Diario y Radio Universidad Chile

Año XIV, 7 de octubre de 2022

Escritorio
Educación

“Si puedo aprender, sé también enseñar”

Columna de opinión por Romina Ávalos Vergara
Domingo 24 de enero 2021 12:52 hrs.


Compartir en


Pensar en el futuro siempre ha sido parte de mi vida, tanto como madre como profesora. Pensar en educación se expande no solo a las aulas, sino que también a todo el quehacer humano.

En el año 2006 debía tomar una decisión: cuál sería el camino que tomaría para ayudar a la familia y a mí misma a salir de la pobreza. En esa época comprendí que el único espacio que realmente nos permitía soñar con un futuro era la educación, y opté por ser Profesora de Filosofía. En 10 años de docencia he conocido realidades municipales, privadas y subvencionadas y, en todas, el factor crítico es siempre el cómo accedemos a la educación y qué herramientas nos entregan para educarnos.

Dicen los expertos que los conceptos de familia, alimentación, tecnología, recursos, trabajo, dinero, transporte son algunos de los principales pilares en la educación, pero en el día a día nos encontramos que, en lugar de apoyar, muchas veces son factores de riesgo y causas de deserción escolar.

Educar es un proceso de idas y venidas constantes, donde el contenido de la clase en sí mismo a veces pasa a un segundo plano y el eje principal es buscar el máximo desarrollo de las y los niños, no solo pidiendo que reciten a Platón, sino más bien logrando que el curso gane una actividad del aniversario. Enseñar y aprender es eso, el dejar que ellos y ellas me explicaran que es ser “shishigang”, mientras dejaban que yo les explicara que es ser empirista.

Claro que, al salir de la sala, toda esta felicidad de construir en conjunto se acaba. Guías y pruebas por corregir, reunión de apoderados, crear material, ornamentar la sala, revisar el uniforme, citar apoderados, llenar la planilla, subir asistencia al sistema, etc. En ese momento, lo bello de aprender se vuelve angustiante, ya que al querer enseñar nos enfrentamos nuevamente a la realidad.

Educar no es solo pasar los contenidos, educar es cuidar, contener, escuchar y solucionar, además de revisar guías y preparar material.

En estos 10 años de docencia, las luchas, paros, llantos, alegrías, frustración y éxitos nos han demostrado nuevamente que no se educa solo desde las aulas, sino que también se educa desde la acción, acción social y comunitaria. Por eso este proceso constituyente toma alta relevancia en mí, como una persona que siempre ha mirado hacia el futuro.

Es momento de empoderarnos de los espacios que también nos pertenecen, los políticos, y hacer llegar todas esas experiencias y cuestionamientos acompañados de las propuestas y soluciones, que surgen de este constante aprender y enseñar.

El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor y no refleja necesariamente la posición de Diario y Radio Universidad de Chile.