Diario y Radio U Chile

Año XII, 7 de agosto de 2020

Escritorio MENÚ

André Sogaurret

  Viernes 15 de octubre 2010 8:22 hrs. 




Muy estimado señor, hoy en la mañana escuchaba con mucha atención su programa en la radio, y su apreciación de que uno de los suyos, los azules, había hecho muy bien su trabajo, realmente la comparto. Desde la distancia también me asocio a este logro de la Universidad de Chile, todo un orgullo para sus profesores, sus compañeros, la comunidad, su familia y su empresa.

André Sougarret se lo merece y es legítimo que también la Universidad premie a uno de sus hijos predilectos, que demuestra en los hechos el esfuerzo de muchos trabajadores anónimos que trabajan por engrandecer la Universidad.

Sin embargo, como institución del saber con tan brillantes exponentes, creo que es necesario que se pronuncien sobre la exportación indiscriminada de concentrado de cobre, verdadera lacra para el país y que constituye un serio retroceso a la ingeniería, la misma que se enseña en tan inveterados claustros. Cómo un país que exportaba normalmente refinado de cobre ahora se conforma con exportar concentrado de cobre.

Me resisto a creer que la indiferencia se haya apoderado de sus aulas y a sus alumnos, profesores y directivos no les interese el destino al cual se ha sometido la principal riqueza del país. La exportación de concentrado de cobre implica tener bajos ingresos por los subproductos, por ejemplo por el molibdeno, las mineras no pagan ningún tributo porque de acuerdo a su proceso no les resulta rentable recuperarlo. Me pregunto si tendrán que eliminar la metalurgia del molibdeno si ya no se recupera en Chile.

No creo que en sus aulas se formen profesionales que sean incapaces de refinar el cobre y de procesar el molibdeno. Con qué cara los profesores enseñarían estas materias si no se pronuncian ante este vejamen a todos los centros de estudio del país, por qué tenemos que seguir exportando materias primas semielaboradas.

Creo que por lo menos se debe generar un debate científico que demuestre las consecuencias que genera al país exportar concentrado de cobre.

Me animo a escribirle esperando que se cumpla eso de “si la Patria en un tiempo dormía, escuchando tu voz despertó”. Creo que la Universidad de Chile debe volver a ocupar su lugar de vanguardia, debe seguir siendo el faro de luz que alumbra el país, ojala el poder de las trasnacionales no apague este faro, fruto de tantas generaciones de chilenos bien intencionados que amaban a su país.

Que se premie a André Sougarret y que también se escuche su opinión sobre este cáncer que corroe el país. Ojalá haya algún periodista que sea capaz de recoger tan importante opinión, los chilenos lo agradeceremos.

Atentamente
Iván Cardemil López
Ingeniero Ejecución Químico
Universidad del Norte.