Diario y Radio Universidad Chile

Año XIV, 28 de noviembre de 2022

Escritorio

Las primeras negociaciones sobre Siria terminan sin avances

La primera ronda de la conferencia sobre Siria culminó este 31 de enero en Ginebra sin que el gobierno y la oposición llegaran a ningún acuerdo. El mediador Lakhdar Brahimi estimó sin embargo que se trata de un ‘primer paso’. Una fuente oficial siria dijo que el régimen ‘no hará ninguna concesión’ en Ginebra.

RFI

  Domingo 2 de febrero 2014 16:02 hrs. 
siria bandera

Compartir en

Durante el lapso que duraron las negociaciones, desde el 22 de enero hasta la fecha, los combates y bombardeos provocaron en el terreno la muerte de 1.900 personas más, según el Observatorio Sirio de los Derechos Humanos (OSDH). A nivel diplomático Ginebra II, entre tanto, no se produjo ningún avance significativo.

El ministro de Información sirio, Omran al Zohbi, declaró al cierre de la reunión que el régimen sirio no hará “ninguna concesión” en las negociaciones que lleva a cabo en Ginebra con la oposición en presencia del mediador de la ONU. “Ni en esta ronda, ni en la próxima, ellos (los adversarios del régimen) lograrán concesión alguna (…) No conseguirán a través de la política lo que no han obtenido por la fuerza”, dijo al Zohbi, ante unos 250 partidarios del régimen que se manifestaban ante la sede de la ONU en Ginebra.

A este mensaje de intransigencia del régimen se contrapone la desafiante afirmación de la oposición, según la cual el régimen se ve “obligado a negociar” con ella gracias a la acción de los rebeldes, según dijo el portavoz de la delegación opositora, Luai Safi. “El hecho de que el régimen se vea obligado a venir a Ginebra es el resultado del combate del pueblo sirio”, dijo.

Durante la pausa de las negociaciones, que se reanudarán en principio el 10 de febrero, el jefe de la Coalición de la Oposición Siria, Ahmad Jarba, viajará a Moscú el 4 de febrero, en su primera visita oficial a este aliado del régimen sirio, anunció la oposición.

Tras las advertencias de Estados Unidos y Francia, la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) consideró que el ritmo de evacuación de las armas químicas del territorio sirio debía acelerarse. “La necesidad de acelerar el ritmo de este proceso es evidente”, sostuvo el director general de la OPAQ, Ahmet Uzumcu, durante una reunión el jueves del Consejo ejecutivo de este organismo, citado en un comunicado el viernes.

De momento, solo han sido evacuados de Siria menos del 5% de las armas más peligrosas, en dos cargamentos, el 7 y el 27 de enero, para ser destruidos en alta mar. Llegado el momento de hacer balance de esta primera ronda de negociaciones, el primer resultado tangible es que las dos partes beligerantes se hayan sentado ante una misma mesa y hayan hablado primera vez tras casi tres años de guerra.

“Al menos cada uno ha reconocido que el otro era alguien con quien había que negociar”, dijo a la AFP Peter Volker, del Instituto Alemán de Relaciones Internacionales y de Seguridad. También “ha sido un éxito para la oposición, que ha conseguido presentarse como organizada y razonable”, añadió.

“La oposición salió más bien reforzada, se puede observar que durante la conferencia ya no ha habido ninguna declaración negativa contra la delegación por parte de algunos grupos armados en Siria”, coincidió un diplomático occidental bajo condición de anonimato.

Pero la delegación gubernamental sigue negándole su legitimidad a la Coalición de Oposición, presidida por Jarba. “La parte del otro lado de la mesa debe ser representativa de los sirios (…). Fue un error por parte de Naciones Unidas invitar a los representantes de esta fracción de la oposición e ignorar las otras; debe rectificar para la próxima ronda”, consideró el viceministro sirio de Relaciones Exteriores, Husam Ala, en una entrevista con el diario suizo Le Temps.

La oposición se apega a la declaración que las grandes potencias adoptaron en junio de 2012 en Ginebra I, que prevé el establecimiento de una “autoridad gubernamental con plenos poderes”, lo que supone una dimisión de Bashar al Asad.

“Sin un claro consenso internacional para presionar al régimen de Al Asad, incluyendo a los rusos, y si es necesario el establecimiento de una coalición para aplicar esta presión, no vamos a ver muchos cambios por parte del régimen”, declaró a la AFP Salman Shaij, director del Brookings Institute de Doha.

Ninguna de las “medidas de confianza” que solicitaba el mediador Lakhdar Brahimi en el terreno humanitario ha sido alcanzada, ni siquiera la entrada de abastecimiento en la ciudad de Homs o, como propuso el régimen, la evacuación de las mujeres y los niños.

Síguenos en