernadores Regionales: La colusión del poder político

El proyecto de traspaso de competencias aún se encuentra en tramitación en el Senado, mientras que el Ejecutivo no ha enviado al Congreso el documento que reglamenta las inhabilidades para postular al cargo. Hay parlamentarios que se han opuesto a este proyecto, porque podría disminuir su poder en las regiones, mientras que otros buscan mantener esta iniciativa inconclusa por 200 años más.

Francisco Velasquez

  Domingo 22 de enero 2017 20:02 hrs. 
regionalistas

Casi doscientos años han esperado las regiones para tener una autoridad electa democráticamente. Hoy, con un proyecto aprobado que busca elegir Gobernadores Regionales, nuevamente comienza el arreglo político que ha mantenido esta ley sin ver la luz.

Unos dicen que el traspaso de competencias es el problema; otros buscan tener ventaja pidiendo excepciones constitucionales; y otros, los regionalistas, han sacado incluso sus pancartas para decir que este proyecto necesita ser aprobado independiente de sus debilidades.

Ahora es el Senado el que tiene en sus manos el proyecto de traspasos de competencias para los intendentes y el Ejecutivo aún no envía el documento que impone las restricciones o inhabilidades para quienes postulen a este cargo. No hay una postura clara si se trata de un problema de voluntades políticas o, más bien, un grupo de intereses que trabaja para detener el proyecto. 

Esteban Valenzuela, doctor en historia contemporánea y ex diputado por Rancagua se queja de aquellos parlamentarios que dicen que no quieren votar el proyecto de traspasos de competencia, “porque le faltan cosas, pero nunca señalan qué le falta”.

Así emplaza a que distintos sectores políticos se comprometan con un proyecto que fue una de las promesas de campaña de Michelle Bachelet: “Me gustaría saber qué condiciones pide la UDI; qué condiciones pide Renovación Nacional; qué condiciones pide el Partido Socialista o Carlos Montes, que llama tanto al orden; y Felipe Harboe que mira desde el PPD al igual que Lagos Weber. En este sentido, debe haber mucha más seriedad a esta altura”.

Respecto a los opositores al proyecto de descentralización, dice que “hay senadores y diputados que simplemente no quieren que haya otra autoridad con su nivel de influencia en la región”. 

Según agrega Alejandro Olivares, académico de Instituto de Asuntos Públicos de la Universidad de Chile, “los incentivos para los congresistas están en detener  o postergar  lo más posible la elección directa de los intendentes, porque lo que hace esto es generarles a las autoridades que gobiernan las regiones una competencia que no estaba en ninguno de sus planes”.

A esto agregó que “el problema no está en el trabajo conjunto o en las atribuciones que ellos podrían tener. En la legislación actual, diputados, senadores, intendentes y gobernadores tienen funciones súper diferenciadas. Los diputados y senadores no son autoridades de la región ni de la provincia. El problema no es de competencias ni de funciones, el problema es de poder político, el problema es de presencia en la región”.

Durante la semana, parlamentarios de la Bancada Regionalista nuevamente hicieron un llamado a aprobar la ley de trasferencia de competencias y emplazaron al Ejecutivo a presentar el proyecto que establece las inhabilidades del cargo. Pero el Senador Francisco Chahuan dice que “las elites no quieren desprenderse del poder. Los gobiernos centralistas no quieren transferirles los recursos y las competencias a las regiones, y en definitiva, tenemos un modelo de desarrollo en el que hay una colusión trasversal de parlamentarios de todas las bancadas que buscan frustrar la elección de gobernadores regionales”.

Sobre este tema, enfatizó en que ahora que es el momento decisivo para descentralizar Chile: “comienzan las pequeñeces, los cálculos electorales, la conveniencia electoral, por lo mismo, hago el llamado derechamente al Gobierno para que no genere más obstáculos para aprobar la ley de trasferencias de competencias y que cumpla la palabra empeñada de descentralización fiscal. Mientras más pasa el tiempo, más son los que sacan la calculadora bajo la manga y en definitiva son meras escusas para no elegir a los gobernadores regionales el 2017”.

Por lo mismo, Alejandro Olivares de INAP recalcó que “lo que está de fondo es la creación de un puesto de intendente electo, más un representante del presidente en la región”. Esta situación permitiría que , “ellos (senadores y diputados) pierden simbólicamente atribuciones, pierden poder, pierden presencia en la región ante estas autoridades electas y designadas, por lo tanto, es obvio que ellos no se van a detener”.

Frente a esto puntualizó que “aquí hay una lógica de mantención del estatus quo del sistema político, porque a los congresistas no les conviene enfrentar a una autoridad que desafié su presencia en la región”.

La colusión en contra de la regionalización

Según fuentes internas del Senado, la férrea oposición al proyecto de elección de Gobernadores Regionales estaría dada por senadores como Andrés Allamand y Alberto Espina que desde, Renovación Nacional, han detenido el proceso de votación sobre traspaso de competencias. 

Asimismo, habrían jugado este rol desde la UDI Hernán Larraín y Juan Antonio Coloma, que junto a sus compañeros de Chile Vamos esperan que en la próxima elección presidencial triunfe Sebastián Piñera con el afán de tener una mayor cantidad de intendentes designados para que la votación les favorezca como coalición.

Este arreglo político sería transversal, ya que parlamentarios del PPD y el PS  como Ricardo Lagos Weber y Carlos Montes, respectivamente,  se han mostrado como los más contrarios a que se pueda elegir una autoridad con su mismo poder político para las regiones.

Existen quienes se oponen por la posibilidad que esta nueva autoridad les genere sombra en su desempeño en las regiones y otros que derechamente quieren mantener esta elección como un sueño que cumpla otros 200 años más.