Diario y Radio Universidad Chile

Escritorio

Stella Morris, pareja de Assange: “Es una completa barbaridad que Julian sea tratado de esta manera”

El 10 de diciembre pasado, la justicia británica aceptó el recurso de Estados Unidos contra la decisión de no extraditar a Julian Assange, al que quiere juzgar por espionaje. Una gran victoria para Washington y un duro golpe para el entorno del fundador de WikiLeaks.

RFI

  Viernes 17 de diciembre 2021 14:14 hrs. 
6FYQANBXVBF2VIL5J5O2YWFTGE

En una entrevista a nuestro medio asociado RFI, la pareja de Julian Assage, Stella Morris, relata cómo se encuentra y que gestiones ha hecho el fundador de WikiLeaks, quien es requerido por Estados Unidos acusándolo de espionaje.

RFI: ¿Cuál es su sentimiento?

Stella Morris: Todo esto es una parodia. La última decisión, que dice que Julian puede ser extraditado, es totalmente incomprensible. No sólo Julián se enfrenta a 175 años de prisión, sino que la condición en la que probablemente se encontrará, en régimen de aislamiento, lo matará, lo llevará al suicidio. El caso en sí es un ataque frontal a la libertad de prensa, no sólo en Estados Unidos sino en todo el mundo, porque Estados Unidos está presentando un caso de espionaje contra un editor por una actividad periodística.

RFI: ¿Cómo está él?

Stella Morris: El primer día de la audiencia de apelación, estaba en muy mal estado. La gente pudo verlo en la videoconferencia. Después, nos enteramos de que había sufrido un derrame cerebral provocado por el extraordinario estrés al que estaba sometido ese día. Pero no sólo ese día, porque es una situación constante. Imagínese estar en una prisión de máxima seguridad, acusado de cometer un acto periodístico y condenado a muerte. Una separación de su familia sin final a la vista. La injusticia es simplemente monumental. Su encarcelamiento es lo que está provocando que su salud se deteriore a un ritmo alarmante. La salud de Julian está empeorando seriamente. Por eso le pedimos a Biden que detenga la extradición, cierre el caso inmediatamente y traiga a Julian a casa.

RFI: Le han dado permiso para casarse, ¿qué hay de eso?

Stella Morris: Solicitamos el permiso hace aproximadamente un año. Estamos muy contentos de haber ganado esta batalla. Estamos preparados para todo, pero se supone que nos casaremos a principios del año que viene. No hemos fijado una fecha. Veremos qué es lo que propone [la cárcel] Belmarsh. Esperamos que no sea en Belmarsh, pero queremos poder celebrar nuestro amor con nuestros hijos y no queremos retrasarlo más. Llevamos cinco años comprometidos, es algo que ambos queremos hacer y lo haremos.

RFI: ¿Siguen sus abogados queriendo llevar el caso al Tribunal Supremo?

Stella Morris: Sí, Julian ha pedido a su abogado que recurra la decisión del Tribunal Superior. El plazo finaliza el 23 de diciembre. Lo que es nuevo es que Estados Unidos, ahora lo sabemos, ha hecho planes para matar a Julian en la embajada. Esto se ha discutido en los niveles más altos del gobierno estadounidense. Así que ese es el contexto de esta extradición. Y es completamente impensable que el Reino Unido acepte extraditar a alguien cuando se sabe que el país solicitante planea matarlo. Esto es un asunto político y por eso el resultado es tan absurdo. Hay que resolverlo a nivel político. Cuando se trata de un caso político, el sistema judicial tiene que ser sólido, de lo contrario es incapaz de impartir justicia. Y me temo que el tribunal británico no es lo suficientemente robusto. Lo que se necesita es una intervención del primer ministro australiano. Una intervención del primer ministro británico. Y lo más importante, una intervención del presidente Biden.

RFI: Usted dijo que la justicia británica tenía un papel de verdugo, habló de “Jamal Khashoggi en cámara lenta”.  

Stella Morris: Sí, de hecho, lo que Estados Unidos está haciendo al instrumentalizar el sistema de extradición británico y su relación con el Reino Unido es que el Reino Unido está llevando a cabo un asesinato lento de Julian. Tomo nota de lo que hacen los Estados Unidos. Muchos países autoritarios atacan a sus propios disidentes y periodistas. Hasta ahora, Estados Unidos es el único que ha atacado a un periodista extranjero en un país extranjero.

RFI: ¿Puede llevar su caso al Tribunal Europeo?

Stella Morris: Es posible recurrir cualquier sentencia firme de un tribunal británico ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos. Espero que ningún tribunal europeo permita que esto ocurra. Espero que el Tribunal Europeo sea lo suficientemente fuerte como para detener esto.

RFI: Usted tiene un abogado francés, ¿por qué Francia es una esperanza en este caso?

Stella Morris: Julian tiene estrechos vínculos con Francia. Se instaló en Francia. Codificó WikiLeaks en Francia. WikiLeaks publicaba y sigue publicando desde Francia. Julian estaba atrapado en el Reino Unido desde 2010. Y si pudiera elegir, querría volver a Francia. Francia es uno de los países más influyentes en la esfera internacional. Francia está en el Consejo de Seguridad [de la ONU]. Y Francia es el arquitecto del sistema internacional de derechos humanos.

RFI: Estamos en plena campaña presidencial en Francia, ¿ha hablado ya con algún candidato?

Stella Morris: Estuve en Francia hace un mes con el padre de Julian. Estuvimos en el Parlamento, en la Asamblea. Y había simpatizantes en todos los partidos. Hay toda una serie de maneras de proteger a Julian. Y todo lo que se necesita es voluntad política.

RFI: ¿Es Joe Biden una decepción para usted?

Stella Morris: Joe Biden tiene que abandonar el caso, puede hacerlo en cualquier momento. Y el gobierno de Biden está profundamente equivocado al perseguir lo que es el legado más peligroso de Trump, que es atacar la libertad de prensa a nivel criminal. Y también es un ataque a la soberanía del Reino Unido dejar que un país extranjero dicte lo que sus periodistas pueden y no pueden publicar.

RFI: Se acerca la Navidad, ¿cuál es su estado de ánimo?

Stella Morris: Es desgarrador que los niños no puedan estar con su padre y que Julian no pueda disfrutar de estas vacaciones con los niños. De hecho, no podremos verlo en absoluto durante los días de Navidad porque la prisión no tiene visitas en esos días y estará solo. Como en sus dos últimas Navidades. No hay ninguna diferencia entre un día de Navidad y cualquier otro día en la prisión de Belmarsh. No hay comida especial, nada especial. Es la misma soledad. Es una completa barbaridad que Julian sea tratado de esta manera. Es un preso político. Y es simplemente aterrador que esto esté sucediendo. Todavía no puedo creerlo, lo vivo, pero no puedo creerlo.