Diario y Radio Universidad Chile

Año XIV, 6 de julio de 2022

Escritorio

Licitación Junaeb vuelve a echar sombras sobre la transparencia de la alimentación de los niños en Chile

A poco de concluir el proceso para 2022, vuelve a ser objeto de cuestionamientos la participación de empresas asociadas a la firma de capitales uruguayos Delibest, las que previamente han sido investigadas por la Contraloría General de la República, debido a una serie de irregularidades relativos al tratamiento de los alimentos.

Diario Uchile

  Jueves 27 de enero 2022 16:23 hrs. 
alimentacion junaeb

Compartir en

Con fecha 8 de octubre de 2021, la Junta Nacional de Auxilio Escolar y Becas (Junaeb)- encabezada por el director Jaime Tohá- abrió una licitación para contratar los servicios de suministro de raciones para el Programa Escolar de Alimentación (PAE) y el Programa de Alimentación Parvularia (PAP), el que se extenderá desde el próximo 1 de marzo hasta el 31 de diciembre de 2025.

Según señalan las bases del proceso- cuya adjudicación se daría a conocer este 26 de enero, pero se postergó sin explicación ni fecha para ser informada- está contemplado el pago igual o superior de 5.000 UTM, correspondiente a $272.210.000 millones de pesos, para adquirir “una cantidad estimada de 1.333.457 productos alimenticios diarios, compuesta por los servicios de desayuno, desayuno de media mañana, almuerzo, once, cena y tercer servicio”.

Además, el servicio de suministro de alimentos se dividirá en dos partes, siendo la Línea 1 de Productos la que irá destinada a las Unidades Territoriales (UT) de las regiones de Arica, Tarapacá, Antofagasta, Maule, Los Lagos, Los Ríos y Metropolitana; mientras la Línea 2 irá orientada solo hacia la RM.

De este modo, para participar en la licitación (ID 85-41-LR21) los oferentes deberán entregar en garantía un total de $75.000.000 millones de pesos para la Línea 1 y $20.000.000 millones para la Línea 2.

Entre las empresas que participantes destacan Aliservice S.A, Comercial de Alimentos S.A, Hendaya S.A.C, Nutriplus, Raciosil Alimentos S.A, Salud y Vida S.A, Soser S.A, Casinos Nutrisalud y Saludable SPA. Estas dos últimas pertenecen a la firma de capitales uruguayos Delibest, que a su vez cuenta con otras razones sociales que han participado del Programa de Alimentación, tales como Merkén SPA.

Dicha compañía ha protagonizado una serie de cuestionamientos, entre las que se destaca una resolución con fecha 1 de septiembre de 2021 por parte del Segundo Juzgado del Trabajo de Santiago por la que fue condenada por prácticas sindicales, como consecuencia de una demanda interpuesta por el Sindicato Interempresa de Manipuladoras de Alimentos con Consorcio Merkén SPA.

En ella, el tribunal declaró la nulidad del despido de cuatro trabajadoras, conminando a la empresa a disponer su reincorporación a las tareas habituales, dentro del quinto día de ejecutoriada la sentencia, y pagar sus remuneraciones devengadas a contar del 30 de enero de 2019 y la fecha de su efectiva reincorporación. Lo dispuesto por el tribunal se cumplió el pasado 25 de noviembre.

Esta condena precisamente impide que el consorcio pueda participar en la licitación, por lo que para burlar la sentencia realizó la creación de la Unión Temporal de Proveedores (UTP) llamada Casinos Nutrisalud, que está compuesta por las empresas Fedir Chile SPA y Alimentaciones Internacionales S.A, y con esto presentarse como oferente ante Junaeb, según denunció la Federación Nacional de Manipuladoras de Alimentos y la Federación de Trabajadores Nestlé de Maipú.

Este hecho pone nuevamente en cuestionamiento el uso de los “multiruts” en las licitaciones, en la que un grupo empresarial participa en estos procesos a través de diferentes razones sociales.

Sin embargo, estos no son los únicos problemas que se suscitan en torno al grupo Delibest, puesto que también los trabajadores dieron cuenta de que los valores ofertados por Saludable SPA y UTP Casinos Nutrisalud para los precios de jardines infantiles que en algunos casos solo alcanzan un 20% de los valores referenciales definidos por Junaeb.

Por ejemplo, de acuerdo a los precios referenciales establecidos por la institución estatal, un plato de comida de la Línea 1 tiene un valor de $920, mientras que uno de la Línea 2 cuesta $860. En ocasiones, ambas empresas han llegado a proponer para las mismas Unidades Territoriales precios de hasta $184 la ración.

Este hecho, además, implica una violación del Código de Ética para Proveedores del Estado establecido por la Dirección de Compras y Contratación Púbica, conocida como ChileCompra, que apunta a que los proveedores NO deben realizar ninguna conducta que atente contra la libre competencia, tales como la concertación de precios de las ofertas.

Por si esto no fuera poco, un informe de la Contraloría General de la República, emitido el 19 de julio de 2019, reportó una serie de irregularidades por parte de las empresas Consorcio Merken SPA y Saludable SPA relativos al tratamiento de los alimentos.

Según detalla el documento, en una visita efectuada por el Organismo de Control de la CGR a 15 jardines infantiles de la Región Metropolitana “se detectaron incumplimientos por parte de las empresas, tales como deficiencias en la instalación, mantención y/o limpieza de estructuras y/o equipamiento; falta de unidades de  frío y/o en mal estado, falta de elementos de seguridad para manipuladoras y de rigurosidad en la aplicación de procedimientos, y carencia de medida de prevención de riesgos, entre otros”.

En esa línea, menciona que en una visita realizada al Jardín Infantil y Sala Cuna Mis Primeras Huellas, cuyo prestador del servicio es el Consorcio Merkén SPA, “se efectuó una prueba con la leche MacroFood al 26% de materia grasa, advirtiéndose grumos y sustancias oscuras flotantes al momento de su preparación, no constando al efecto, estudios efectuados por una entidad independiente a dicha empresa que dé cuenta de la inocuidad de tal producto”.

Además, la misma auditoría señaló que pondría a disposición de la Fiscalía Nacional Económica una serie de antecedentes que darían cuenta de una eventual colusión de las firmas Consorcio Merkén SPA, Fedir S.A, Comercial de Alimentos S.A y Fedir Chile SPA.

Sin embargo, y a pesar de todas estas irregularidades, la empresa sigue adelante en el proceso licitatorio, contraviniendo así la propia normativa sobre compras públicas de nuestro país, colocando en riesgo además la calidad de la alimentación que se entrega a millones de niños en todo Chile.

Síguenos en