Diario y Radio Universidad Chile

Año XIV, 26 de septiembre de 2022

Escritorio

Economía chilena se enfría

Columna de opinión por Roberto Meza
Martes 21 de mayo 2013 12:05 hrs.


Compartir en


La Cámara de Comercio de Santiago (CCS) ha señalado que de acuerdo a las cifras de cuentas nacionales del Banco Central conocidas a inicios de esta semana, el PIB del primer trimestre de este año se elevó en 4,1% real, una expansión por debajo de lo esperado y que alcanzaba al 4,4%. La entidad gremial ha dicho que el guarismo muestra una economía con signos de enfriamiento que abarca de modo transversal a empresas, Gobierno y consumidores, tal como, por lo demás, lo habían previsto especialistas privados y del Ministerio de Hacienda para este año.

El ajuste de crecimiento es, al mismo tiempo, pronunciado, pues representa un recorte de 1,6 puntos porcentuales respecto del ritmo de expansión de cada uno de los tres trimestres anteriores de 2012 y que, como se sabe, se ubicó en torno a 5,7% interanual real promedio. De allí que las previsiones de la CCS para el incremento del PIB de este año se hayan ajustado a 4,5%, considerando que el primer trimestre sería el lapso que marcaría el crecimiento más bajo del año, debido al paro portuario, los dos días hábiles menos de marzo y la baja expansión del gasto del Gobierno en dicho período.

De acuerdo a las cifras del Central, el ajuste del PIB del primer trimestre estuvo muy influido por la desaceleración en la inversión en maquinarias y equipos y construcción, variable que cayó de un crecimiento del 18,1% registrado en el último trimestre de 2012, al 9,6% del primer cuarto de este año comparado con hace 12 meses. Este comportamiento podría profundizarse en el segundo trimestre de persistir el alza del tipo de cambio y la caída del precio del cobre a nivel internacional.

En consonancia con dicha baja en la inversión, el consumo también redujo su ritmo de crecimiento, desde 7,3% en el cuarto trimestre de 2012 a 5,5% en el primero de 2013, aunque con mayor dinamismo en la compra de bienes durables, favorecido por el menor tipo de cambio observado en el lapso de análisis. Las exportaciones, producto de la recesión en Europa, la lenta recuperación norteamericana, el menor crecimiento de las economías de América Latina y la ralentización china, mostraron una débil alza de 1%. El cuarto trimestre de 2012 esta expansión había sido del 4,7%

Por sectores la caída de actividad se observa en gran parte de los rubros transables (exportables), tales como agricultura, pesca e industria, aunque la minería se exceptúa gracias al aumento de producción de cobre y otros minerales en el primer trimestre y por las bajas bases de comparación respecto de 2012. Los no transables también mostraron reducciones, resaltando el Comercio que recortó su ritmo de expansión de 9,2% a 6,9%; Comunicaciones, de 6,7% a 4%; y Construcción, de 7,9% a 4,5%, en línea con una contracción del crédito bancario, estabilización de remuneraciones y empleo y aumento del stock de viviendas nuevas.

Dadas estas cifras, la CCS estima que la economía ha ingresado en un ciclo de enfriamiento, hecho que tendería a descartar un aumento de la tasa de interés de política por parte del Banco Central y más bien abriría puertas para ir en la dirección contraria, si los signos de desaceleración se acentuaran en los próximos meses. Sin embargo, parece difícil que el Consejo del instituto emisor adopte decisiones en tal sentido hasta no tener claridad sobre los efectos que tendrán los ajustes metodológicos que el Instituto Nacional de Estadísticas (INE) está realizando para la medición del Índice de Precios al Consumidor (IPC).

El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor y no refleja necesariamente la posición de Diario y Radio Universidad de Chile.