Diario y Radio U Chile

Año XII, 29 de marzo de 2020

Escritorio MENÚ

Senador Ossandón: “Es una pésima señal que Manuel Contreras siga siendo general”

Parlamentario RN se desmarca de la postura de la derecha, al mismo tiempo que critica la inconsistencia del nuevo referente de oposición, la ambigüedad de la Democracia Cristiana y la doble postura del Partido Comunista.

Patricio López

  Lunes 10 de agosto 2015 11:59 hrs. 





Con la muerte del ex director de la DINA Manuel Contreras Sepúlveda instalada en el debate, así como su rápida cremación en un contexto familiar, el senador de Renovación Nacional José Manuel Ossandón reflexiona sobre diversas aristas.

En conversación con Radio Universidad de Chile, asegura que “sin olvidar la Historia, también tenemos que aprender a pasar cambios. Siempre se trata de buscar contextos y la izquierda confunde muchas veces la justicia con la venganza. Pero todo el mundo tiene derecho al perdón”.

Por ello, propone que “ya que ha pasado tanto tiempo, tenemos que mirar esto en un contexto actual. Tengo claro que esto no se solucionará mientras existan detenidos desaparecidos. Si esto fuera el caso en mi familia, yo me voy a la tumba buscándolos. Estamos en un momento complicado, pero tenemos que ser prudentes”.

A propósito de una carta enviada a los presidentes de partidos del nuevo referente de centroderecha, el parlamentario manifiesta que “aquí no he visto que la izquierda haya hecho un mea culpa de la cagadita que se mandó, igual que la derecha, porque existe una crisis institucional tremenda”.

Asegura estar planteando un nuevo escenario, donde no se viva eternamente con rencor. “No podemos aceptar que nadie queme a nadie vivo, ni mate a nadie ni torture en ninguna parte. Por eso necesitamos verdad, justicia y también perdón. No sólo justicia amarrada con venganza”.

En cuanto a la rápida cremación del cuerpo de Contreras, con traje de gala incluido, Ossandón es claro y categórico. “¿Qué puede hacer el Ejército? ¿Reclamar e ir a sacarle el uniforme? Hay que entender que aquí hay un contexto familiar. Si hubieran hecho una ceremonia oficial, con oficiales en servicio activo, ahí estaría en desacuerdo. Pero aquí el Ejército no estuvo metido. Esta es una ceremonia de la familia. Y claramente ellos deben creer que es un héroe”.

Así mismo, apunta que “si no lo degradaron antes, ya no lo hicieron. Claramente es una pésima señal que una persona que esté condenada a más de 500 años de cárcel siga siendo general. Creo que no corresponde”.

En cuanto a la tensión que se ha generado dentro de la Nueva Mayoría, respecto de los ministros Jorge Burgos y Rodrigo Valdés, de Interior y Hacienda, respectivamente, el senador asegura que la Presidenta Michelle Bachelet “les quitó el piso y me da pena que no reaccione”.

Comparte el diagnóstico con la Mandataria, pues considera que se trata de reformas necesarias, pero mal hechas, a la rápida, con un descontento tremendo en la ciudadanía.

“Con ese cambio político ella debería parar la máquina y realizar un proceso de reflexión. ¿Existe algún realismo en el tiempo que no tenga renuncia? Eso es sólo un eslogan”, advierte.

Y agrega: “Estamos obsesionados con reformas, porque tienen el poder de hacer lo que quieran. A veces es más difícil administrar el poder que estar en la oposición. Eso es lo que le ha pasado el Gobierno. No han sido capaces de administrar el poder”.

En ese punto se detiene, particularmente por el rol del Partido Comunista como parte del Gobierno. “No tengo idea por qué subieron a los comunistas al carro. Los únicos que han ganado son ellos, porque en la mañana están aplaudiendo en La Moneda a la Presidenta en el comité político, y en la tarde están en las protestas o recorriendo Chile llamando a los profesores que sigan en paro. Por lo tanto, este doble juego es súper cómodo. Estás en el Gobierno, pero también estás afuera. Y eso le está haciendo un tremendo daño a la Nueva Mayoría. La que además no ha existido nunca”.

Más crítico aún resulta con la Democracia Cristiana y lo que considera una compleja ambigüedad en su actuar. “Están ahí por los cupos de poder y las pegas que les dan a algunos militantes y amigos de ellos. No tienen ninguna intención de sentarse a conversar con los comunistas. Son incompatibles. Lo que va a pasar es que la DC tendrá que vender sus principios de a poco y terminará extinguiéndose. La gente lo va a pensar dos veces antes de votar por ellos”.

Sobre el nuevo referente, Ossandón apunta incluso al periodo gubernamental de Sebastián Piñera. “El queque se corta en el Senado y en la Cámara de Diputados. La derecha quedó destruida después del gobierno pasado y tenemos minorías en todas las comisiones. Nosotros quedamos destruidos, así es que no tenemos nada que hacer. El Gobierno tiene mayoría en todo. Y cuando les falta un par de votitos, le ofrece algún regalito a algún parlamentario de estos díscolos que se han arrancado de nuestro sector y con eso tiene los votos”. En consecuencia, reconoce que es muy difícil que la oposición logre articularse.

Los obstáculos que identifica para aspirar a ganar la próxima elección presidencial son categóricos. “Es divertido, porque la derecha no se atreve a llamarse así. Se pone apellidos. Mientras que la gente de izquierda es orgullosa de ser de izquierda. Yo soy orgulloso de ser de derecha porque no pertenezco a la derecha económica ni a los que andan defendiendo a los ladrones de cuello y corbata”.

Regresar a ser Gobierno, según el parlamentario, sólo depende de hacer mejor las cosas y tener mejores ideas, pero en ningún caso porque los sectores contrarios estén destruyendo el país. “Cómo puede ser que en ese sector, que hoy están contentos, están convencidos que volverán al Gobierno porque a la Presidenta Bachelet y a la Nueva Mayoría les está yendo mal, lo que es para mí una irresponsabilidad y una falta de ética e inmoralidad que no tiene nombre. Destruir este país cuesta dos o tres años. Reconstruirlo costará cincuenta”.

La esperanza del senador Ossandón radica en la próxima elección municipal. “Será muy importante para el rearme de la derecha”. A eso agrega que “hoy no se valida ningún candidato si no es con primarias. Estoy seguro que el primero en inscribirse en primarias será Sebastián Piñera”, conluye.