Diario y Radio U Chile

Año XI, 16 de febrero de 2019

Escritorio

Sin equidad de género: el arribo de los subsecretarios

Hoy se informó de los nombres que ocuparán un puesto en el próximo gobierno de Sebastián Piñera, y tan pronto como se dieron a conocer, se revisaron sus historias para detallar y reconstruir sus pasados. Las nuevas autoridades incluyen a una ex ejecutiva de televisión en pleito con el canal estatal, y a un abogado involucrado en un episodio de financiamiento irregular de la política.

Nicolás Massai D.

  Miércoles 21 de febrero 2018 16:47 hrs. 
Piñera4-820x385

11 mujeres y 24 hombres. Así fue la nula equidad de género que se observó la mañana de este miércoles, cuando Sebastián Piñera anunció los nombres de las personas que ocuparán las 35 subsecretarías que componen la totalidad de los ministerios del Ejecutivo. Era algo que se podía prever.

Dentro de todos estos nombramientos, y tal como lo había adelantado el presidente de Renovación Nacional, Cristián Monckeberg, existen varios que ya estuvieron durante el primer gobierno de próximo mandatario, entre 2010 y 2014. Quizás el ejemplo mayor es el de Rodrigo Ubilla, militante de RN que regresará a su oficina en las dependencias de la Subsecretaría de Interior; también están el UDI Claudio Alvarado, en Segegob, y Alfonso Silva, en Relaciones Exteriores

En educación,  entrará quien hasta ahora se desempeña como director de Acción Educar, Raúl Figueroa. El abogado se ha manifestado en reiteradas ocasiones contra la idea de gratuidad universal. En conversación con El Dínamo, por ejemplo, manifestó que aumentar este beneficio al 60 por ciento de la población le parecía “un error (…) a medida que avanza (esta política) es más injusta porque se gastan recursos públicos en quienes pueden solucionar su problema económico por otros mecanismos”.

El presidente del Colegio de Profesores, Mario Aguilar, relató cuál ha sido su experiencia y qué visión tiene de la nueva autoridad.

“Es una persona cordial en el trato pero bastante ortodoxa en sus ideas, muy neoliberal, defensor de las concepciones estandarizadas de la educación, las lógicas de ranking y competencias. Como rostro visible de Acción Educar, siempre se manifestó refractario a las demandas del movimiento social”, dijo.

Ojo medioambiental

Las carteras que también han tomado importancia, sobre todo durante el gobierno de Michelle Bachelet, se relacionan al cuidado de la naturaleza. Esto no implica solo concentrarse en las personas a la cabeza del ministerio que hoy lidera Marcelo Mena.

Flavia Liberona, directora de la Fundación Terram, habló respecto de Ricardo Irarrázabal, quien fue nombrado para secundar a la próxima ministra de Energía, Susana Jiménez.

“Tiene una posición muy conservadora, muy neoliberal, y supongo que él junto a la ministra –que también es muy conservadora–, que viene de Libertad y Desarrollo, obviamente van a tener una mirada más pro mercado y menos social en materias energéticas”, expresó.

A este nombramiento se suma el de Pablo Terrazas, vicepresidente de la UDI, en la subsecretaría de Minería, que también fue ocupada por un miembro de esta colectividad en el gobierno pasado de Sebastián Piñera. Por último, en la cartera de Medio Ambiente estará Rodrigo Benítez, quien también participó en esa cartera durante el gobierno anterior.

“Son personas que uno no puede decir que no saben de los temas que trabajarán, pero sí que lo harán con una visión conservadora, menos social, menos de resguardo al medio ambiente y más de libre mercado son todos los perfiles parecidos”, agregó Liberona.

En la Subsecretaría de Previsión Social estará a cargo María José Zaldívar Larraín. La hija del fallecido ex senador Adolfo Zaldívar ya había estado a la cabeza de la Superintendencia de Seguridad Social.

Las primeras polémicas

El nombramiento que no estuvo exento de polémicas fue el del hombre que se desempeñara como jefe de gabinete de Andrés Allamand cuando el actual senador era ministro de Defensa. Se trata de Eduardo Riquelme, quien se ubicará en la Subsecretaría de Pesca. Entre sus antecedentes más llamativos está, primero, el haber sido abogado de un narcotraficante capitalino; y segundo, el haber aparecido en una nómina de personas que recibieron pagos por parte de Inversiones Caburga, del grupo Said, entre 2009 y 2014; dineros que fueron rectificados por esta compañía ante el Servicio de Impuestos Internos, acorde a información que publicó en su momento El Mostrador.

Por último, la próxima subsecretaria de Telecomunicaciones, Pamela Gidi, mantiene al día de hoy una demanda en contra de TVN en la que solicitó una indemnización de 67 millones de pesos por una cláusula en su contrato de trabajo, en la que se habría determinado que ella no podía ingresar a un trabajo de la competencia durante un período de seis meses, lo que según su testimonio le perjudicó luego de ser despedida de la gerencia de Desarrollo Digital y Plataformas de la estación.