Diario y Radio U Chile

Escritorio

Estadounidenses ante el Watergate de Trump

El inicio este miércoles de las sesiones públicas vinculadas al proceso de destitución de Donald Trump impulsadas por el partido Demócrata ha contribuido a polarizar todavía más el ya irrespirable clima político que vive los Estados Unidos.

Diario Uchile

  Miércoles 13 de noviembre 2019 11:30 hrs. 
eeuu

La investigación contra el Presidente estadounidense se articula alrededor de una llamada telefónica que Trump hizo el 25 de julio a su homólogo ucraniano. De la transcripción de la llamada se desprende, según la acusación, que Trump presionó a Volodímir Zelenski para que le facilitara información lesiva sobre el aspirante demócrata a la presidencia estadounidense, Joe Biden. Dicen los demócratas que el Mandatario condicionó ayuda militar a Ucrania a cambio de que Zelenski le proporcionara munición política contra Biden.

Trump y su entorno, en cambio, niegan que de la conversación fuese constitutiva de delito, según la Constitución. La Casa Blanca sostiene que Biden abusó de su poder cuando era vicepresidente con Barack Obama, forzando a Ucrania a impedir una investigación criminal que implicaría al hijo de Biden, Hunter, con operaciones financieras opacas cuando fue miembro del consejo de administración de una empresa energética ucrania.

Ante este entuerto la Casa Blanca se ha negado a cooperar con la investigación demócrata que investiga al Presidente, asegurando que no tiene ni base ni validez constitucional. Y así, mientras los demócratas reiteran que las acusaciones contra los Biden han sido desacreditadas tanto en Washington como en Kíev, el entorno de Trump denuncia que la oposición ha sometido al Presidente a una caza de brujas esquizofrénica para desposeerlo del poder que ganó en las urnas.

Los partidarios de destituir a Trump justifican también su empeño en el agotamiento ciudadano y la tensión extrema que ha promovido el Presidente entre la ciudadanía.

No parece que la emisión televisada de la investigación sobre Trump contribuya a relajar este clima de polarización extrema. A ello hay que añadir que la campaña electoral está a punto de empezar. Washington se prepara para un nuevo Watergate. El Watergate de Trump.