Diario y Radio Universidad Chile

Año XIV, 25 de mayo de 2022

Escritorio

Un festival que discrimina

Columna de opinión por Carolina Pérez
Lunes 26 de enero 2015 10:35 hrs.



La Ciudad Jardín en unas semanas más comienza con una de las actividades más destacadas de nuestro país: el Festival de la Canción de Viña del Mar. Miles de chilenos y chilenas, y también muchos extranjeros, repletan la Quinta Vergara para ver y escuchar a sus artistas favoritos.

Desde hace algún tiempo, el Ministerio de Desarrollo Social en conjunto con distintas organizaciones de la comunidad sorda, comenzaron una campaña de nombre quieroviña2015conseñas.

Sin embargo, Chilevisión negó el acceso a la interpretación de lengua de señas para dicho evento, excusándose de problemas de ”factibilidad técnica”.

Usted señor Jaime de Aguirre, director ejecutivo de Chilevisión:

¿Sabía usted que en Chile existe una ley de nombre 20.422 que establece normas de igualdad e inclusión social para personas en situación de discapacidad?, ¿cree usted que la comunidad sorda y los intérpretes profesionales de lengua de señas de éste país van a creer una respuesta tan ridícula como problemas de ”factibilidad técnica” para la emisión de este certamen?

¿Sabe usted que dentro de la ley chilena dirigida a las personas en situación de discapacidad usted está cometiendo un acto de discriminación, definida en esta como: toda distinción, exclusión o restricción arbitraria fundada en la discapacidad, y cuyo fin o efecto sea la privación, perturbación o amenaza en el goce o ejercicio de los derechos establecidos en el ordenamiento jurídico?

También se refiere al entorno: se define como entorno el medio ambiente, social, natural y artificial en el que las personas desarrollan su participación social, económica y política y cultural a lo largo de todo su ciclo vital.

También está el ítem dentro de la misma ley de ajustes necesarios: son las medidas de adecuación del ambiente físico, social y de actitud a las carencias específicas de las personas con discapacidad que de forma eficaz y práctica y sin que suponga una carga desproporcionada faciliten la accesibilidad o participación de una persona con discapacidad en igualdad de condiciones que el resto de los ciudadanos.

Y para rematar está la igualdad oportunidades para las personas con discapacidad: es la ausencia de discriminación por razón de discapacidad así como la adopción de medidas de acción positiva orientadas a evitar o compensar las desventajas de una persona con discapacidad para participar plenamente en la vida política, educacional, laboral, económica, cultural y social.

Además, señor Jaime de Aguirre,  en el año 2008 Chile ratificó ante las Naciones Unidas la convención internacional de los derechos de las personas en situación de discapacidad en el cual uno de sus párrafos dice lo siguiente: v) Reconociendo la importancia de la accesibilidad al entorno físico, social, económico y cultural, a la salud y la educación y a la información y las comunicaciones,  para que las personas con discapacidad puedan gozar plenamente de todos los derechos humanos y las libertades fundamentales,

Conscientes de que las personas, que tienen obligaciones respecto a otras personas y a la comunidad a la que pertenecen, tienen la responsabilidad de procurar, por todos los medios, que se promuevan y respeten los derechos reconocidos en la Carta Internacional de Derechos Humanos.

¿Le queda alguna duda señor de Aguirre que las medidas que está tomando Chilevisión al respecto son prácticamente una violación a los derechos humanos de las personas en situación de discapacidad y específicamente a la comunidad sorda de este país?

Invito a todas las personas que están en este minuto leyendo esta columna, a sumarse a una nueva campaña que comencé la semana pasada a través de las redes sociales: noveoelfestivalhastaqueseainclusivo .

Esta, es una falta de respeto tremenda tanto para la comunidad sorda, sus familiares, los intérpretes de lengua de señas, el ministerio de desarrollo social y las personas en situación de discapacidad en general, que luchamos día a día para que estas faltas de criterio se den a conocer y no exista nunca más la violación a los derechos de las personas en situación de discapacidad.

Así de simple, por respeto y apoyo a la comunidad sorda… ”No veo el festival hasta que sea inclusivo”.

El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor y no refleja necesariamente la posición de Diario y Radio Universidad de Chile.