Diario y Radio U Chile

Año XII, 25 de septiembre de 2020

Escritorio MENÚ

Marcha de pescadores supera los mil asistentes

La Federación de pescadores artesanales no está conforme con la actual ley de pesca y pide que se acabe la práctica de “arrastre” realizada por el sector industrial, acusan al subsecretario de defender a las “7 familias”.

Javier Muñoz Aranguiz

  Lunes 11 de agosto 2014 17:46 hrs. 
Fotos hernan cortes





Más de 1000 pescadores marcharon esta mañana en Concepción, exigiendo la revisión de la ley de pesca (ley Longueira) y la renuncia del subsecretario Raúl Súnico. El objetivo de los trabajadores fue manifestarle a la presidenta Bachelet que se acaben las inequidades que produce la actual norma y que además le pida la renuncia al subsecretario del ramo, acusando que sus gestiones siguen avalando la pesca de arrastre, postura que mantendría desde su período como diputado entre el 2006 y 2010.

Según ha trascendido, la autoridad (Raúl Súnico), explicó que si bien se ha contemplado el compromiso de la eliminación progresiva de la pesca de arrastre, esta medida no “debe poner en riesgo los empleos del sector industrial”, y puso como ejemplo, a las “miles de trabajadoras” que se sostienen gracias las faenas de las plantas procesadoras en Talcahuano y Coronel.

El presidente de la Federación Nacional de Sindicatos de Pescadores Artesanales de Chile (Fenaspar), Hernán Cortés, indicó que la pesca de arrastre no discrimina y arrasa con todo lo que hay en el fondo marino y que nadie controla lo que descartan de su actividad. Además, rechazó los argumentos del subsecretario indicando que solo son excusas.

“El empleo que produce la pesca de arrastre puede ser sustituido por el sector artesanal fácilmente. Segundo, el tema del trabajo en planta nunca a va estar en riesgo porque el sector artesanal también tiene que procesar lo que produce. Eso es solo un discurso para confundir”, dijo Cortés.

Por otro lado, el sindicalista subrayó que el subsecretario continúa apoyando el subsidio a la gran industria con el Royalty Pesquero por más de 140 millones de dólares.
Si bien la cuota de sardina anchoveta otorgada a los pescadores artesanales corresponde a 400 mil toneladas, Cortés alertó que en la actualidad están trabajando con un tercio de que tenían antes, atribuyéndoselo a fenómenos climatológicos, pero principalmente a la mala gestión de los recursos en el pasado.

“Debido a la asignación de cuotas excesivas en el pasado, por el Estado, para pagar favores políticos y fuera de las recomendaciones que hacían los institutos especializados, hoy día estamos enfrentando tres temporadas de una crisis pesquera que es evidente. Es una responsabilidad del Estado que en su momento el señor Longueira no la quiso escuchar cuando pedimos la implementación de una plataforma social, que es lo que estamos reclamando”, acusó Cortés.

Las exigencias de la Federación de pescadores artesanales se hacen presentes luego de que se realizase la revisión de la agenda hasta el 2018, este 6 de agosto pasado, por la comisión de Pesca de la Cámara de Diputados, y no se identificaran mayores cambios, con excepción de proyectos como “la regulación de caletas” y “el repoblamiento de algas”, acusó el gremialista.

Súnico se defendió argumentando que busca favorecer el cultivo de algas ya que esa industria ha superado en exportaciones al jurel y la merluza.

La Fenaspar, representa a ocho sindicatos agrupados en la región del Biobío, reuniendo sobre 1500 pescadores llegando al 40 por ciento de la octava región.