Diario y Radio U Chile

Escritorio MENÚ

Bran Montiel, sociólogo colombiano: “El gobierno de Iván Duque es una derecha autoritaria disfrazada de democracia”

Para explicar el descontento popular en Colombia, el también experto sostuvo que los políticos de su país viven en una esfera apartada de la realidad, en donde la gran preocupación es garantizar la inversión de capitales extranjeros.

Camilo Villa J.

  Martes 4 de mayo 2021 21:21 hrs. 
arton195846


Colombia es el centro de la noticia. Desde que el Presidente Iván Duque enviara su propuesta de reforma tributaria al Congreso, millones de colombianos salieron a las calles para protestar por una política que les afectaría directamente, con un alza de impuestos a productos básicos y un gravamen a la renta de la clase media, entre otros.

Finalmente, el mandatario echó pie atrás este domingo, pero Colombia ha pagado un alto costo: decenas de muertos, gran número de desaparecidos y con miles de denuncias de violaciones a los derechos humanos por parte de agentes del Estado.

Y, pese al anuncio del mandatario, en el país cafetero se siguen viviendo intensas jornadas de protesta reprimidas fuertemente tanto por policías como por militares.

210429232251-protesta-colombia-reforma-tributaria-full-169

En conversación con nuestro medio, el sociólogo de la Universidad de Chile, Bran Montiel, de nacionalidad colombiana, explicó que la reforma tributaria enviada por Iván Duque y concebida por el ex ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla (quien renunció debido a las protestas), no fue más que la gota de que rebasó el vaso, pues desde el 2019 a la fecha, el descontento en la población de dicho país ha ido en aumento, lo que se aceleró por el mal manejo de la pandemia.

Es, bajo este contexto que, a juicio de Montiel, se evidenció la desconexión de las autoridades y los partidos políticos con una población que paga los costos de vivir en el país más desigual de América Latina.

“Hay una desconfianza en la institucionalidad a nivel nacional y, por lo tanto, muy poca credibilidad en los partidos políticos, mucho más aun del Gobierno actual y su tinte político, que es una derecha autoritaria disfrazada de democracia. Esta particularidad del Gobierno y de las instituciones hace que las autoridades colombianas estén muy distantes de la realidad local”.

La desconexión entre las autoridades se hizo evidente también con un episodio en particular, cuando el propio ex ministro de Hacienda fue consultado por el precio de un cartón de huevos y él no supo responder.

En ese sentido, el también magister en Sicología explicó que los políticos de su país viven en una esfera apartada de la realidad, en donde la gran preocupación es garantizar la inversión de capitales extranjeros.

“La clase política colombiana es totalmente egoísta, individualista, neoliberal, no hacen más que cuidar los grandes ingresos de capital, sobre todo, en los sectores privados”, sostuvo.

La corrupción, dice Bran Montiel, también ha colmado la paciencia de sus coterráneos, en un país en que la influencia del narcotráfico es dramática y las “cocinas” políticas son comunes.  Todos estos factores tendrían razón en la actual revuelta que vive Colombia. “Hay muchos tejos políticos que tienen que ver con la corrupción, con los favores políticos, con la entrada del narcotráfico en las decisiones, con la salvaguarda del sector privado”, afirmó.

De todas maneras, el gran motor impulsor de las protestas, según Bran Montiel, es la pobreza que se ha disparado en los últimos años. De hecho, el medio “El Colombiano” aseguró, en su última editorial, que la pobreza en aquella nación alcanza el 42,5 por ciento de la población, lo que equivale a 21 millones de personas en esta condición.

“Toda esta conmoción social tiene que ver con generar mejoras económicas para las familias más empobrecidas, los ingresos destinados a la contingencia sanitaria son muy bajos y los índices de pobreza se dispararon en los últimos dos años”, reafirma Montiel.

Magia.

Bran Montiel

Pero hay un punto en que el sociólogo hace hincapié y del que no se ha hablado lo suficiente: la influencia de Estados Unidos en Colombia. Según dice, la nación sudamericana es política, económica y militarmente, dependiente de Washington, a tal punto que, incluso, Colombia cuenta con bases militares norteamericanas en su territorio.

Todo esto, con la excusa de enfrentar la guerrilla y el narcotráfico, pero lo cierto es que la intromisión de Estados Unidos ha influido en todos los aspectos de la vida local, así lo expresa Montiel:

“Un punto en conflicto tiene que ver con las relaciones internacionales y, particularmente, con Estados Unidos, esta dependencia que no nos permite desarrollar autónomamente una política de Estado, y esto ha sido una complejidad bastante evidente en la realidad local, sobre todo en el manejo de los conflictos internos como lo son la violencia en el campo, el desplazamiento hacia las ciudades, el narcotráfico, y en esto estamos dependiendo de otros gobiernos y no hemos podido solucionar el tema internamente”.

Más allá del análisis, lo cierto es que Colombia vive días convulsos, las organizaciones sindicales han llamado a seguir con el paro y nadie sabe a ciencia cierta lo que vendrá. Por lo pronto, Bran Montiel apunta a una maduración del descontento actual para canalizarlo en demandas concretas, las cuales se lograrán mediante la organización en los territorios y comunidades, como, según él, ya está pasando, en gran parte, influidos por el estallido social chileno.

Información importante
Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.