Diario y Radio U Chile

Escritorio MENÚ

Lucía Dammert analiza anuncios de Trump: “Es totalmente irracional, sí podemos terminar en una matanza”

En conversación con Radioanálisis, la experta en seguridad analizó la situación actual del país norteamericano. "Todo puede conjugarse en una tormenta perfecta en Estados Unidos", asegura.

P. López y C. Carvajal

  Martes 2 de junio 2020 14:19 hrs. 
Lucia-Dammert1





A siete días del inicio de las masivas protestas por el homicidio de George Floyd producto del abuso policial en su contra, Estados Unidos es una caldera social como no se había visto en décadas. En 75 ciudades, los manifestantes se han volcado a las calles para reclamar ante la brutalidad policial y muchas de esas protestas derivaron en graves enfrentamientos con la policía y en varios episodios de saqueos y vandalismo.

Sin embargo, este tipo de protestas es para nada nuevo en ese país de Norteamerica, ya que hay una historia antigua de racismo y mal trato hacia los ciudadanos afroamericanos. Cada año, cientos de afrodescendientes mueren a causa de actos de violencia en Estados Unidos y según datos recogidos por el consorcio de periodistas Fatal Encounters y el Sistema Nacional de Estadísticas Vitales, las personas de raza negra son 2,5 veces más propensos a ser asesinados por la policía en Estados Unidos, en comparación a la población blanca.

Sobre el estado actual del país norteamericano, este martes la socióloga y doctora en Ciencia Política en la Universidad de Leiden, Lucía Dammert, conversó con Patricio López, director de Radio y Diario Universidad de Chile, y analizó las causas y posibles consecuencias de las decisiones tomadas por el presidente Donald Trump.

“Estados Unidos es un país con serios problemas de racismo y eso se verifica con más potencia en el rol de las policías. Cada vez que ha habido una crisis desde lo sucedido con Rodney King, cuando murieron 60 personas en los Ángeles, hasta el 2014 en el gobierno de Obama, siempre los presidentes han jugado un rol principal de tratar de bajar los niveles de ansiedad, de incertidumbre y disminuir el discurso violento. Esta vez, el presidente Trump juega un rol distinto,  de antagonista y ha declarado que va a sacar a los militares, de hecho la Guardia Nacional ha sido llamada y también los militares y pareciera que hay algunas decisiones respecto de cómo tratar a los manifestantes que en vez de desinstalar la violencia, la instala”.

Pl LD

El caso de Rodney King al que hace alusión la experta fueron un punto de inflexión importante durante los Noventa en Estados Unidos. King, un taxista afrodescendiente, recibió una paliza por parte de cuatro policías, la que fue grabada por un videoaficionado, quien hizo público el registro. Los policías fueron absueltos por un jurado íntegramente compuesto por blancos, provocando una revuelta popular que dejó 54 muertos y más de dos mil heridos en los cinco días de su duración.

En cuanto a los anuncios realizados por Donald Trump, hay expertos que señalan que algunas de ellos no se encuentran dentro del marco legal estadounidense y que exceden sus prerrogativas constitucionales. Lucía Dammert señaló que, efectivamente, existen dudas de si sacar a los militares a la calle es constitucional o no. “Trump ha demostrado ser un jugador de póker en la política mundial e interna, él siempre apuesta al doble,  siempre sale jugando y le importan muy poco las consideraciones legales o éticas: juega a la política de los hechos consumados. Al hablar de los ANTIFA como un grupo organizado de corte terrorista, comete serios errores legales y conceptuales, pues evidentemente los antifascistas no son un grupo organizado que quiere destruir Estados Unidos y probablemente lo sabe. Pero lo hace porque está jugando a los  dos segundos del tweet, al desarrollo de la teoría conspirativa, a fortalecer esa base blanca norteamericana que no lee las noticias, sino que las escucha parcialmente y se queda con la impresión que puede haber un interés de China o del comunismo mundial, y lo que hay es un terrorismo interno”.

“Las consideraciones legales son importantes si es que hubiera un establishment dentro del Partido Republicano que dijera hasta acá llegamos, hemos tolerado 4 años de este señor moviendo las reglas de acuerdo a lo que él quiere, dando declaraciones que inflaman la galería. Sin embargo, hay muy pocos correligionarios que están diciendo algo, están a la espera de que estos juegos peligrosos tengan un rédito para Trump”, agrega.

Respecto de los contrapesos institucionales que puedan  operar en caso que las decisiones del presidente estadounidense sean efectivamente ilegales, la experta señala que “Trump ha dejado áreas enteras de la Cancillería vacíos, hay reuniones importantes de temas internacionales donde Estados Unidos no aparece, ha logrado socavar capacidades institucionales en los ministerios de Justicia, de Defensa, de Salud y también en la institucionalidad interna. Ha instalado jueces, en casi cuartro años ha desequilibrado los sistemas de control y balance y ha debilitado las capacidades institucionales. Si bien esto no es solo por Trump, sino que también parte de la crisis de la política y la democracia liberal, pero él es efectivamente culpable de debilitar la institucionalidad. No hay que olvidar que pese a los cien mil muertos que ha dejado la pandemia en su país, tiene una intención de voto sustantiva en Estados Unidos, porque mucha gente cree que esto es un invento de China para pelear con Trump. Cuando comenzaron los disturbios, el presidente mandó un tweet que solo dice China, entonces se asume que ese país está detrás de tales disturbios. En Estados Unidos se ha demostrado lo importante que es votar, ya que de lo contrario, ganan los Bolsonaro, los Trump y los intereses de la comunidad como totalidad resultan perjudicados”.

Seattle riots

Consultada sobre la retórica utilizada por Donald Trump en la que parece dar autorización a la utilización de armas de fuego contra la población, la académica de la USACH manifestó que en los militares norteamericanos y los poderes duros debe haber gente muy preocupada sobre el futuro y el destino de esa potencia mundial. “Trump se juega muchos otros frentes, Estados Unidos deja de ser el país que puede vender e imponer la democracia liberal y los valores democráticos, si un país que tiene un presidente que habla como dictador. Me pregunto si los militares efectivamente van a salir y van a actuar como actúan en Siria o en Afganistán. Me da la impresión que lo más peligroso son las milicias blancas, que son cientos, puedan salir a la calle a autodefenderse y ahí se produzca una matanza, porque ya lo hemos visto inicialmente con esta gente que trata de pasar los vehículos encima de los que protestan. Si los militares salen tomarán un rol más de resguardo que de efectivamente enfrentamiento con la ciudadanía”.

En cuanto a los grupos de armas o de odio que se encuentran movilizados, Dammert recordó que no hace muchos años el Ku Klux Klan contaba con millones de inscritos, porque al interior de Estados Unidos existe un mundo muy encerrado y temeroso de perder su país.

“No hay que olvidar que Trump responde a esa idea que Estados Unidos va a ser tomado por los negros y latinos, que efectivamente van creciendo más rápido que los blancos,  entonces hay cientos de grupos de odio que van desde quienes niegan el Holocausto, pasando por los que odian a los musulmanes, a los gays, a los negros, a los latinos, etc.  Hay un mundo adentro de ese país que es muy a lo Tiger King, la gente se convence de sus propias locuras, donde creen que el virus chino fue hecho a propósito, donde creen que el planeta es plano, etcétera. En esa discusión que es totalmente irracional, sí podemos terminar en una matanza. Habrá gobernadores que jueguen un rol muy principal y también alcaldes que intentarán bajar el nivel de la violencia, pero lo que se ha visto en Nueva York y sesenta otras ciudades importantes de Estados Unidos no se veía desde el homicidio de Martin Luther King”.

Estados_Unidos-Inmigracion-Donald_Trump-Casa_Blanca-Protestas_sociales-Manifestaciones-EEUU_198990212_30408014_1024x576

Finalmente la académica reflexiona sobre las razones que han llevado al actual deterioro institucional de la potencia americana. “Hubo un abandono del sector central de Estados Unidos, que es precario socioeconómicamente y ha perdido empleo. Esa gente está aterrorizada de lo que puede venir, recordemos que por décadas los estadounidenses vivieron asustados por la bomba soviética y los comunistas que iban a venir, y eso es lo que usa Trump con mucha habilidad. El escenario es muy complejo,  de crisis económica y sanitaria, por un lado hay un presidente con una retórica bélicista y por otro,  30 millones de desempleados de los que el 80 por ciento son latinos y negros, con la mayoría de los muertos por la pandemia que  también son latinos y negros. Todo puede conjugarse para una tormenta perfecta en Estados Unidos”, concluye la experta.