Diario y Radio U Chile

Año XII, 3 de agosto de 2020

Escritorio MENÚ

Ex fiscales asumen defensa de municipalidad de Cerro Navia

Los abogados que lideraron investigaciones de corrupción representaron a la comuna en la presentación de querellas por fraude al Fisco y finiquitos irregulares en el municipio, hechos que se dieron en la administración anterior.

Diario Uchile

  Miércoles 25 de abril 2018 12:23 hrs. 





Los ex fiscales Carlos Gajardo y Pablo Norambuena, que lideraron las investigaciones de caso Penta y diversos casos de corrupción, llevarán adelante la representación del municipio de Cerro Navia para enfrentar supuestos ilícitos de fraude al fisco en la corporación Municipal que se vivieron en la administración del alcalde Luis Plaza.
Este miércoles, ambos ex fiscales presentaron una querellas por fraude al Fisco y otra por  finiquitos supuestamente irregulares en el municipio de Cerro Navia.
En sus primeras palabras, Gajardo explicó que en el caso de la municipalidad “se ha presentado una querella por delitos de fraude al fisco y malversación de caudales públicos en contra de quienes resulten responsables por actos que dicen relación con cursos fantasmas de inglés, que se habrían ofrecido y pagado en las distintas escuelas municipales de la comuna de Cerro Navia y que no se prestaron en muchos casos o se prestaron de una forma absolutamente diversa”.
“En otra causa distinta, la existencia de finiquitos que nos pueden tener irregularidades en cuanto a que se ha intentado obtener recursos fraudulentamente a partir del Estado. Las querellas son en contra de quienes resulten responsables, será labor de la Fiscalía, apoyados por el trabajo que hagamos nosotros, determinar esas responsabilidades y en ello, se individualiza como partícipe de estos actos a Marcelo Torres Ferrari que es una de las personas que estuvo involucrada previamente también y sujeta a prisión preventiva en el caso Basura”.
Por su parte, el alcalde de la comuna, Mauro Tamayo, explicó que, lo ocurrido en el municipio “es un modelo de defraudación que buscaba, a través de empresas, en este caso las AT, hacer triangulación de dinero. Los recursos escasos que tiene nuestra comuna se iban a los bolsillos de los dueños de esta empresa que debió ofrecer y entregar, en cada una de nuestras escuelas y liceos, un sistema educativo de inglés. Cuando los liceos ni siquiera tenían internet y por tanto, tenemos cartas de cada uno de los directores que demostraban que no se prestó ningún servicio por el cual, igualmente se terminó pagando”.