Diario y Radio U Chile

Año XI, 21 de octubre de 2019

Escritorio

Reforma Laboral: Senadores oficialistas rechazan indicaciones del Ejecutivo

Una hermética jornada de discusión realizó la comisión de Trabajo para abordar las indicaciones del Gobierno. Los puntos más polémicos, referidos a las modificaciones que se podrán hacer durante períodos de huelga, fueron desestimados por los senadores de la Nueva Mayoría. No obstante, la ministra Ximena Rincón aseguró que éstas podrían reponerse en la discusión en Sala. El Ejecutivo busca despachar la iniciativa antes del 31 de enero.

Héctor Areyuna

  Jueves 17 de diciembre 2015 9:32 hrs. 
Comisión de Trabajo Senado

Hasta las dos de la mañana se extendió la sesión de la Comisión de Trabajo del Senado donde se revisaron las indicaciones a la Reforma Laboral, las que se despacharon a la Sala de la Cámara Alta para su votación.

En la sesión, los senadores de la Nueva Mayoría, Juan Pablo Letelier (PS y presidente de la instancia), Carolina Goic (DC) y Adriana Muñoz (PPD), se encargaron de expresar a las autoridades, los ministros del Trabajo, Ximena Rincón y de Hacienda, Rodrigo Valdés, su rechazo a la indicación que establece “adecuaciones internas” en período de huelga.

Esta ha sido una de las principales piedras en el zapato de la negociación, ya que fue interpretada por varios sectores como una figura de reemplazo encubierto, que vulneraba el derecho a huelga efectiva.

El tema se despejó pasada la medianoche, ya que según el senador Letelier se alcanzó en la redacción un lenguaje que define de manera “clara y limpia” la huelga y la consagra como derecho colectivo fundamental.

Según el parlamentario se cerró el espacio a cualquier duda y posibilidad de interpretación a que las normas permitan la vulneración de esta garantía.

Por su parte, los senadores de la oposición reclamaron que se hayan desestimado los acuerdos que alcanzó el Gobierno con la llamada Bancada pro pyme, aunque se estableció que para estas empresas habrá multas diferenciadas según el tamaño.

Sin embargo, la ministra Ximena Rincón no descartó reponer en sala las indicaciones del Gobierno, que expresó posturas contrariadas por sus propios senadores.

Las enmiendas, según la senadora, se aprobaron “con ajustes que la Comisión ha hecho en el sentido que no exista interpretación equivoca al no reemplazo en caso de huelga. Nosotros sostenemos que la indicación es suficiente y veremos lo que pasa en Sala, donde probablemente la vamos a reponer”.

Igual de molestos estaban en la oposición. El senador de RN Andrés Allamand, lamentó que luego de meses de negociación los senadores del oficialismo fueran quienes rechazaran las indicaciones de su propio Gobierno: “Cómo puede ser razonable que el Gobierno presente indicaciones y sus propios parlamentarios las rechacen (…) el Gobierno ha desechado el acuerdo alcanzado con las pymes y senadores de la Bancada pro pyme encabezada por el senador Eugenio Tuma”, expresó.

Esto, evidenciando los grandes matices que en la mañana advirtió el senador Letelier y que se han podido ver en la interna de la Nueva Mayoría. La diputada del PC Karol Cariola calificó esta semana como una “deslealtad” del Ejecutivo el modificar los conceptos aprobados en la Cámara de Diputados, lo que calificaron los trabajadores como “lo mínimo” que se podía hacer en esta reforma.

Mientras, el vicepresidente de la CUT, Nolberto Díaz aseguró las enmiendas del Gobierno fueron un gesto al empresariado y a los sectores conservadores de la Nueva Mayoría.

Es por esto que la multisindical anunció que ingresarán a la Comisión de Ética del Senado una solicitud para que los senadores que tienen acciones en la pequeña y mediana empresa se deban inhabilitar en la votación de la Reforma Laboral.

Con esto apuntan principalmente a los PPD Eugenio Tuma y Felipe Harboe, junto al DC Andrés Zaldívar, con el objeto de inhabilitarlos de la votación en Sala.

En la primera quincena de enero la iniciativa debe llegar a la Comisión de Hacienda para su revisión y al 31 debe estar aprobada completamente, según las aspiraciones del Gobierno, sin embargo queda por ver en qué condiciones llegará el proyecto a la Cámara de Diputados, donde todavía está abierta la posibilidad de una comisión mixta, complicando la idea del Ejecutivo.